Rusia intensifica sus ataques utilizando misiles “diversos” y más antiguos, según funcionarios ucranianos

CNN

Por Tim Lister, Olga Voitovych, Julia Kesaieva

En los últimos días, Rusia ha intensificado el uso de diversos misiles contra objetivos en toda Ucrania, ataques que han causado víctimas civiles en varios lugares, sobre todo en Kremenchuk este lunes.

“Hace cuatro días, el enemigo disparó 53 misiles de crucero desde varias plataformas, hace tres días, 26 misiles, hace dos días, casi 40, y 12 en las últimas 24 horas”, afirmó este martes el jefe de las fuerzas armadas ucranianas, Valeriy Zaluzhniy.

Por otra parte, el ministro del Interior ucraniano, Denys Monastyrskyi, declaró que en los últimos días se habían disparado más de 100 misiles contra Ucrania.

Al menos 18 personas murieron en el ataque con misiles que alcanzó un centro comercial en Kremenchuk.

Los militares ucranianos comentaron el fin de semana la variedad de misiles rusos que se están utilizando, algunos de los cuales parecen haber sido sacados del almacén y no ofrecen la precisión que afirma el Ministerio de Defensa ruso.

“Las armas utilizadas por Rusia son extremadamente diversas. Ucrania se ha convertido en una especie de campo de pruebas para Rusia”, dijo este domingo el portavoz de la Fuerza Aérea, Yurii Ihnat.

Ihnat dijo que la gama de armas incluía misiles navales de crucero “Kalibr” y misiles como el KH-22 que se lanzan desde bombarderos estratégicos como el TU-95 y el TU-22M3, y son capaces de alcanzar velocidades de hasta 3.000 kilómetros por hora.

El funcionario agregó que Rusia había utilizado anteriormente los bombarderos TU-22M3 desde las bases de la región de Rostov y la región del Mar Negro en el sur de Rusia. “Ahora Rusia ha trasladado estos aviones al norte, y volando en el espacio aéreo de Bielorrusia, lanzan ataques al norte de Ucrania”.

Describió el misil KH-22, que según las autoridades ucranianas se utilizó en el ataque de Kremenchuk, como “uno de los misiles más destructivos”. Puede llevar una carga explosiva de 1.000 kilogramos y es transportado por el TU-22M3.

Los misiles KH-22, dijo, han sido utilizados en ataques contra las regiones de Chernihiv y Cherkasy. Rusia también ha utilizado el KH-59 en ataques contra Ucrania y misiles balísticos de corto alcance como el misil Tochka-U de la era soviética con base en tierra (que también tiene Ucrania), así como una gama de misiles lanzados desde el mar Negro.

Algunos analistas creen que el creciente uso de los misiles KH-22 se debe a la escasez de misiles de precisión más modernos.

Escribiendo para la Fundación Jamestown el 16 de junio, Pavel Luzin estimó que Rusia había disparado más de 2.100 misiles de crucero y misiles balísticos de corto alcance desde el comienzo de la invasión y que “se enfrentaba a un creciente déficit de este tipo de armas de combate”.

“Los observadores y estrategas militares se preguntan cada vez más cuánto tiempo llevará, o incluso si Rusia podrá alguna vez restablecer completamente su agotado arsenal de misiles”, dijo Luzin.

Luzin estimó que la actual capacidad máxima de producción anual de Rusia de nuevos misiles balísticos de crucero y de corto alcance “probablemente no supere los 225”.

Los funcionarios ucranianos no revelan el porcentaje de misiles rusos que derriban, aunque con frecuencia han logrado destruir misiles disparados contra Kyiv, Odesa y Mykolaiv antes de que alcanzaran sus objetivos. Ihnat dijo que es un “objetivo más realista para nuestras defensas aéreas” derribar misiles de crucero más lentos.

Comentarios