Opacidad en la compra de medicinas, marca de la 4T

24 HORAS

Carecen de información procesos de adquisición de medicinas, de acuerdo con una revisión en la plataforma Compranet.

Las instituciones de Salud del Gobierno federal mantienen en opacidad los procesos de compras de medicamentos iniciados en lo que va de 2021.

De acuerdo con una revisión de 24 HORAS en la plataforma Compranet, los avisos de adquisición se publican, pero ya no es posible darle seguimiento debido a que no se suben los detalles, principalmente, de adjudicaciones directas, como resumen del contrato que debería incluir nombre de empresa y monto pagado, así como la investigación de mercado y orden de compra.

Tanto para compras directas como concursadas, la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público obliga a las dependencias, según su artículo 37, a transparentar el proceso y el “fallo se difundirá a través de Compranet el mismo día en que se emita”.

En algunos casos se cumple con lo señalado en la legislación, pero en los procesos revisados por este diario para adquirir medicamentos, no existe más información que los avisos.

Entre enero y lo que va de julio, en la plataforma del Gobierno federal para contrataciones se han difundido unos cinco mil 600 sobre medicinas y en al menos 150 casos no fue posible obtener la información.

Entre los ejemplos, destaca que el ISSSTE publicó, el pasado 5 de enero, la adjudicación directa de compra de medicamentos oncológicos foliada con 2248376 y, hasta la fecha, sigue sin subirse la información del contrato.

A su vez, el 2 de febrero, cuando existía una alta demanda de oxígeno para los pacientes infectados de Covid-19, el ISSSTE licitó el servicio, con entrega a domicilio bajo el número 2215353, del cual se desconocen los detalles.

Esa misma institución médica mantiene en opacidad la compra de vacunas para la delegación de Jalisco.

Por su parte, el Hospital General de México, desde febrero pasado, no ha publicado ningún dato de la licitación internacional AA-012NBB002-E23-2021, para el suministro de medicamentos y analgésicos durante 2021.

En marzo pasado, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) subió el aviso de contratación de medicamentos contra Covid, con al menos 38 partidas, cuya compra permanecía hasta ayer, sin datos.

El Instituto Nacional de Cancerología (Incan) realizó una adjudicación directa para fármacos especializados en tratamientos oncológicos, bajo el folio 2241811, la cual lleva más de tres meses sin información.

Los padres de niños con cáncer han protestado en diversas ocasiones este año contra el desabasto de medicinas. A la fecha, no existe un reporte oficial de cuántos productos para tratar esa enfermedad en infantes se han comprado y si cubren la demanda anual.

Sin embargo, en el tema de abasto existe otro contratiempo, debido a que hace casi un año, el pasado 31 de julio, el Gobierno federal firmó un contrato con la a Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) para la compra consolidada de medicamentos, pero, al último corte, sólo se ha entregado 5% de lo pactado para este año.

SIN RENDICIÓN DE CUENTAS EN INSABI

Respecto a las compras opacas, el 28 de mayo, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) publicó su aviso para la contratación consolidada de medicamentos oncológicos; es decir, para todas las instituciones médicas federales; sin embargo, el expediente 2277426 carece de información, por lo que no existe rendición de cuentas en medio de las exigencias de ciudadanos para dotar de esos fármacos especializados.

Hace unos meses, durante un foro sobre contrataciones públicas en la Cámara de Diputados, León David Pérez, en ese entonces vicepresidente de Innovación y Tecnologías Emergentes en Internet MX, destacó “las deficiencias del sistema Compranet, porque no se registran en tiempo y forma las adquisiciones, las adjudicaciones se publican años después y se hacen cambios de montos de compras sin ninguna razón ni justificación”.

Respecto a las sanciones por no transparentar las contrataciones en la plataforma, la ley no las especifica y en otros casos, por ejemplo, en la Secretaría de Educación Pública, donde en 2017 se alteraron documentos, los funcionarios responsables sólo fueron castigados con amonestaciones públicas.

Comentarios