Internacional

Al menos 29 muertos deja un ataque israelí contra una escuela en el sur de Gaza.

France 24

Veintinueve palestinos murieron el martes 9 de julio en un ataque israelí que alcanzó tiendas de campaña de familias desplazadas a las afueras de una escuela en la localidad de Abassan, en el este de Khan Younis, sur de Gaza, confirmaron medios del Gobierno del enclave, controlado por Hamás, y funcionarios médicos palestinos. En medio de los ataques, cientos de palestinos huyeron de la nueva ofensiva israelí, que, según Hamás, podría poner en peligro las conversaciones para un alto el fuego. 

Al menos 29 personas murieron y decenas más resultaron heridas este martes 9 de julio en un ataque israelí contra una escuela donde se refugiaban desplazados en Khan Younis, en el sur de la Franja de Gaza, denunciaron fuentes palestinas del enclave.

La Media Luna Roja Palestina confirmó que decenas de personas se vieron afectadas tras un ataque a una escuela en la zona de Abasan, en el este de Khan Younis, y que sus equipos buscan transportar a los heridos a dos hospitales de la localidad, aunque no dio cifras de muertos ni de heridos.

Leer tambiénIsrael sigue presionando militarmente la Franja de Gaza, donde sólo quedan 13 hospitales activos

El Gobierno de Hamás en Gaza aseguró que la mayoría de las víctimas son mujeres y niños y subrayó que “esta masacre se produjo después de que la ocupación cometiera otras seis en los campos centrales, que elevaron el número de mártires a 60 durante las últimas horas”, según un comunicado de la Oficina de Medios del grupo islamista.

En Khan Younis se encuentran muchos de los desplazados por la invasión terrestre de Rafah, la zona más al sur de la Franja, donde las tropas israelíes entraron a comienzos de mayo y donde llevan operando desde entonces.

De momento, Israel no ha confirmado este ataque en Khan Younis.

Las fuerzas israelíes concentraron hoy el fuego en el centro del enclave palestino, devastado tras nueve meses de una guerra que ya ha dejado más de 38.000 muertos y miles de desaparecidos.

La localidad más castigada fue el campo de refugiados de Nuseirat, ubicado a ocho kilómetros al sur de la Ciudad de Gaza. En ese campo, el Ejército israelí mató a 17 miembros de una misma familia, incluidos 14 menores y mujeres.

A tan solo cinco kilómetros de ahí, en Deir al Balah —una localidad adonde Israel dirigió ayer a los desplazados de la norteña Ciudad de Gaza— una mujer y su hijo murieron por causa de los intensos bombardeos israelíes durante la noche.

Palestinos lloran a sus familiares muertos en el bombardeo israelí de la Franja de Gaza, en la morgue de un hospital de Deir al-Balah, martes 9 de julio de 2024.
Palestinos lloran a sus familiares muertos en el bombardeo israelí de la Franja de Gaza, en la morgue de un hospital de Deir al-Balah, martes 9 de julio de 2024. © Abdel Kareem Hana / AP

Los residentes afirmaron que los tanques israelíes que penetraron en los barrios de Tel Al-Hawa, Shejaia y Sabra de la ciudad de Gaza bombardearon carreteras y edificios, obligándoles a huir de sus hogares. A esto siguieron órdenes militares israelíes de evacuar varios distritos del este y el oeste de la ciudad de Gaza publicadas en las redes sociales, entre los que se encontraban estos barrios.

Responsabilizamos a la ocupación y a la administración estadounidense de las horribles masacres contra civiles“, afirmó Thawabta en un comunicado.

En el frente de la ciudad de Gaza, las alas armadas de Hamás y su aliado, la Yihad Islámica, afirmaron que sus combatientes se enfrentaron a las fuerzas israelíes con ametralladoras, fuego de mortero y misiles antitanque, y mataron e hirieron a soldados del Estado judío.

Mientras, los mediadores de Israel y Hamás se encuentran negociando un pacto de tregua que permita la liberación de los 116 rehenes israelíes que permanecen cautivos en Gaza y la entrada de ayuda humanitaria al enclave.

Pero ayer, el jefe del buró político de HamásIsmail Haniyeh, dijo que los actuales ataques del Ejército israelí en Ciudad de Gaza y el centro de la Franja podrían devolver “al punto cero” las conversaciones para alcanzar un pacto.

Con información de EFE y Reuters.