Estados Unidos está al límite, y eso es una mala noticia para la Casa Blanca

CNN

Por Análisis De Stephen Collinson

Si los estadounidenses están “muy, muy deprimidos”, como sugiere el presidente Joe Biden, no es de extrañar. Muchos aspectos clave de la vida económica, social y nacional de Estados Unidos, que antes se consideraban certezas que funcionaban sin problemas, están fuera de lugar.

La pandemia de covid-19, aunque ha disminuido su mortífero control, ha dejado un complicado legado de desafíos que siguen perturbando la vida cotidiana. Algunos son agravantes, como los más de 800 vuelos aéreos cancelados este domingo. Otros amenazan las perspectivas económicas de los estadounidenses y su sensación de seguridad y bienestar, como el creciente temor a una recesión.

Esta atmósfera seguramente generará nuevos disturbios en una nación que ve cómo se amplían las divisiones ideológicas antes de las elecciones de mitad de período, que probablemente causarán más disfunciones si el poder se divide en Washington entre republicanos y demócratas. Y casi garantiza años de disputas políticas de cara a la carrera presidencial de 2024, lo que puede dificultar la capacidad de la nación para resolver cualquier crisis.

Los problemas agudos incluyen los precios récord de la gasolina. Las familias están luchando para hacer frente a los crecientes costes de los alimentos y los bienes vitales. Algunas grandes ciudades no consiguen gestionar la crisis de los sin techo. Los estantes de las fórmulas para bebés siguen estando a menudo vacíos. Y las escapadas de verano se ven obstaculizadas por una industria aérea desequilibrada por el covid-19. Aunque las vacunas y las variantes menos mortíferas han reducido la amenaza del virus, éste sigue perturbando los negocios, las escuelas y los campamentos de verano.

La división política del país, por su parte, queda ejemplificada en el tortuoso esfuerzo por aprobar incluso medidas rudimentarias de seguridad de las armas de fuego en el Senado. Mientras que los liberales observan con horror el creciente número de víctimas mortales de los tiroteos masivos, los conservadores, que creen que todos los derechos a las armas están en peligro, dificultan el compromiso de los legisladores republicanos.

Las divisiones políticas también se ven acentuadas por la desigual acogida de las audiencias televisadas de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del Capitolio estadounidense. El panel está mostrando lo cerca que estuvo EE.UU. de una toma de posesión autoritaria con el intento de golpe del expresidente Donald Trump. Pero las nuevas pruebas están siendo ampliamente ignoradas por sus partidarios, lo que refleja el giro del Partido Republicano contra la democracia y eleva las apuestas para las próximas elecciones.

Es probable que el tenso estado de ánimo nacional se exacerbe si, en lo que serían dos triunfos gemelos para los conservadores, el Tribunal Supremo falla en contra de la opinión pública mayoritaria y flexibiliza las restricciones a las armas y anula el derecho de la mujer al aborto en los próximos días. Ya se ha acusado a un hombre de intentar matar al juez conservador Brett Kavanaugh, lo que refleja el cargado ambiente que rodea al tribunal y las cuestiones politizadas sobre las que se va a pronunciar.

Problemas inminentes

Las cosas también son inquietantes en el extranjero. Estados Unidos está financiando una guerra contra Rusia en Ucrania, que —a pesar del éxito de Biden en revivir el frente de la Guerra Fría de Occidente contra Moscú— se está convirtiendo en un costoso estancamiento. Un enfrentamiento entre las superpotencias y China pondrá a prueba los recursos de Estados Unidos, y una nueva crisis nuclear con Irán podría unirse en breve a la que ya existe con Corea del Norte.

Sin duda, son tiempos difíciles. Pero también es necesario tener algo de perspectiva. Biden tiene razón al destacar el fuerte crecimiento del empleo que ha llevado el paro a niveles tan bajos que podría amortiguar el impacto de una posible recesión desencadenada por el agresivo intento de la Reserva Federal de enfriar la inflación. Y por primera vez en dos décadas, Estados Unidos no tiene tropas sobre el terreno en una guerra importante en el extranjero. Una instantánea de casi cualquier momento de la historia de EE.UU. podría revelar las luchas políticas sobre el destino del país y el alcance de los derechos conferidos por la Constitución. Incluso si llega una recesión, existe la esperanza de que no sea de la magnitud de la crisis financiera de 2008 o de la Gran Depresión de hace casi 100 años, aunque eso será de poco consuelo para quien pierda su empleo.

El estrépito de las crisis actuales tendrá inevitablemente repercusiones políticas de forma más inmediata para los demócratas en el Congreso, que se enfrentan a un entorno terrible a menos de cinco meses del día de las elecciones.

Los comicios de mitad de mandato suelen ser perjudiciales para los presidentes que ocupan el cargo por primera vez. Los erosionados índices de aprobación de Biden y la dificultad de la Casa Blanca para proyectar el control amenazan con entregar tanto la Cámara de Representantes como el Senado a los republicanos, prolongando una era política en la que casi cada elección parece convertirse en un repudio a los que están en el poder y una recalibración de las decisiones de los votantes de la elección anterior.

Es discutible cuánto podría hacer Biden para mejorar la economía y todos los problemas que afligen al país. Pero la razón que profesa para su victoria en 2020 —que fue elegido por los votantes para arreglar los problemas— se está desmoronando. Y aunque la Casa Blanca ha tomado múltiples medidas para arreglar las cosas —incluyendo el uso expansivo de los poderes en tiempo de guerra bajo la Ley de Producción de Defensa, la liberación de millones de barriles de petróleo de las reservas nacionales y el montaje de vuelos de emergencia de fórmula para bebés desde el extranjero— sus esfuerzos no siempre han sido efectivos.

Especialmente en lo que respecta a la inflación, la Casa Blanca ha presentado un mensaje político a menudo confuso, ya que los funcionarios oscilan entre decir que no hay mucho más que Biden pueda hacer y destacar múltiples planes para demostrar que el presidente entiende la presión que sufren los estadounidenses. Pero dada la realidad de la subida de los precios de la gasolina, Biden se encuentra en una situación política difícil, incapaz de atribuirse el mérito de los aspectos positivos de la recuperación, ya que mucha gente simplemente no está sintiendo la fuerza de la economía en sus vidas.

En ocasiones, Biden ha parecido atribuirse el mérito de lo que funciona en la economía y culpar a otros de lo que no funciona: rechazando las críticas de que su gasto de estímulo alimentó la inflación y tachando los altos precios de la gasolina de “subida de precios” del presidente de Rusia, Vladimir Putin.

La semana pasada, el presidente de Estados Unidos arremetió contra las grandes empresas energéticas por sus abultados beneficios, en lo que podría ser una inteligente estrategia política para animar a los demócratas, pero que podría no ayudar a bajar los precios de la gasolina.

Las declaraciones de Biden en una entrevista con Associated Press la semana pasada de que los estadounidenses están “muy, muy deprimidos”, tras años de privaciones pandémicas y divisiones políticas, fueron coherentes con su promesa de decir siempre a los estadounidenses la verdad sin ambages, pero no pintaron necesariamente la imagen de un presidente con capacidad para inspirar a la nación en tiempos difíciles.

Esto es especialmente problemático ya que sus comentarios coincidieron con un intento proactivo de la Casa Blanca de amortiguar las especulaciones sobre las intenciones de reelección de Biden en medio de un creciente debate sobre su edad. Cumplirá 82 años entre las próximas elecciones presidenciales y la investidura. Cada vez que la Casa Blanca asegura que piensa presentarse a las elecciones no hace más que alimentar las historias sobre la situación política de Biden. Pero habría muchos menos murmullos en Washington sobre su futuro si las condiciones económicas fueran mejores.

Las cosas podrían empeorar

La desalentadora realidad para los demócratas —y para los habitantes de Estados Unidos en apuros— es que las cosas podrían empeorar.

Una combinación de inflación obstinadamente alta y creciente pérdida de empleos en una economía que se desacelera debido a la acción de la Reserva Federal sería un desastre político aún mayor para la Casa Blanca. La administración ya tiene una credibilidad limitada a la hora de hablar de la economía después de minimizar repetidamente los riesgos de la inflación el año pasado e insistir en que era un fenómeno temporal. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, es una de las pocas funcionarias que admite que se equivocó, como hizo en una reciente entrevista en CNN. Este domingo, en el programa “This Week” de la cadena ABC, insistió en que, aunque la inflación era “inaceptablemente alta”, no era inevitable una recesión. Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional de Biden, lanzó un mensaje similar en otros programas de entrevistas dominicales.

Por su parte, la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, aumentó la confusión de los mensajes sobre el próximo viaje de Biden a Arabia Saudita al decir que pensaba que Biden se reuniría con el príncipe heredero Mohammed bin Salman, a quien los servicios de inteligencia estadounidenses culpan de haber ordenado el asesinato del columnista de The Washington Post Jamal Khashoggi. Biden dijo la semana pasada que no iba al reino a reunirse con el príncipe heredero, sino que asistiría a una reunión internacional de potencias regionales en la que estaría presente.

El baile sobre la cabeza de un alfiler retórico refleja un aparente deseo de la administración de arreglar las relaciones con los saudíes para asegurar un aumento de la producción de petróleo que pueda hacer bajar los precios de la gasolina. Pero también es un reflejo de la reacción que Biden está enfrentando por parte de algunos demócratas por flexibilizar su posición respecto a una nación que una vez tildó de “paria”.

En Estados Unidos, los problemas de la administración son una buena noticia para los republicanos, que apuestan por ganar mucho en las elecciones de mitad de mandato y tienen fácil argumentar que los planes económicos de Biden no están funcionando. Es poco probable que cualquier mejora en el panorama de la inflación sea suficiente para cambiar el entorno político antes de noviembre. Y una lucha prolongada contra la subida de los precios y una posible entrada en recesión podría atormentar a Biden cuando la campaña de 2024 se intensifique después de noviembre.

Esto está dando a los demócratas un gran ardor de estómago, ya que Trump muestra todos los signos de lanzar una campaña para su antiguo puesto, a pesar de las pruebas de su extremismo y de los abusos de poder desvelados por el panel de la Cámara de Representantes en sus audiencias televisadas.

Comentarios