Marjorie de Sousa habla de las escenas candentes con Eduardo Santamarina en “La desalmada”

Publimetro

La actriz venezolana interpreta a la villana “Julia Torreblanca” en el melodrama protagonizado por Livia Brito y José Ron.

La actriz Marjorie de Sousa se ha convertido en una de las villanas favoritas de las telenovelas. Su actual papel en la telenovela ”La desalmada” ha sido elogiado por el público ya que combina maldad pero también mucha sensualidad.

La venezolana habló sobre su personaje, “Julia Torreblanca”, el cual vive una aventura con el villano “Octavio Toscano”, interpretado por Eduardo Santamarina. Sus escenas apasionadas han dado de qué hablar en las redes sociales donde incluso se han convertido en tendencia.

Julia y Octavio son dos personas ambiciosas que traicionan a sus parejas, llevados por el recuerdo de un viejo romance. Torreblanca aspira además recuperar su estatus social por lo que se entrega a Octavio a cambio de le complazca en todas sus lujos y gustos. Esto pese a ser la mejor amiga de Leticia Lagos, interpretado por Marlene Favela.

Marjorie de Sousa ha derrochado sensualidad en sus escenas apasionadas, que sin embargo, aseguró no han sido nada fáciles. “Han resultado un poco incómodas de grabar”, dijo en reciente entrevista a People en Español. También destacó el cuidado y la ayuda de su compañero Santamarina como del equipo de producción.

Más adelante en la conversación con este medio, elogió a su compañero Eduardo Santamarina, con quien consideró existe mucha química. Estamos muy tranquilos, cómodos y eso ayuda a hacer esas escenas”, expresó a People en Español.

En uno los capítulos, Julia Torreblanca intenta seducir a Octavio. Para ello se apareció en su despacho con atrevido bikini en animal print. “Empezamos esto porque los dos quisimos, pero olvidate de que yo deje a mi mujer”, dijo convencido Octavio Toscano. Pero ella insistió: “Solo quería que supieras que después de estar con un hombre como tú, ni Germán ni ningún hombre me podrían hacer sentir así”.

Aunque ante las cámaras, ambos derrochan pasión, la actriz venezolana aseguró que las escenas de cama son muy incómodas. En medio de los besos y los abrazos, solo debe estar atenta a las indicaciones del director. “Estar pendiente de la iluminación, la cara no la voltees hasta acá y el cuerpo tienes que hacer esto”, dijo refiriéndose a la direcci´pn que debe seguir en el apuntador.

Los personajes de Marjorie de Sousa y Eduardo Santamarina pasan de la pasión al odio. En el capítulo 60, Octavio no dudó en amenazar a Julia en caso de que arruine sus planes contra Fernanda Linares (Livia Brito). El villano le reclama el supuesto embarazo de “Isabela” y le insiste en que se deben esperar los resultados de la prueba de ADN.

“Deja al tiempo lo que es del tiempo… por tu bien espero que sea cierto porque ni Rafael ni yo vamos a aceptar un engaño de ustedes”, le dijo tomandola del cuello y empujándola al sofá. Ella le jura que el hijo que espera Isabela es de Rafael (José Ron) pero en realidad Isabela está embarazada de Rigoberto, su amante en la hacienda.

“Julia” convence a Octavio de que lo mejor es apartar a Fernanda y Rafael con ese hijo que espera Isabela. “Lo que más gusto es que ahora nos unirá un nieto que lleva tu sangre y la mía”, le dice al villano antes de estamparle un beso apasionado. Los planes de Isabela dieron un nuevo giro luego de enterarse que está embarazada de verdad luego de intentar chantajear al médico.

Ella entre nervios se realiza el exámen médico pensando que se descubrirá el falso embarazo, pero el eco mostró al futuro bebé, que en realidad es fruto de su amorío con Rigoberto, el peón de la hacienda y uno de los mejores amigos de Rafael.

El dramático cada vez más emocionante también se transmite por la cadena estadounidense Univisión, donde ha acaparado el ránting. Eduardo Santamarina y parte del elenco celebró el logro de audiencia y agradecieron al público.

Comentarios