“¡No me toques maricón, no me toques!”, se agarran a golpes en Embajada de Cuba en México

24 HORAS

Los manifestantes empezaron a quejarse de que la embajada de Cuba había “subido a todo volumen” el sonido de la música cuando daban una conferencia de prensa.

Una manifestación afuera de la embajada de Cuba en México, en donde participaron algunos panistas como Mariana Gómez del Campo, terminó en golpes.

La concentración tenía el objetivo de solidarizarse con el pueblo cubano que ha salido a las calles a protestar contra el gobierno de aquel país por la reciente crisis económica y sanitaria.

“Hoy acudimos a la Embajada de Cuba a demostrar la solidaridad REAL hacia ese pueblo hermano que ha decidido salir a las calles pidiendo acceso a alimentos, medicinas, vacunas, libertad y democracia”, escribió a medio día Gómez del Campo en Twitter.

Todo parecía ir en calma, sin embargo, los manifestantes empezaron a quejarse de que la embajada había “subido a todo volumen” el sonido de la música cuando daban una conferencia de prensa.

La movilización fue impulsada por la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, las Juventudes de la Organización Demócrata Cristiana de América y la Organización Demócrata Cristiana de América, entre otras similares.

Sin embargo, René Bolio, presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos (CMDH), también dio de que hablar cuando se dirigió de manera despectiva a un presunto guardia de la embajada de Cuba que cuando intentaba retirarlo del lugar.

“¡No me toques maricón, no me toques! Está muerto el maricón”, dijo René Bolio durante el altercado a las afueras de la embajada de Cuba.

Hecho que incluso fue retomado y proyectado en la conferencia mañanera del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ante los representantes de los medios de comunicación.

Según los denunciantes, cuando la conferencia de prensa finalizó, algunos elementos de seguridad y gente que se encontraba dentro de la embajada respondieron a sus cuestionamientos y salieron, lo que provocó una pelea al exterior.

Policías capitalinos que se encontraban en el lugar tuvieron que entrar al quite e instaron a los trabajadores de la embajada a acceder nuevamente a ella para evitar más violencia.

 

Comentarios