Tumban el mito de la Güera Rodríguez; ‘no fue heroína de la Independencia’

Excélsior

JUAN CARLOS TALAVERA

https://www.excelsior.com.mx/expresiones/tumban-el-mito-de-la-guera-rodriguez-no-fue-heroina-de-la-independencia/1476483

La ensayista Silvia Marina Arrom revela datos erróneos en torno a un personaje que la historia ha encumbrado.

María Ignacia Rodríguez, conocida como la Güera Rodríguez, no fue una heroína de la Independencia de México ni amante de Alexander von Humboldt ni de Simón Bolívar ni de Agustín de Iturbide.

Tampoco es verdad que ella liderara el Plan de Iguala o que apoyara la causa independiente, como han afirmado distintos historiadores.

Así lo dice a Excélsior la historiadora Silvia Marina Arrom, quien publica La Güera Rodríguez, Mito y mujer, bajo el sello de Editorial Turner.

Se ha dicho que fue una destacada heroína de la Independencia y algunos hasta la han puesto a la par de Leona Vicario y de Josefa Ortiz, la Corregidora, pero cuando me metí a revisar los documentos observé que se trata de una visión exagerada”, detalló.

Ella sí tuvo contacto con los insurgentes, en especial con Miguel Hidalgo, y les dio un poco de dinero, pero no queda claro si fue porque quería la Independencia o para proteger sus propiedades, que es lo más probable”, advirtió.

Arrom también aclara  por qué la Güera Rodríguez fue expulsada de la capital mexicana. “Aquel exilio no tuvo nada que ver con el movimiento de Hidalgo, sino con una pelea entre criollos y  peninsulares”, dijo.

El hecho sucedió en 1809, cuando ella denunció al oidor Aguirre, quien había intentado envenenar al virrey, una denuncia alarmante que causó gran alboroto. “Así que hubo una investigación, la cual concluyó que la denuncia era falsa y que se debía a disgustos y odios personales. Entonces fue desterrada por dos meses a Querétaro, pero no tuvo que ver con la Independencia”.

Pero aquí empiezan los mitos, porque distintos autores del siglo XX modificaron la fecha de aquella intriga y la ubicaron en 1811, apuntó Arrom, y afirmaron que  su destierro era un castigo por apoyar a Hidalgo, lo cual no sucedió así.

La historiadora asevera que después de aquel episodio hay poca información, lo que propició que autores del siglo XX, como Artemio de Valle-Arizpe, quien escribió la biografía novelada La Güera Rodríguez (1949), inventaran  sus propios datos.

Sí sabemos que tuvo contacto con los insurgentes, por lo menos en dos ocasiones, y que les dio un poco de dinero, pero entonces Hidalgo aún no se pronunciaba por la Independencia, así que no sabemos qué creía”, apuntó.

Aunado a esto, hay una carta de 1811 en la que escribió a uno de los insurgentes que habían tomado sus haciendas en Tierra Adentro, Guanajuato, las cuales generaban su principal ingreso.

En dicha misiva, ella explica que no pudo reunir los mil pesos que le exigían, por lo que sólo mandaba la mitad y que trataría de conseguir el resto. “Y esto no me parece que sean palabras de un apoyo sincero”.

En otra carta, de 1812, la Güera Rodríguez habla de un pleito judicial que le interpuso un comerciante por una deuda, ante lo que ella explica que no ha pagado porque “los enemigos” tomaron sus haciendas.

Me parece interesante que ella no los refiera como insurgentes o rebeldes, sino como enemigos, y que en la misma carta explique que ha tratado de conseguir que el virrey le dé tropa para que los ataquen”, dijo.

¿Sí tuvo alguna relación con Iturbide? “Ella venía de una familia pudiente, su padre era regidor, vivía en la capital y conocía a todo mundo; entre esas personas estaba Iturbide, quien era amigo de la familia desde antes de la Independencia.

Tenemos cartas en las que él dice haber conversado con ella. Eran amigos, no hay duda, pero es falso que fuera su amante o que le diera la idea del Plan de Iguala. Yo no he podido documentar eso para nada”, abundó.

¿De dónde viene la idea? “Ambas afirmaciones vienen de un libro escrito, en 1822, por un enemigo de Iturbide, llamado Vicente Rocafuerte. El propio Lucas Alamán aseguró que el libro estaba lleno de mentiras y sólo intentaba excitar a los enemigos de Iturbide”.

¿Con qué idea se queda de la Güera Rodríguez? “Ella no rompió ni desafió las normas de su época. Sí estuvo metida en varios pleitos, aunque no empezó ninguno, como cuando su primer marido la acusó de adulterio con tres sacerdotes y le pidió el divorcio eclesiástico.

Él era muy celoso, violento, le pegaba y trató de matarla en un momento, pero ella supo defenderse, porque conocía sus derechos”, explicó.

Sin embargo, “el problema es que mucha gente ha creído los cuentos y los inventos de De Valle-Arizpe, los ha repetido, amplificado en novelas, películas, historietas, una ópera, obras de teatro y con cada generación ha aumentado su fama de insurgente.

Cada autor crea la heroína que le hubiera gustado conocer en su época y para De Valle-Arizpe fue una mujer seductora de la que todos los hombres se enamoraban, pero sólo es la mujer de una fantasía sexista que cada vez más se aleja de la mujer de carne y hueso”, concluyó.

Comentarios