México llevará Sembrando Vida también a Haití para frenar la migración

Forbes

Enrique Hernández

México y Haití trabajan en replicar en la isla del Caribe programas sociales como Jóvenes Construyendo El Futuro y Sembrando Vida.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador financiará programas sociales como Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en Haití para frenar el éxodo de ciudadanos de ese país a Sudamérica, quienes tienen el sueño y meta llegar a Estados Unidos a través de México.

Los recursos de cooperación internacional para los programas sociales fueron pactados por Laura Elena Carrillo Cubilla, directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), y Hugues Momplaisir Féquière, embajador de la República de Haití en México.

“Hay una intención de destinar recursos de cooperación internacional para instrumentar el programa Sembrando Vida y otros para el desarrollo social”, dice la carta de intención en materia de cooperación bilateral entre los gobiernos de México y Haití.

El fenómeno migratorio plantea una oportunidad de fortalecer la cooperación entre México y Haití, ya que se mejorar las condiciones de vida de ambos pueblos, señala el documento en poder de Forbes México.

México y Haití buscan promover las condiciones para el desarrollo integral, con el propósito de generar empleos y garantizar a la población el bienestar y su participación e incorporación en el desarrollo de sus países.

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) recibió 51 mil 827 solicitudes de asilo de haitianos en 2021 por causas humanitarias, ofendidos, víctimas o testigos, así como solicitantes de la condición de refugiados.

Muchos haitianos llegaron sin contratiempos procedentes de Sudamérica a través de aviones o a pie entrando por los puntos fronterizos de Chiapas, Tabasco y Quintana Roo. Otros no corrieron la misma suerte, porque fueron devueltos decenas por el Instituto Nacional de Migración (INM).

“En 2018 una oleada de migrantes haitianos y africanos llegaron a la frontera norte de México con la intención de solicitar asilo o refugio a Estados Unidos”, dice José Ascención Moreno Mena, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California.

La gran mayoría procedían de Brasil, donde habían laborado durante varios años alentados por el Estatuto de Protección Temporal para los haitianos (TPS, por sus siglas en inglés) emitido por el gobierno de Estados Unidos en febrero de 2010, señala el académico de la UABC.

“Más de 5 mil haitianos y africanos entraron por la frontera Tijuana-San Ysidro. Y otros cuatro mil se quedaron a radicar temporalmente en la entidad, laborando en sectores informales y otros buscaron regularizar su situación en México”, explica Moreno Mena.

Ante los acontecimientos catastróficos ocurridos en Haití, en 2011 el gobierno brasileño flexibilizó sus políticas de apertura y abrió la posibilidad en su embajada de Puerto Príncipe, de tal forma que se pudieran obtener 100 visas laborales y de reunificación familiar por mes, con una duración de cinco años y mínimos requisitos.

La emisión de esas visas no dependía de un compromiso anticipado de empleo del migrante. Sin embargo, la demanda de visas superó la cuota rápidamente y en enero del 2012, se creó una nueva norma que eliminó las cuotas establecidas.

La experiencia en replicar programas sociales

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) cuenta con experiencia y conocimiento en replicar los programas Jóvenes Construyendo El Futuro y Sembrando Vida, ya que ayudó a aplicarlos en Honduras y El Salvador.

El presidente Andrés Manuel López Obrador sentó desde el primer día de su gobierno las bases de entendimiento para construir un Plan de Desarrollo Integral, el cual impulsará el desarrollo y las oportunidades del Triángulo Norte de Centroamérica.

El plan del mandatario mexicano es trabajar con El Salvador, Guatemala y Honduras para disminuir los flujos migratorios, así como atacar las causas estructurales que provocan el sueño americano entre sus habitantes.

Lee: Banco del Bienestar resguarda 885 mdp para programas sociales de Honduras y El Salvador

La política de trabajo del Fondo México (conocido como Fondo de Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe) es donar y financiar proyectos de energía, transporte, telecomunicaciones, facilitación comercial, seguridad alimentaria, medio ambiente, vivienda y salud.

El Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) administra el dinero del Fondo México por mandato de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y transfiere los recursos a la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) para que los reparta en países de Centroamérica y el Caribe.

“El Fondo (México) está previsto para acciones en Centroamérica; entonces no va a desatender absolutamente nada, esos 2 mil millones son para eso. Lo único que vamos a hacer es hacer uso de esos recursos”, dijo Marcelo Ebrard, titular de Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), dependencia encargada del Amexcid.

No te pierdas: Agencias de viaje, el ‘modus operandi’ en la trata de migrantes: INM

El acuerdo suscrito entre México y Haití establece llevar a cabo esfuerzos conjuntos a fin de ejecutar iniciativas de cooperación internacional para el desarrollo tendientes a la consecución de proyectos, acciones y programas sociales para contrarrestar las causas que generan la pobreza y lograr una mayor integración social y bienestar de los habitantes de ambos países.

También contempla impulsar acciones ejecutivas, que correspondan para el desarrollo y consecución de los proyectos y programas sociales que puedan derivarse de la carta de intención promoviendo los principios de las relaciones con el Caribe que han caracterizado la cooperación mexicana-haitiana.

La otra ayuda a Haití

El 16 de agosto de 2021, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que apoyaría a Haití tras el sismo de 7.2 grados que se registró el 14 de agosto.

“Decidimos apoyar y vamos a seguir haciéndolo porque nada humano nos es ajeno; olvídense de las fronteras. Necesitamos aplicar el criterio, el principio de la fraternidad universal; (…) ser muy solidarios en la familia, con nuestros semejantes y con todo el mundo”, remarcó.

La Sedena envió dos aeronaves, C-295 CASA y C-130 Hércules, con 15.4 toneladas de insumos, entre los que se incluyen mil 500 despensas con latas de atún y sardina, ensalada campesina, fruta en almíbar, frijoles refritos, frijoles enteros, gel antibacterial y bolsas para basura.

Asimismo, 0.811 toneladas de medicamentos, 1.5 toneladas de leche en polvo y 2 toneladas de agua embotellada. Estos arribaron alrededor de las 01:00 horas a Haití.

La Secretaría de Marina envió además el avión C-295MW con 3.6 toneladas de insumos de emergencia, como víveres, catres, cobijas, kits de higiene, filtros de agua, lámparas solares, carretillas y palas; la aeronave llegará hoy a las 10:00 horas.

Comentarios