Prensa en alemán: los cubanos protestan por falta de alimentos y medicamentos

Dw actualidad

Los periódicos y semanarios de habla germana dedicaron diferentes artículos al estallido social iniciado el pasado 11 de julio en Cuba. Otro medio destacó las manifestaciones para el Día de la Independencia en Colombia.

Neues Deutschland: “La gente tiene hambre”

El periódico alemán de izquierda publicó un artículo dedicado al inusual estallido social en Cuba. El texto recoge los relatos de cubanos que cuentan que el ambiente se ha “tranquilizado”, que el acceso a internet estaba limitado y que la gente -con justa razón- se ha volcado a las calles por la falta de alimentos y medicamentos, el encarecimiento de la vida -agudizado por la pandemia- y para exigir cambios políticos profundos.

“No hay casi nada: ‘No hay frutas, ni verduras, ni siquiera bananas’, dijo René, un carpintero de 48 años de un suburbio de La Habana. ‘¿Cómo no va a haber protestas? La gente tiene hambre. Todo se ha encarecido’, añade. ‘¿Qué pasará después? Como siempre, todo sigue igual o empeora'”, dijo a Neues Deutschland.

Der Spiegel: los cubanos han “perdido el miedo”

El medio alemán Der Spiegel también difundió un texto relacionado con la crisis social cubana. En este, la activista opositora Carolina Barrero, quien está bajo arresto domiciliario por su cercanía al “Movimiento San Isidro”, asegura que los cubanos han “perdido el miedo” y califica las manifestaciones como “históricas”.

“El 11 de julio marca un punto de inflexión. La isla socialista, glorificada por los izquierdistas de todo el mundo como modelo para el Tercer Mundo, fue siempre también un Estado policial. El aparato represivo del Régimen es notorio. Por ello, las imágenes de jóvenes manifestantes subidos a autos de policía volcados tienen un enorme poder simbólico. El sistema ya no es inexpugnable”, se lee en Der Spiegel.

Frankfurter Allgemeine Zeitung: una “patria de vida y muerte”

El FAZ publica un comentario este viernes (23.07.2021) con respecto a la situación política y social que se vive en la isla caribeña. El autor describe cómo fue que el Régimen liderado por los Castro y su influencia ha ido en declive a través de los años.

“Cuando Fidel Castro murió hace cinco años, un régimen envejecido entró en una nueva fase administrativa de deterioro mediante la férrea constitución de su tenaz hermano Raúl Castro. Es posible que no muchos contemporáneos se dieran por enterados en aquel momento, porque con la desaparición de la única figura llamativa de la vida política del Estado insular, también habían desaparecido el patetismo y el carisma: Cuba se volvió aburrida, el exotismo del Che Guevara se evaporó.

Luego vino la pandemia. Y fue demasiado para el desmoronado andamiaje de este Estado. La falta de turismo acabó por poner de rodillas a la maltrecha economía, a la que no habían ayudado las tímidas privatizaciones tras la retirada de Fidel. Una tercera ola de la pandemia se extendió por el país, y el descontento y la frustración aumentaron. En tres años, el nuevo presidente, cuyo nombre apenas es conocido fuera de Cuba, no ha mostrado ningún indicio de aperturismo”.

Comentarios