NutriMami: Ansiedad y Nutrición

Por: Rocío Alejandra Castillo Cervantes

El confinamiento vivido por la pandemia hace más evidente una relación directa entre aparición de trastornos de ansiedad, del sueño y del estado de ánimo, como resultado de una dieta insuficiente o inadecuada; ya sea con un aumento en alimentos con bajo contenido de vitaminas y minerales; alto valor calórico, de preparación rápida y de fácil consumo.

Pero… ¿Qué es la ansiedad? Es una patología que tiene influencia en cómo y qué comemos; ya que es una señal que el cerebro le manda al cuerpo para ponerlo en alerta, ya que es una reacción natural. El problema surge cuando sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad de adaptación de una persona, es cuando se combina con situaciones de distinto estrés, experiencias desafiantes en la vida o preocupaciones excesivas el riesgo.

Para disminuir el grado de ansiedad, podemos hacer lo siguiente:

  • Ser más positivos. Cuando se tiene una actitud optimista, se genera serotonina y esto ayuda a sentirse tranquilo.
  • Analizar los factores con raciocinio.
  • Practicar técnicas de relajación, respiración consciente
  • Hacer deporte
  • Mejorar la autoestima
    • Las personas que sufren ansiedad tienden a comer a muchas más horas y sobretodo alimentos con alto contenido calórico, ya que la comida les funciona como una especie de ansiolítico, produciéndoles calma, desencadenando problemas nutricionales e incluso obesidad. Aproximadamente un treinta por ciento de personas con obesidad tienen trastornos en la percepción de su ingesta real de alimentos.

      La ansiedad también dificulta el sueño y dormir poco produce aumento de peso, es por ello importante estar consciente de la cantidad real de alimento que se ingiere. Si se siente que no tiene control de lo anterior, lo recomendable es seguir estos pasos como ayuda:

      1. Anotar la comida que se consume. Para controlar la cantidad y la calidad de lo que realmente se está comiendo, subrayando en rojo los alimentos con más calorías, incluyendo proteínas en el desayuno también para sentirse satisfecho durante más tiempo y la glucemia se mantendrá en niveles normales , de modo que se contará con más energía para comenzar el día.
      2. Evitar el descontrol, planificando cinco comidas al día con todos los grupos de alimentos presentes. Porciones más pequeñas de todos los grupos, te permiten llegar con menos apetito a la siguiente comida. Consumir alimentos de carbohidratos complejos, que aumentan el nivel de serotonina en el cerebro y actúa como tranquilizante, como granos integrales, avena, quinoa, beber mucha agua ya que la deshidratación leve produce cambios en el estado de ánimo, reducir o evitar el consumo de alcohol ya que a medida que el organismo lo procesa, produce irritabilidad y altera el sueño. Consumir pescados que son ricos en ácidos omega-3
      3. Realizar con conciencia las compras. Realizar una lista de faltantes, evita caer en tentación de productos calóricos, ya que si no los tienes en casa es más difícil que los consumas.
      4. Eliminar estimulantes como café, refresco, azúcar en exceso….sustituir por infusiones y sobretodo ser constante.
      5. Es recomendable de todas maneras siempre tener la asesoría de un nutriólogo y en caso de no desaparecer la ansiedad consultar un especialista en salud mental.
        1. Comentarios

Tags: