La Secretaría del Bienestar, que es la encargada en este sexenio de implementar los programas prioritarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, registró en el primer trimestre del año un gasto 40.5% mayor al que se le aprobó para el periodo, de acuerdo con el último informe de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De enero a marzo esta dependencia —antes llamada Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)— ejerció un gasto de 133,211 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 46.9% en comparación con el mismo periodo del año previo.

Lo anterior significó que la dependencia, a cargo de Adriana Montiel Reyes, gastó más de lo que se tenía previsto para el periodo de acuerdo con lo aprobado por el Congreso. En total, Bienestar erogó 38,383 millones de pesos más, lo que la convirtió en la secretaría que más gastó respecto a su presupuesto en los tres primeros meses del año.

El incremento del gasto, así como los mayores recursos ejercidos a lo programado, se debe a que se destinó más dinero a dos de los programas prioritarios del gobierno de López Obrador: la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente.

Tiempos de comicios

México Evalúa señaló que los mayores recursos para la Secretaría del Bienestar se dan en un contexto previo a las elecciones que se llevaran en distintas entidades del país en junio próximo.

“Hay algo que el Gobierno no parece dispuesto a sacrificar en estos tiempos difíciles: sus intereses políticos (…) Es claro que el gobierno puede prescindir de todo, menos de entregar generosos subsidios previos a una elección”, señaló anteriormente ante el incremento del gasto en la Secretaría del Bienestar.

En este sentido, Alejandra Macías, directora general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló que la prioridad de este gobierno han sido los adultos mayores; sin embargo, esto puede tener consecuencias para las finanzas públicas.

El problema es que se están quitando recursos de otros lados para financiar esa pensión, y eso tiene implicaciones para las siguientes generaciones”, aseveró.

En marzo se tuvieron que adelantar los pagos de mayo y junio a los beneficiarios de las Pensiones del Bienestar ante la veda electoral por la Revocación de Mandato; en tanto, por las elecciones en junio, el pago de la pensión será retrasada a julio, y se darán los pagos correspondientes a julio y agosto.

Para este año, la Cámara de Diputados aprobó un presupuesto de 299,315 millones de pesos a la Secretaría de Bienestar. Con los datos a marzo, la dependencia ya habría ejercido 44.5% de su gasto aprobado.

Con pensión, 10.4 millones

De acuerdo con el 1er Informe Trimestral del 2022 de la Secretaría de Bienestar, al corte de marzo, 10.4 millones de personas fueron beneficiarias de la Pensión para el bienestar de las Personas Adultas Mayores.

En el desglose de la información se observó que fueron la Ciudad de México (CDMX), el Estado de México y Veracruz las entidades que concentran 30.7% del apoyo de este programa, mientras que Baja California Sur fue la entidad con menores beneficiarios, con 43,865 personas.

En el caso de la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, la secretaría informó que, al corte del primer trimestre del año, se han beneficiado a 927,790 personas, en donde nuevamente la CDMX, el Estado de México y Veracruz son las entidades más favorecidas.

Concentran en tercera edad ocho de cada 10 pesos

De los diferentes programas prioritarios que implementa la Secretaría del Bienestar, es la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores la que concentra el mayor monto de recursos, para otorgar pensiones bimestrales de 3,850 pesos.

Los datos proyectados en los Pre Criterios Generales de Política Económica 2023 expusieron que este 2022 se destinarán 238,014 millones de pesos a este programa, una cifra que aumentará a 303,700 millones en el 2023.

Le sigue Sembrando Vida el cual cuenta con un presupuesto de 29,903 millones de pesos este año.

Los programas con menores recursos son el de Apoyo para Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus hijas e hijos con 420 millones de pesos, y el de Servicios a Grupos con Necesidades Especiales, con 304 millones.

Los programas con menores recursos son el de Apoyo para Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus hijas e hijos con 420 millones de pesos, y el de Servicios a Grupos con Necesidades Especiales, con 304 millones.

politica@eleconomista.mx