Paso a paso: así fue la brutal ejecución de Aranza Ramos, la activista que buscaba a su esposo en Sonora

Infobae

La mujer, de 28 años, vivía en uno de los estados con más personas desaparecidas, fosas comunes y cuerpos exhumados.

En diciembre comenzó a buscar a su esposo desaparecido. Siete meses después había sido asesinada. Aranza Ramos, activista del colectivo Madres y Guerreras Unidas de Sonora, de 28 años, estrillaba la tierra de Guaymas, Sonora, desde el pasado 7 de diciembre. En la noche de este jueves fue levantada dentro de su casa y posteriormente ejecutada.

A las 23:00 horas del 15 de julio, un automóvil paró frente al domicilio de Aranza, localizado en la comunidad de Ortiz, entraron a su vivienda y se la llevaron a la fuerza. Minutos después, su cuerpo sin vida fue ubicado en la entrada de la comunidad donde vivía.

La Fiscalía General de Justicia de Sonora informó que la principal línea de investigación está relacionada con su activismo en la búsqueda de su esposo. “Se hará justicia para Aranza: FGJE. Es de cobardes privar de la vida a una mujer sólo por buscar a su esposo desaparecido. El feminicidio ocurrido en Ortiz es un llamado a las autoridades federales, estatales y municipales a intensificar esfuerzos contra la impunidad”, escribió en Twitter.

(Foto:Twitter/ fgjsonora)(Foto:Twitter/ fgjsonora)

De los más de 61 mil desparecidos que cuenta México, uno era esposo de Aranza Ramos. Se lo llevaron en 2020, desde entonces las autoridades no le habían dado una pista útil.

“Familia y amigos, me pueden ayudar a compartir una vez más la imagen de Bryan, así como también les pido que lo mantengan en sus oraciones, se los agradezco con el corazón”, fue el último mensaje de Aranza antes de ser asesinada.

(Foto: Facebook)(Foto: Facebook)

Aranza llevaba siete meses buscando a su esposo, Bryan Omar Celaya, y con el colectivo Madres y Guerreras Unidas de Sonora salía a averiguar dónde estaba. Vivía en Guaymas, Sonora, uno de los municipio con más personas desaparecidas, fosas comunes y cuerpos exhumados. La ciudad, de 113 mil habitantes, ha sufrido en los últimos meses una ola de desapariciones.

La víctima dejó en la orfandad a un niña de un año con siete meses de edad.

De acuerdo con el Observatorio Sonora por la Seguridad en promedio al día
desaparecen cuatro personas y 5.7 son asesinadas. “Aranza Ramos tenía 28 años. En su corta vida le toco ser: esposa de una persona desaparecida, madre que tenía que explicar a su hijo porque no estaba su padre, buscadora de tesoros en el desierto de Sonora, y ahora víctima de asesinato. Lo que este país le hace a las mujeres”, escribió en Twitter la politóloga, Camila Ruiz Segovia.

La lucha de Ramos se ha vivido también en otros lugares del país. El año pasado, la alcaldesa del municipio de Gaymas, Sara Valle Dessens, entregó palas y cubetas al colectivo Guerreras Buscadoras. La medida fue criticada por algunos activistas.

México busca más de 60 mil personas. La mayoría comenzó a desaparecer desde 2006, cuando el presidente Felipe Calderón sacó al Ejército a la calle para combatir a los cárteles. La violencia sigue tras la llegada de Andrés Manuel López Obrador, en 2018, quien prometió cambiar de estrategia frente al narco.

Comentarios