Desastre en la deportiva de Chihuahua

Por: Manuel Narváez Narváez

Email. Narvaez.manuel.arturo@gmail.com

La ciudad deportiva de Chihuahua, un emblema de Chihuahua capital.

Este espacio de relajación que, lo mismo es usado por miles de personas que acuden a diario a ejercitarse, como de familias que disfrutan los fines de semana, y un sinfín de actividades con el propósito de mantener la mente sana en cuerpo sano.

Las obras que se llevan a cabo desde hace más de un año en la Deportiva, retrata de cuerpo entero el fracaso, la desorganización, la falta de seriedad y la opacidad con la que se condujo a lo largo de 5 años el gobierno de Javier Corral Jurado.

Los vetustos edificios como el estadio “olímpico”, el de béisbol, Manuel L. Almanza y el gimnasio Revilla, son testigos en pie de historias de más de 70 años de los chihuahuenses capitalinos.

En el recorrido del circuito de dos kilómetros donde vamos a trotar, correr, caminar o simplemente a pasear los “chihuahuitas”, se aprecian diversas obras y equipamiento que fueron incorporadas en diferentes administraciones estatales.

Las lámparas que iluminan la plancha adoquinada y la pista de arcilla, hoy de gravilla, resaltan unas verdes color olivo cuya lámpara, valga la redundancia, guarda un bonito diseño de épocas pasadas.

Muchas de ellas, quizá la mitad, están fuera de servicio, eso se nota a simple vista por los cables sueltos expuestos y por los vidrios quebrados que protegen al foco.

Adicionalmente, pero en menor número, hay otras lámparas cuyo tubo de más de dos metros está pintado de color naranja.  El diseño que parece de los años 80s, es un cono de vidrio blanco que aloja el foco.

Al parecer, estas lámparas “naranjas” iluminan el perímetro de la banqueta y la barda perimetral entre la avenida División del norte y avenida tecnológico.

La instalación de nuevas lámparas (gris claro) con tecnología led para iluminar todo el circuito adoquinado de dos kilómetros, desentona con las lámparas verdes y naranjas, primero porque no guardan una distancia lógica entre sí, y segundo, porque parece un mazacote de colores, tubos y diseños ubicados caprichosamente que ofenden el paisajismo.

Adicionalmente, el cambio de las planchas de cemento por adoquines nuevos, ubicadas entre los baños de las instalaciones deportivas que dan a la avenida tecnológico y frente a la entrada del estadio olímpico, contrastan con el chile con queso de los parches encementados a lo largo del circuito adoquinado.

El costo de esta inversión, según datos ofrecidos por la misma dependencia burocrática encargada de la ciudad deportiva, es de 60 millones de pesos.

Pese a las múltiples solicitudes de información para conocer a detalle el costo de la obra y el unitario de las lámparas, la información jamás fue proporcionada.

A 35 días que fenezca el corralato, es improbable que culminen las obras, mucho menos probable es que vayan a transparentar los costos de la misma.

Como la mayoría de las obras en este quinquenio, la de la ciudad Deportiva fue llevada a cabo a lo pendejo y bajo la sospecha de la corrupción.

Es cuanto.

P.D. Un tufo de traición apesta el ambiente político en el estado. Uno es el abandono a su suerte de Andrés Valles y el otro de extender por 4 años las extravagancias de Corral y cargarle a los chihuahuenses entre 40 y 100 millones de pesos para pagarle protección personalizada.

Comentarios