Estos son los datos íntimos que Amazon recopila sobre nosotros

Forbes

Amazon recopila datos sobre los consumidores a través de su asistente de voz Alexa, su mercado de comercio electrónico, los lectores electrónicos Kindle, los audiolibros Audible, sus plataformas de vídeo y música, las cámaras de seguridad del hogar y los monitores de actividad física.

Como legislador de Virginia, Ibraheem Samirah ha estudiado los problemas de privacidad en Internet y ha discutido cómo regular la recopilación de datos personales por parte de las empresas tecnológicas. Aun así, se quedó atónito al conocer todos los detalles de la información que Amazon.com Inc ha recopilado sobre él.

El gigante del comercio electrónico había recopilado más de 1,000 contactos de su teléfono. Tenía registros de la parte exacta del Corán que Samirah, criado como musulmán, había escuchado el 17 de diciembre del año pasado. La empresa conocía todas las búsquedas que había hecho en su plataforma, incluida una de libros sobre “organización comunitaria progresista” y otras consultas delicadas relacionadas con la salud que él consideraba privadas.

“¿Están vendiendo productos o están espiando a la gente corriente?”, planteó Samirah, miembro demócrata de la Cámara de Delegados de Virginia.

Samirah ha sido uno de los pocos legisladores de Virginia que se ha opuesto a un proyecto de ley de privacidad de ese estado, favorable a las empresas y redactado por Amazon, que se aprobó a principios de este año. A petición de Reuters, Samirah pidió a Amazon que revelara los datos que recogía sobre él como consumidor.

La compañía recopila una amplia variedad de información sobre sus clientes estadounidenses, y comenzó a poner esos datos a disposición de todos a principios del año pasado, después de intentar y no lograr suprimir una medida de California de 2018 que requiere este tipo de divulgaciones. (Los clientes estadounidenses de Amazon pueden obtener sus datos rellenando un formulario en Amazon.com).

Siete reporteros de Reuters también obtuvieron sus archivos de Amazon. Los datos revelan la capacidad de la compañía para conseguir unos retratos sorprendentemente íntimos de los consumidores individuales.

Amazon recopila datos sobre los consumidores a través de su asistente de voz Alexa, su mercado de comercio electrónico, los lectores electrónicos Kindle, los audiolibros Audible, sus plataformas de video y música, las cámaras de seguridad del hogar y los monitores de actividad física. Los dispositivos habilitados para Alexa realizan grabaciones dentro de las casas de las personas, y las cámaras de seguridad Ring capturan a todos los visitantes.

Esta información puede revelar la altura, el peso y la salud de una persona, su origen étnico (a través de pistas contenidas en los datos de voz) y sus inclinaciones políticas, sus hábitos de lectura y de compra, su paradero en un día determinado y, a veces, con quién se ha reunido.

El dossier de un periodista reveló que Amazon había recopilado más de 90,000 grabaciones de Alexa de miembros de la familia entre diciembre de 2017 y junio de 2021, con una media de unas 70 diarias. Las grabaciones incluían detalles como los nombres de los hijos pequeños del reportero y sus canciones favoritas.

Amazon captó a los niños preguntando cómo podían convencer a sus padres de que los dejaran “jugar”, y recibiendo instrucciones detalladas de Alexa sobre cómo convencer a sus padres de que les compraran videojuegos. Prepárate bien, aconsejaba Alexa a los niños, para rebatir los argumentos habituales de los padres, como “demasiado violento”, “demasiado caro” y “no vas lo suficientemente bien en el colegio”. La información procedía de un programa de terceros utilizado por Alexa llamado “wikiHow”, que ofrece consejos prácticos a partir de más de 180,000 artículos, según el sitio web de Amazon.

Amazon dijo que no es propietaria de wikiHow, pero que Alexa a veces responde a las solicitudes con información de sitios web.

Algunas grabaciones incluían conversaciones entre miembros de la familia que utilizaban dispositivos Alexa para comunicarse en diferentes partes de la casa. Varias grabaciones captaron a niños pidiendo disculpas a sus padres después de ser regañados. Otras recogían a los niños, de 7, 9 y 12 años, haciendo preguntas a Alexa sobre términos como pansexual.

En una grabación, un niño pregunta: “Alexa, ¿qué es una vagina?” En otra: “Alexa, ¿qué significa bondage?”.

El reportero no se dio cuenta de que Amazon estaba almacenando las grabaciones antes de que la compañía revelara los datos que rastreaba sobre la familia.

Amazon dice que sus productos Alexa están diseñados para grabar lo menos posible, comenzando con la palabra de activación, “Alexa”, y deteniéndose cuando la orden del usuario termina. Sin embargo, las grabaciones de la familia del reportero a veces capturaron conversaciones más largas.

En un comunicado, Amazon dijo que tiene científicos e ingenieros trabajando para mejorar la tecnología y evitar que las grabaciones se activen por error. La compañía dijo que avisa a los clientes de que las grabaciones se almacenan cuando configuran las cuentas de Alexa.

Amazon ha dicho que recopila datos personales para mejorar los productos y servicios y personalizarlos a las personas. Cuando se le preguntó por las grabaciones de Samirah escuchando el Corán en el servicio de audiolibros de Amazon, la empresa dijo que esos datos permiten a los clientes continuar donde lo dejaron en una sesión anterior.

La única manera de que los clientes eliminen gran parte de estos datos personales es cerrando su cuenta, dijo Amazon. La empresa dijo que conserva cierta información, como el historial de compras, después del cierre de la cuenta para cumplir con las obligaciones legales.

Amazon dijo que permite a los clientes ajustar su configuración en los asistentes de voz y otros servicios para limitar la cantidad de datos recopilados. Los usuarios de Alexa, por ejemplo, pueden impedir que Amazon guarde sus grabaciones o que las elimine automáticamente de forma periódica. Y pueden desconectar sus contactos o los calendarios de sus dispositivos con altavoces inteligentes si no quieren utilizar las funciones de llamada o programación de Alexa.

Un cliente puede optar por no examinar sus grabaciones de Alexa, pero debe navegar por una serie de menús y dos advertencias que dicen: “Si desactiva esto, el reconocimiento de voz y las nuevas características pueden no funcionar correctamente en su caso”. Cuando se le preguntó sobre las advertencias, Amazon dijo que los consumidores que limitan la recopilación de datos quedarse sin la capacidad de personalizar algunas características, como la reproducción de música.

Samirah, de 30 años, obtuvo un altavoz inteligente equipado con Amazon Alexa durante la temporada navideña del año pasado. Dice que solo lo usó durante tres días antes de devolverlo tras darse cuenta de que recogía grabaciones. “Me dejó muy descolocado”, dijo.

El dispositivo ya había reunido todos sus contactos telefónicos, parte de una función que permite a los usuarios hacer llamadas a través del dispositivo. Amazon dijo que los usuarios de Alexa deben dar permiso para que la compañía acceda a los contactos telefónicos. Los clientes deben desactivar el acceso a los contactos telefónicos, y no sólo eliminar la aplicación Alexa, para borrar los registros de su cuenta de Amazon.

Samirah dijo que también le inquietaba que Amazon tuviera registros detallados de sus sesiones de lectura de audiolibros y Kindle. Encontrar información sobre su escucha del Corán revelada en su archivo de Amazon, dijo, hizo que Samirah pensara en la historia de la policía estadounidense y las agencias de inteligencia que vigilan a los musulmanes por sospecha de vínculos terroristas después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

“¿Por qué necesitan saber eso?”, preguntó. El mandato de Samirah finaliza en enero, después de que perdiera su candidatura a la reelección a principios de este año.

En ocasiones, las fuerzas del orden solicitan a las empresas tecnológicas datos sobre sus clientes. Amazon declara que cumple con las órdenes de registro y otras órdenes judiciales legales que buscan datos que la empresa guarda en una cuenta, mientras que se opone a “solicitudes excesivamente amplias o inapropiadas”.

Los datos de Amazon para los tres años que terminaron en junio de 2020, los últimos disponibles, muestran que la compañía cumplió al menos parcialmente con el 75% de las citaciones, órdenes de registro y otras órdenes judiciales que buscan datos de clientes estadounidenses. La empresa cumplió totalmente con el 38% de esas solicitudes.

El año pasado, Amazon dejó de revelar la frecuencia con la que cumplía con dichas solicitudes. Cuando se le preguntó por qué, Amazon dijo que había ampliado el alcance del informe de Estados Unidos para hacerlo global, y que había “simplificado” la información de cada país sobre las solicitudes de las fuerzas de seguridad.

La empresa dijo que está obligada a cumplir “órdenes válidas y vinculantes”, pero que su objetivo es divulgar “lo mínimo” que exige la ley.

La política de privacidad de Amazon, de 3,500 palabras, que enlaza con más de 20 páginas relacionadas con la privacidad y la configuración de los usuarios, otorga a la empresa un amplio margen de maniobra para recopilar datos. Amazon dijo que esta política describe su recopilación, uso e intercambio de datos “de una manera que es fácil de entender para los consumidores”.

Esa información puede ser bastante personal. Los lectores electrónicos Kindle de Amazon, por ejemplo, hacen un seguimiento preciso de los hábitos de lectura de los usuarios, según demostró el archivo de datos de Amazon de otro periodista. La revelación incluía registros de más de 3,700 sesiones de lectura desde 2017, incluyendo registros con marcas de tiempo —al milisegundo— de los libros leídos.

Muestra, por ejemplo, que un miembro de la familia leyó The Mitchell Sisters: A Complete Romance Series el 8 de agosto de 2020, desde las 16:52 hasta las 19:36, pasando 428 páginas.

Florian Schaub, investigador de la privacidad en la Universidad de Michigan, dijo que las empresas no siempre son transparentes sobre lo que hacen con los datos de los usuarios. “Tenemos que confiar en que Amazon haga lo correcto”, dijo, “no basta confiar en que los datos no pueden ser mal utilizados”.

Comentarios