Francisco Primero

Por: Francisco Flores Legarda

“Él es capaz de sanar nuestros corazones e invitarnos una y otra vez, setenta veces siete, a volver a empezar”

Francisco I

En principio es señalar que me forme en una escuela confecional, constituida  en Fracia en 1698, la cual en principio atendia a niños de escasos recursos, atendiedola religiosos que hasta la fecha solo pueden realizar ciertos ritos de la iglesia catolica, se les conoce como Hermanos Lasallistas. La mayoria de estos no ulizaban a las sombras del mal para asustarnos, al contrario nos permitian discutir, disernir, y manifestar que estas enseñansas era falsas. Incusive recibien niños y jovenes de otras religiones y no obligaban a tomar las clases catesismo.

En este lugar me forme, pero mi padre fue exseminarista, quien dejo esta inquietud por falta de vocacion. Hasta la fecha es critico de la Iglesia, formado en la Doctrina Social Cristina, formada por los Jesuitas de la cual su General era o es Franciscio I.

Con el paso del tiempo me he dedicado ha estudiar tal vez limitado, pero con el proposito de tener conocimientos y compartilos. Como hombre libre :. Con respeto no comparto las  las sectas que existen como el Opus Dei.

Cabreo interno

Además, la Obra habrá de presentar cada año “al Dicasterio para el Clero un informe sobre el estado de la Prelatura y sobre el desarrollo de su labor apostólica”. “Deseando, por tanto, salvaguardar el carisma del Opus Dei y promover la acción evangelizadora que sus miembros llevan a cabo en el mundo, y debiendo al mismo tiempo adaptar las disposiciones relativas a la Prelatura a la nueva organización de la Curia Romana, ordeno que se observen las siguientes normas”, señala el Papa, quien ordena que “los Estatutos propios de la Prelatura del Opus Dei serán convenientemente adaptados”.

La respuesta oficial del prelado (que no obispo) del Opus Dei, ha sido que “aceptamos filialmente” la resolución papal. Pero de puertas adentro el cabreo es importante. Y más cuando se sospecha que este es el primer paso antes de que Bergoglio decrete nuevas Prelaturas personales (se habla de alguna en el Amazonas) y quite a la Obra de Escrivá su privilegio exclusivo.

La elección de la fecha no es baladí: el día antes de comenzar su viaje a Canadá (abandonando una Curia que ya estará de vacaciones a su vuelta), y el día después de que ‘la Santa Sede’ (el documento no tenía firma) advirtiese al Camino Sinodal alemán de posibles excesos en sus peticiones de apertura a los gays, divorciados y mujeres sacerdotes. “Da la impresión de que el Papa sabe dar una de cal y una de arena, para no contentar a nadie, o tenerlos a todos en vilo”, destaca una teóloga española, que en los últimos meses ha trabajado codo con codo con el Papa en la elaboración de la reforma de la Curia. Lo que sí parece claro (y el ‘cónclave’ cardenalicio de finales de agosto lo demuestra) es que este verano será todo, menos tranquilo, entre los muros vaticanos.

El Papa Francisco aprobó un “motu proprio” (por iniciativa propia) que reconfigurará el estatuto del Opus Dei en el seno de la Iglesia Católica para recortarle atribuciones y potestades que le habían sido conferidas por Juan Pablo II.

Mediante una resolución difundida por el Vaticano con el título es “Ad charisma tuendum” (“Para tutelar el carisma”) y que entrará en vigor mañana jueves 4 de agosto, el Papa impuso al Opus Dei la obligación de presentar cada año un informe “sobre el estado de la Prelatura y sobre el desarrollo de su labor apostólica”, cuando antes lo hacía cada cinco años.

La información se presentará ante al Dicasterio (ministerio) para el Clero, cuando antes se remitía al influyente Dicasterio para los Obispos, lo que, sumado a la determinación de que el Prelado (máxima autoridad del Opus Dei) ya no será necesariamente obispo.

En el “motu proprio” el Papa justifica su decisión “deseando salvaguardar el carisma del Opus Dei y promover la acción evangelizadora que sus miembros llevan a cabo en el mundo, y debiendo al mismo tiempo adaptar las disposiciones relativas a la Prelatura a la nueva organización de la Curia Romana” que viene llevando a cabo.

Aludiendo a la Constitución Apostólica Ut sit (con la que Juan Pablo II instauró al Opus Dei como Prelatura Personal) Jorge Bergoglio dispone ahora que “los Estatutos propios de la Prelatura del Opus Dei serán convenientemente adaptados a propuesta de la misma Prelatura, para ser aprobados por los órganos competentes de la Sede Apostólica”. Es decir que no sólo el Opus Dei tendrá que reformar sus estatutos, sino que los mismos serán revisados por el Vaticano para su aprobación a través de la Congregación para el Clero.

En otro punto el Papa estableció que “respetando plenamente la naturaleza del carisma específico” de la organización y con el propósito, dice, de “reforzar la convicción de que, para la protección del don particular del Espíritu, es necesaria una forma de gobierno basada más en el carisma que en la autoridad jerárquica“ y remata señalando que “por lo tanto, el prelado no será honrado con el orden episcopal”.

Ofreciendo su propia interpretación de la resolución de Francisco y quitándole trascendencia a la medida el actual prelado (máxima autoridad) del Opus Dei escribió que “la ordenación episcopal del prelado no era ni es necesaria para la guía del Opus Dei” y señaló que “la voluntad del Papa de subrayar ahora la dimensión carismática de la Obra nos invita a reforzar el ambiente de familia, de cariño y confianza” el cual “el prelado ha de ser guía, pero, ante todo, padre”.

El Opus Dei es una institución creada en Madrid (España) el 2 de octubre de 1928 y que cobró relevancia durante del franquismo para luego expandirse en todo el mundo. Por afinidad conservadora y como parte de estrategia de gobierno, el papa Juan Pablo II mantuvo durante su pontificado (1978-2005) una estrecha relación con el Opus Dei a tal punto que en 2002 hizo santo a Josemaría Escrivá de Balaguer (1902-1975), fundador de “la obra”, presentándolo de esa manera como ejemplo de vida para los cristianos.

Bajo el pontificado de Karol Wojtyla el Opus Dei creció en influencia y poder dentro de la Iglesia Católica, en el Vaticano y también su presencia en numerosos países. En la Santa Sede controló todo el aparato comunicacional de la Iglesia y Joaquín Navarro Valls, reconocido hombre del Opus Dei, fue nombrado primero Director de la Oficina de Prensa del Vaticano (1984) y luego vocero papal. Siguió en ese cargo aún tras la muerte de Juan Pablo II en 2005 y en los primeros meses del pontificado de Benedicto XVI. Renunció en julio de 2006.

Política y religión, indisolubles

Ahora se llama tradición, pero lo cierto es que, durante el primer milenio de la Iglesia, era natural que los sacerdotes contrajeran matrimonio. De hecho, casi todos los apóstoles de Jesús (el primer Papa, Pedro, también), excepto Juan, estaban casados y muchos tenían hijos.

Sin embargo, la creciente unión entre el poder religioso y el poder político, consagrada por Constantino en el año 314, hizo que conviniera más a la institución que el clero estuviera únicamente reservado a varones, solteros y –como se ha encargado de recordar reiteradamente la normativa– heterosexuales. De momento, como recomendaciones, que después se convirtieron en reglas, más o menos encubiertas.

Con todo, no fue norma oficial de la Iglesia hasta este momento, hoy hace un milenio. Posteriormente, las normas fueron endureciéndose más y más, pese a los sucesivos cismas (el de Oriente, de 1054; o el provocado por Lutero en 1521, y al que se sumó Enrique VIII, precisamente, para poder volver a casarse), hasta llegar al Segundo Concilio de Letrán, en 1139, que declaró nulos los matrimonios sacerdotales.

Ya en Trento, como respuesta a la reforma de Lutero, se confirmó la exclusión de casarse después de la ordenación, pero no negó la posibilidad de ordenar a hombres ya casados, algo que, todavía hoy, se permite en muchas iglesias cristianas (y en hasta 23 ritos permitidos por la Iglesia católica, como el caso de los curas anglicanos que vuelven a Roma y siguen siendo sacerdotes sin tener que abandonar mujer e hijos). Lo que sí hizo este Concilio fue impedir la entrada a las órdenes sagradas de hombres no célibes.

​El Código de Derecho Canónico de 1917 declaró “simplemente impedidos” para recibir las órdenes sagradas a los que “tienen esposa” y el Código que actualmente está en vigor, el de 1983, prohíbe a los hombres casados ser ordenados sacerdotes (aunque sí pueden ser diáconos), y a éstos “observar una continencia perfecta y perpetua por el Reino de los Cielos”. Una regla que, como decíamos, tiene excepciones.

La crisis creciente de vocaciones

¿Y qué piensa el papa Francisco? En febrero de este año, en plena polvareda por la petición del Camino Sinodal Alemán para acabar con el celibato obligatorio (algo que también ha sucedido en varias diócesis españolas, aunque la Conferencia Episcopal haya ‘afeitado’ convenientemente esta y otras demandas en la síntesis enviada a Roma), Bergoglio defendía el celibato sacerdotal como “un don” que “requiere relaciones sanas” para “no convertirse en un peso insoportable”. Las voces que reclaman acabar con esta norma crecen.

“Me viene a la mente una frase de San Pablo VI: ‘Prefiero dar mi vida antes que cambiar la ley del celibato’”, dijo el Papa a la vuelta de un viaje a Panamá, aunque también reconoció que “no es un dogma” y que, como tal, puede modificarse.

Tal vez no sea necesario derogar la norma creada hace hoy mil años, pero sí llenar el Derecho Canónico de excepciones (los viri probati de la Amazonía, o cristianos de reconocido prestigio en zonas despobladas, donde es imposible la llegada de curas) que, unidas al creciente crisis vocacional, puedan convertirse, con el paso de los años, en norma. Aunque no hay Iglesia que soporte aguantar así otro milenio.

— 42 mujeres denuncian al Opus Dei ante el Vaticano por abuso de poder y explotación

Estos textos para no evitar confusiones, casi fueron tomados de las ligas de internet que se ubican en las ligas siguientes.

https://www.eldiario.es/sociedad/mil-anos-celibato-catolico-papa-emperador-prohibieron-pavia-casados-curas_1_9214654.amp.html

https://www.eldiario.es/sociedad/mil-anos-celibato-catolico-papa-emperador-prohibieron-pavia-casados-curas_1_9214654.amp.html

 

Papa Francisco recorta atribuciones y potestades al Opus Dei

 

https://www.eldiario.es/sociedad/francisco-degrada-opus-dei-deja-depender-papa-cabeza-no-sera-obispo_1_9209875.amp.html

Comentarios