Net Neutrality

Por: Ing. Agustín Hernández Rojo

La Neutralidad de la Red es un concepto acuñado en 2003 en la Universidad de Columbia, establece que los proveedores de internet deben tratar las comunicaciones en la red de manera equitativa, sin discriminación y no cobrar a los usuarios diferentes tasas basadas en contenido, sitios web, plataformas, aplicaciones, tipo de equipamiento, dirección fuente o método de comunicación. Por ejemplo, sin la neutralidad de la red, los proveedores de internet podrían priorizar o bloquear cierto tipo de tráfico de internet. Hoy en día es un tema de mucho debate, con diversos actores a favor y en contra, pues la red más allá de ser un submundo, ya es un mundo alterno y existen guerras invisibles que se libran desde allí.

Ante la guerra en Ucrania, Estados Unidos tomó la decisión de desconectar a Rusia no solamente de los sistemas bancarios sino también de las redes sociales, como retaliación Rusia creó sus propias redes y amenaza con crear un internet soberano, es decir desconectarse completamente del internet mundial, creando su propio internet, con su nueva “Ley de internet soberana” las implicaciones pudieran ser catastróficas.

En la Aldea Global somos alrededor de 7,841 millones de humanos, en el 2005 solo el 16% eran usuarios de internet y en 2010 el 30%. En 2020 el 59% de la población mundial se encuentra conectada al internet, un crecimiento exponencial, es decir hoy por hoy somos más de 4,700 millones usuarios de internet, desglosando las cifras podemos observar que China se encuentra en primer lugar con alrededor de mil millones de usuarios, India con 624,000,000, la Unión Europea con 398 millones, Estados Unidos con 298 millones, sigue Indonesia, Brasil, Rusia, Japón, sorprendentemente Nigeria con un alto nivel de conectividad con 100 millones y México en noveno lugar con 92 millones de usuarios de internet, es decir un 70% de la población, en términos cuantitativos nos encontramos por arriba de países como Alemania, Reino Unido o Francia.

El debate de la Neutralidad de la Red o también conocido como Internet Abierto también abarca la regulación que debiesen o no imponer los gobiernos, así como si el internet debe ser tratado como un servicio o como una utilidad pública. Quienes están a favor argumentan que el internet debe ser gratuito, abierto y sin discriminación, el cual es fundamental para el intercambio democrático de las ideas, el conocimiento, practicas empresariales éticas, competencia justa e innovación. Entre los grupos que lo apoyan se encuentran los organismos de Derechos Humanos, la Sociedad Civil y la mayoría de las compañías tecnológicas como Microsoft, Amazon, Twitter, Netflix y Yahoo.

En contra hay argumentos de algunos proveedores de internet quienes son los que invierten en infraestructura para otorgar un mejor servicio y no se ven beneficiados en términos económicos por la mejora en la calidad del servicio, es por ello que ya no ven redituable el invertir en nuevas tecnologías que permitan una mayor calidad. Otro de los argumentos en contra es que con la neutralidad de la red prolifera contenido ilícito e ilegal al acceso de todos. Así como el hecho de que los usuarios pagan por el servicio más no por los datos que consumen; es decir paga lo mismo quien invierte su tiempo en leer publicaciones académicas que quien utiliza toda la banda ancha escuchando videos de música en YouTube, por poner un ejemplo grosso modo.

Existen gobiernos como el Chino que han impuesto de tiempo atrás una serie de regulaciones al internet para que éste no represente un agravio a los intereses de su nación. Otra acción en contra de la neutralidad de la red, es precisamente la censura que pueda existir, no solo de gobiernos sino de las compañías tecnológicas, tal es el caso del veto a Trump en Twitter.

Durante la administración de Obama en 2015 se estableció que el internet sería tratado dentro de la misma categoría que el servicio telefónico y prohibía a los proveedores de internet a emplear practicas en contra de la neutralidad de la red como el hecho de ralentizar sitios web no afines al proveedor de internet, o en su caso promover sitios web que fuesen afines o pagaran al proveedor para darles una mayor difusión. También prohibía topar el uso de internet, sin embargo posteriormente durante la administración de Donald J. Trump se votó para anular algunas de las medidas tomadas en la administración demócrata.

La proliferación de fake news en el internet y la libertad de expresión de las personas, es una balanza delicada de cuidar, el COVID dentro de las cosas buenas que trajo fue precisamente que ahora las redes sociales y buscadores han puesto énfasis en analizar el contenido que se comparte y han comenzado a colocar etiquetas a la información que pudiese ser falsa o que no provenga de una fuente verificada de información.

Sin embargo, el compartir de manera ingenua fake news es un problema menor cuando se analizan otros comportamientos en la red como el de algunos entes con intenciones de manipular el pensamiento popular, como en el caso demostrado de las elecciones de Estados Unidos en 2016, por mencionar un caso concreto, estos acontecimientos han hecho que se replantee hasta donde es válido que exista una completa neutralidad de la red o que en efecto se legisle al respecto y se pueda censurar cierto contenido. Pero entonces surge la pregunta ¿Hasta que punto se censura? En el caso de Estados Unidos, el internet sigue siendo neutral, salvo en casos excepcionales que atenten contra la seguridad nacional.

En China por ejemplo, existe una completa censura del internet, con la intención de crear una sola visión de nación, adicional a ello, el gobierno ha establecido un sistema de puntaje para los ciudadanos “bien portados” en el cual debido a acciones que son consideradas correctas les son asignados privilegios en los servicios públicos que otorga el Estado.

Con la creación del nuevo metaverso por parte de Zuckerberg, se demuestra que el Internet es una creación en ciernes con múltiples posibilidades, en constante evolución y retroalimentación, es por ello importante que previo a la implementación masiva de nuevas plataformas experimentales, sin imponer restricciones excesivas, si existan reglas claras y concisas en el uso de las mismas.

Sin lugar a dudas la neutralidad de la red es un tema que da para un mar de análisis, con muchas aristas que tener en cuenta, por lo mismo es bueno ponerlo sobre la mesa y tenerlo presente, pues el hecho de desconocerlo no implica que las decisiones respecto a la neutralidad se estén tomando hoy en día, a veces de manera implícita y consuetudinaria.

La última opinión, pero sobre todo acción debe ser de cada uno de los usuarios del internet y en promover un uso responsable de ella para construir una sociedad virtual en la que impere la razón y la objetividad.

Referencias:

 

Comentarios