Ni comen, ni van.

G. Arturo Limón D.

Ahora América es, para el mundo, nada más que los Estados Unidos: nosotros habitamos, a lo sumo, una sub América, una América de segunda clase, de nebulosa identificación. Es América Latina, la región de las venas abiertas.

Eduardo Galeano

DEL RIDÍCULO A LA DIGNIDAD

Cuando Vicente Fox con su investidura presidencial y solo siendo anfitrión pero no organizador de la Conferencia internacional para la financiación y el desarrollo de la ONU a realizarse en Monterrey Nuevo León, entre el 18 y el 22 de marzo del 2002, éste le dijo a su homologo el presidente cubano Fidel Casto la frase de triste memoria “comes y te vas” al hacerlo estaba mostrando su temor de mayordomo imperial para no incomodar a quien sentía su amo si me refiero a el presidente George W. Bush “el pequeño”.

Veinte años después, el actual presidente de Estados Unidos Joe Biden arremete de nueva cuenta con la disyuntiva planteada en el título de esta colaboración, que también podría parodiarse de ni vienes, ni comes.

En ambos casos, el comer que s la parte esencial del subsistir es el tema, Cuba bloqueada desde ya hace más de 60 años ha visto menguadas como ningún país en el planeta sus posibilidades de crecimiento y desarrollo, y está ahí persistiendo, de ahí su heroísmo y decoro que está bien llamar dignidad, si DIGNIDAD ante un abusivo imperio que le impide comerciar con otras naciones en el mundo, marginándole de múltiples posibilidades de crecimiento en todos los ámbitos.

Hasta el momento de escribir estas líneas el sábado 21 a las 17.00 se dice que en anfitrión ofrece que solo vaya un representante que no tendrá ni voz ni voto sino será por decirlo de alguna manera un “convidado de piedra” es claro que Cuba por es dignidad y el presidente Miguel Díaz Canel no aceptara tal papel.

VENEZUELA la que desde que Hugo Chávez Frías el joven militar que tomo el gobierno por la vía democrática desde el 2 de febrero de 1999 y lo dejo por haber sido vencido por la muerte el 5 de marzo del 2013. Periodo en el que su deseo de servir a los invisibles que poblaban su país y el trajo por la via del servicio y los derechos a la visibilidad social y los beneficios derivados de ese petróleo que por décadas fue usufructo exclusivo de una oligarquía local y las compañías petroleras transnacionales.

Ese Hugo Chávez legendario en el sur del continente, quien fue sucedido en el gobierno de su país por un Nicolás Maduro (que no lo parecía tanto) y que a fuerza del fragor de los embates mediáticos, bélicos y económicos ha sorteado ya nueve años de su permanente crisis de gobierno propiciada por los que hoy ante la posibilidad de acudir a la llamada Cumbre de las Américas a celebrarse, si es que se da, en Los Ángeles California el próximo día 6 de junio y hasta el día 10 del mismo mes.

De la NICARAGUA Sandinista, que es presidida hoy por otro líder incomodo a Washington, el presidente Daniel ortega que forma la trilogía descartable según el gobierno de Biden. Quien no se complica y expresa categórico lo siguiente, “No nos interesa” ir a la Cumbre de las Américas… Tenemos que hacernos respetar, no le podemos estar pidiendo al yanqui, rogándole que queremos ir a su Cumbre. A nosotros no nos estimula su cumbre”, expreso así sencillamente el gobernante nicaragüense.

La realidad de los tres casos, aquí referidos, trasciende lo meramente anecdótico y plantea una crisis que bien puede ser el inicio de un cambio de paradigma en lo referente al trato del gobierno norteamericano a sus vecinos latinoamericanos.

MÉXICO Y SU PAPEL EN EL TEMA

La posición del presidente Andrés Manuel López Obrador queda muy claramente descrita por mi amigo el columnista cubano de Tele Sur y la Jornada, Ángel Guerra Cabrera quein describe asi “ la valiente oposición del presidente Andrés Manuel López Obrador a las exclusiones no es ninguna ocurrencia, como vociferan histéricamente los políticos y bocinas mediáticas de la derecha. Responde a una sentida demanda de los pueblos y de la mayoría de gobiernos latinoamericanos y caribeños.

Por citar un ejemplo importante, es conocido el rechazo existente entre los países miembros del CARICOM respecto a una eventual exclusión de La Habana” por eso no es de sorprender que el balance también al momento de escribir estas líneas indique que son más de 20 países aun por pequeños que sean, que están en contra de la exclusión, porque es claro el propósito o vamos juntos en la integración o no habrá tal.

EL DESAFIO

Continua Ángel Guerra diciendo; “Pero el presidente Biden y, en general, las elites estadunidenses, parecen totalmente rebasados por la crisis y, para salir de ella no encuentran otro camino que acudir a las viejas fórmulas agresivas y guerreristas, aunque se expresen con formas nuevas.

Es el caso de la actual guerra mundial multidimensional –de la que Ucrania no es más que uno entre varios teatros de operaciones y la víctima sacrificial de la arrogancia “occidental”- cuya causa solo puede explicarse a partir de dos realidades.

La primera es que Washington rehúsa aceptar que el mundo cambió y que la unipolaridad posterior al desplome de la URSS (1991), fue algo efímero hoy insostenible. La segunda, es que el cabecilla de la globalización neoliberal está acentuando cada vez más una actitud aventurera y muy peligrosa, consistente en obcecados intentos de imponer por la fuerza la anacrónica exclusividad hegemónica”…

En suma, no es difícil comprender que EU –junto a sus amanuenses “occidentales”- es el único responsable de haber arrastrado a Europa y al mundo al conflicto actual, de impredecibles consecuencias.

VOLVIENDO A AMÉRICA LATINA

“…como fruto de la crisis de hegemonía, el imperio no tiene otra receta que la doctrina Monroe (1823), cuestionada sistemáticamente por AMLO cuando afirma que es inaceptable que se continúe con las mismas políticas de hace dos siglos en un mundo que ha cambiado. Hay muchas pruebas de esta arrogante actitud de Washington pero tal vez hoy el mejor ejemplo es su empeño en asfixiar económicamente y desestabilizar a Cuba, Venezuela y Nicaragua, simplemente porque no se le subordinan”

Así que si quieren que un cambio se dé en nuestro continente todo, es menester todos que vayan y coman del banquete de la fraternidad latinoamericana que podría ser servido en Los Ángeles en esa Cumbre que es necesaria para realmente integrarnos y lograr acabar cn la negra visión del patio trasero para hacer de este nuestro territorio común, LA TIERRA DE TODOS, esto puede parecer una utopía quizás, pero la UTOPÍA SE DA SIEMPRE… PARA MOVERNOS Y AVANZAR.

Comentarios