“Reportear en un país donde los grupos criminales gozan de impunidad es un desafío mayor”: Adela Navarro

Semanario Zeta Tijuana

“Reportear en un país donde los grupos criminales gozan de impunidad es un desafío mayor”: Adela Navarro

“43 periodistas, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Gobernación, han sido asesinados en los casi tres años de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. México llega, en este contexto, a ser de nueva cuenta uno de los países de mayor riesgo para el ejercicio del periodismo”, expresó Adela Navarro

 

“Los desafíos de la libertad de expresión, hoy” fue el título del Foro Internacional que se llevó a cabo, el miércoles 22 de septiembre, en el Paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara, en el que participaron periodistas como Héctor de Mauleón, Jorge Zepeda Patterson, Raymundo Riva Palacio, Ricardo Raphael y Adela Navarro Bello, codirectora de Semanario ZETA.

Organizado por la Universidad de Guadalajara y la Fundación Internacional para la Libertad, en coordinación con Canal 44, en el Foro Internacional “Los desafíos de la libertad de expresión, hoy” Adela Navarro expuso seis puntos fundamentales sobre la libertad de expresión en México, como punto de partida de la citada mesa de diálogo que moderó.

“En primer lugar, la censura y la autocensura, puede ser por presiones gubernamentales, puede ser por amenazas del narcotráfico y el crimen organizado, que es lo más común en este país en estos momentos. El crecimiento del crimen organizado, de los cárteles de las drogas y la ausencia de una investigación en los estados de la República ha llevado a muchos periodistas a ser amenazados por el crimen organizado, eso los lleva a cuestionarse si vale la pena hacer investigación en torno a estos temas o, definitivamente, a censurarse. También es muy notorio en administraciones anteriores, como en la presente, los convenios de publicidad gubernamentales que suelen ser considerados un premio o un castigo; un premio para aquellos medios que son acordes a la línea oficial del momento, y un castigo para quienes critican, opinan de manera contraria al gobierno central”, manifestó la codirectora de ZETA.

En el segundo desafío, Adela Navarro propuso ponderar la investigación y verificación de datos en un contexto avasallado por la inmediatez de las redes sociales:

“En segundo desafío yo podría la irrupción -ya no tan reciente- de los nuevas tecnologías, pero sí que ha desafiado a los medios, especialmente a los medios tradicionales, para encontrar esos nuevos canales, esos nuevos vínculos con sus lectores para regresarlos, para mantenerlos a través de otras plataformas, de otros productos informativos, insisto, particularmente para los medios tradicionales, pues ha resultado todo un desafío. Evitar la justa de la inmediatez en que se ha convertido la noticia, particularmente en redes sociales, cuando se debe ponderar la investigación y la verificación de datos, por encima de quién subió primero la información. Evitar con ello el seguimiento de las noticias falsas, pagadas normalmente por la clase política en redes sociales”.

“En tercer término la opacidad en una era de la transparencia –continuó su disertación Adela Navarro-. Gobiernos opacos que reservan información por motivos presuntamente de seguridad nacional, para ocultar a la sociedad desvíos, negligencias, abusos, contubernios. El centralismo de la información en el Gobierno de la República, que limita a los medios de los Estados la investigación y el alcance. El embate que desde el gobierno central se tiene contra los organismos autónomos y ciudadanos, ya no solamente a los que promueven la transparencia y el acceso a la información, también a aquellos que a través de la sociedad civil y de la autonomía defienden la transparencia, la legalidad y la democracia, como es el caso del INE”.

Asimismo, la ganadora del Premio Maria Moors Cabot 2021 lamentó la inseguridad en México para el ejercicio del periodismo, donde oficialmente más de 93 mil ejecuciones han sucedido en la primera mitad del sexenio del Presidente Andrés Manuel López Obrador:

“El cuarto desafío es la inseguridad. Reportear en un país donde los grupos criminales y los narcotraficantes gozan de impunidad es un desafío mayor. Contabilizar los más de 93 mil ejecutados en 3 años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, puede ser una tarea titánica que lleve al riesgo al reportero también, aun cuando se trate de cifras oficiales. La opacidad disfrazada de hermetismo en las instituciones procuradoras de justicia, en este caso las fiscalías, y las administradoras de la justicia, como lo es el Poder Judicial. En la misma inseguridad, las amenazas a periodistas contra reporteros por hacer público aquello que el gobierno pretende encubrir, como son los enfrentamientos, las masacres, las desapariciones, la narco guerra que todavía se vive en México”.

En el penúltimo desafío anotado por Navarro Bello está la impunidad en México, “uno de los países de mayor riesgo para el ejercicio del periodismo”:

“En quinto desafío pondría a la impunidad. 43 periodistas, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Gobernación, han sido asesinados en los casi tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. México llega, en este contexto, a ser de nueva cuenta uno de los países de mayor riesgo para el ejercicio del periodismo”.

Al final de su discurso, Adela Navarro se refirió a la campaña de linchamiento mediático emprendida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador contra periodistas y medios de comunicación críticos de su administración:

“El hostigamiento es el sexto y último punto en esta reflexión inicial, donde el linchamiento mediático promovido desde la presidencia de la República se ha convertido, por lo pronto, en un acto semanal; un ejercicio que originalmente estaba planteado para combatir las noticias falsas ha terminado en un ataque sistemático hacia articulistas de opinión contraria a la versión oficial, a medios críticos de las políticas públicas del gobierno central, a periodistas de investigación que, del lado del ciudadano, demuestran los yerros de un gobierno que se ve autoritario. Y, por último, la polarización social que esta situación ha incrementado, poniendo aún más en riesgo a los comunicadores y periodistas”.

 

 

 

Comentarios