¿Cuándo superará China la economía de los Estados Unidos? Tal vez nunca

Infobae

Por: Eric Zhu y Tom Orlik

El Partido Comunista quiere que el planeta vea el continuo ascenso del régimen chino como algo inevitable. En realidad, es todo lo contrario.

¿Cuándo superará China a Estados Unidos para convertirse en la mayor economía del mundo?

Pocas preguntas son más importantes, ya sea para los ejecutivos que se preguntan de dónde vendrán los beneficios a largo plazo, los inversores que sopesan el estatus del dólar como moneda de reserva mundial o los generales que elaboran estrategias sobre los puntos de conflicto geopolítico.

En Beijing, donde acaban de celebrar el centenario del Partido Comunista Chino (PCC), los dirigentes hacen todo lo posible por presentar el cambio de mando como algo inminente e inevitable. “La nación china”, dijo el presidente Xi Jinping la semana pasada, “está marchando hacia un gran rejuvenecimiento a un ritmo imparable”.

Al principio de la crisis de COVID-19, cuando China consiguió controlar las infecciones y mantener el crecimiento incluso mientras Estados Unidos sufría cientos de miles de muertes y una crujiente recesión, muchos se inclinaron por estar de acuerdo. Más recientemente, la inesperada y rápida recuperación de Estados Unidos ha puesto de manifiesto la incertidumbre que sigue existiendo sobre el momento de la transición, e incluso sobre si se producirá.

Si Xi cumple con las reformas que impulsan el crecimiento, y su homólogo estadounidense, el presidente Joe Biden, no es capaz de impulsar sus propuestas para renovar las infraestructuras y ampliar la mano de obra, las previsiones de Bloomberg Economics sugieren que China podría ocupar el primer puesto -que ha ocupado Estados Unidos durante más de un siglo- tan pronto como en 2031.

Ilustración de billetes de 100 yuanes, Beijiing, China (Reuters)Ilustración de billetes de 100 yuanes, Beijiing, China (Reuters)

Pero ese resultado está lejos de estar garantizado. La agenda de reformas de China ya está languideciendo, los aranceles y otras restricciones comerciales están interrumpiendo el acceso a los mercados globales y a las tecnologías avanzadas, y los estímulos por COVID-19 han elevado la deuda a niveles récord.

El escenario de pesadilla para Xi es que China pueda seguir la misma trayectoria que Japón, también considerado como un potencial aspirante a Estados Unidos antes de que se estrellara hace tres décadas. Una combinación de fracaso de las reformas, aislamiento internacional y crisis financiera podría detener a China antes de que llegue a la cima.

Otra posibilidad -para los escépticos- es que si los datos oficiales del PIB de China son exagerados, la diferencia entre la mayor y la segunda economía del mundo puede ser mayor de lo que parece, y cerrarse a un ritmo más lento.

A lo largo de este informe, nos referimos al nivel del PIB en dólares nominales, considerado generalmente como la mejor medida de la fortaleza económica. En la medida alternativa de la paridad del poder adquisitivo, que tiene en cuenta las diferencias en el coste de la vida y se utiliza a menudo para medir la calidad de vida, China ya ha conseguido el primer puesto.

A largo plazo, tres factores determinan la tasa de crecimiento de una economía. El primero es el tamaño de la mano de obra. El segundo es el stock de capital, desde las fábricas hasta las infraestructuras de transporte y las redes de comunicación. Por último, la productividad, es decir, la eficacia con la que se pueden combinar los dos primeros factores.

En cada una de estas áreas, China se enfrenta a un futuro incierto.

Empiece por la mano de obra. Las matemáticas son sencillas: más trabajadores significa más crecimiento, y menos trabajadores significa menos. Aquí radica el primer reto de China. La baja fecundidad -herencia de la política del hijo único- significa que la población china en edad de trabajar ya ha alcanzado su máximo. Si la fecundidad se mantiene baja, se prevé que se reduzca en más de 260 millones en las próximas tres décadas, lo que supone un descenso del 28%.

Consciente de los riesgos, China ha cambiado de rumbo. Los controles de la fertilidad se han relajado. En 2016, el límite se elevó a dos hijos. Este año, el gobierno anunció que se permitían tres. Mientras tanto, los planes para aumentar la edad de jubilación podrían mantener a los trabajadores mayores en sus puestos de trabajo durante más tiempo.

Granjeros trabajan en agricultura en el condado de Handan, provincia de Hebei (Reuters)Granjeros trabajan en agricultura en el condado de Handan, provincia de Hebei (Reuters)

Incluso si las reformas tienen éxito, será difícil para China compensar el impacto del arrastre demográfico. Y puede que no lo consigan. Las normas no son lo único que impide a las familias tener más hijos: también está el alto coste de cosas como la vivienda y la educación. “La razón por la que no me he comprado tres Rolls Royce no es porque el gobierno no me deje”, escribió un internauta en respuesta a la noticia de los tres hijos.

Las perspectivas de gasto de capital no son tan sombríasnadie espera que se reduzca el número de ferrocarriles, robots de fábrica o torres 5G. Pero después de años de crecimiento vertiginoso de la inversión, hay muchos indicios de que ahora se obtienen rendimientos decrecientes. El exceso de capacidad en la industria, las ciudades fantasma de edificios vacíos y las autopistas de seis carriles que se adentran en tierras agrícolas poco pobladas ilustran el problema.

Con la fuerza de trabajo a punto de reducirse y el gasto de capital ya sobredimensionado, la productividad es la clave del crecimiento futuro de China. La mayoría de los economistas occidentales consideran que para impulsarla es necesario adoptar medidas como la abolición del chirriante sistema hukou (que ata a los trabajadores a su lugar de nacimiento), la equiparación de las condiciones entre los gigantes estatales y los ágiles empresarios, y la reducción de las barreras a la participación extranjera en la economía y el sistema financiero.

Los planificadores industriales de Beijing tienen su propio proyecto, y China cuenta con un largo historial de reformas exitosas que favorecen el crecimiento. Dado que China sólo es un 50% más eficiente que Estados Unidos en cuanto a la combinación de mano de obra y capital, todavía hay mucho margen de mejora.

Para 2050, Bloomberg Economics prevé que la productividad de China habrá alcanzado el 70% del nivel de Estados Unidos, lo que la sitúa en el rango típico de los países con un nivel de desarrollo comparable.

¿Será China capaz de cumplir la promesa de impulsar el crecimiento no con más trabajadores e inversiones interminables, sino con trabajadores más inteligentes y tecnología más avanzada? Por desgracia para Beijing -y en contraste con las elaboradas celebraciones del centenario del Partido Comunista-, no todos los factores determinantes del crecimiento futuro están bajo su control.

Los lazos globales están empezando a resquebrajarse. Una reciente encuesta de Pew reveló que el 76% de los estadounidenses tenía una opinión desfavorable de China, un récord. No son los únicos. El juego de culpas sobre los orígenes de COVID-19, la creciente preocupación por los derechos humanos en Xinjiang y la draconiana Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong han contribuido a oscurecer la visión global del ascenso de China.

Si los lazos con Estados Unidos y sus aliados siguen resquebrajándose, el flujo transfronterizo de ideas e innovaciones que tanto ha contribuido a acelerar el ascenso de China empezará a agotarse. Beijing ya está viendo lo que podría ocurrir. Europa está dando marcha atrás en un importante acuerdo de inversión, y la India está cerrando la puerta a la tecnología china.

Los fabricantes chinos de vehículos experimentaron una fuerte caída de ventas en junio (EFE)Los fabricantes chinos de vehículos experimentaron una fuerte caída de ventas en junio (EFE)

Un elaborado ejercicio realizado por economistas del Fondo Monetario Internacional reveló que en un escenario extremo, con China y Estados Unidos dividiendo el mundo en esferas de influencia separadas, el PIB de China en 2030 podría sufrir un golpe del 8%, en relación con un caso base en el que los vínculos se mantienen estables.

Una combinación de estancamiento de las reformas internas y de aislamiento internacional podría poner en juego otro escenario extremo: la crisis financiera.

Desde 2008, la relación entre el crédito y el PIB de China se ha disparado del 140% al 290%, y el estímulo por COVID-19 ha contribuido a la última subida. En otros países, un aumento tan rápido del endeudamiento ha anunciado problemas.

Basándose en el estudio de Carmen Reinhart Kenneth Rogoff sobre las crisis financieras, Bloomberg Economics estima que un colapso al estilo de Lehman podría empujar a China a una profunda recesión seguida de una década perdida de crecimiento cercano a cero.

También hay dudas generalizadas sobre la fiabilidad de las cifras oficiales de crecimiento de China. Los propios dirigentes del país han reconocido el problema. Los datos del PIB están “hechos por el hombre”, dijo el actual primer ministro Li Keqiang cuando era jefe de la provincia de Liaoning. Para obtener una lectura más fiable, prefería mirar las cifras de cosas como la producción de electricidad, el transporte ferroviario y los préstamos bancarios.

Público cenando en un restaurante en Sanya, provincia de Hainan, China (Reuters)Público cenando en un restaurante en Sanya, provincia de Hainan, China (Reuters)

Un estudio realizado por economistas de la Universidad China de Hong Kong y de la Universidad de Chicago sugiere que, entre 2010 y 2016, el “verdadero” crecimiento del PIB de China se situó en torno a 1,8 puntos porcentuales por debajo de lo que sugerían los datos oficiales. Si China ya está en una senda de crecimiento más lento, superar a Estados Unidos se hace más difícil.

No bajo la mirada de Biden

Eso no va a ocurrir durante mi mandato”, dijo Biden cuando se le preguntó por la ambición de China de ocupar el primer puesto mundial. “Porque Estados Unidos va a seguir creciendo”.

Para Estados Unidos, al igual que para Chinael camino hacia un crecimiento más rápido pasa por la ampliación de la mano de obra, la mejora del capital social y la innovación tecnológica. Los planes de Biden en materia de infraestructuras y de familia representan un desembolso inicial de un billón de dólares para hacer precisamente eso. Al acelerar el crecimiento de Estados Unidos, podrían retrasar el ascenso de China.

Uniendo todos estos hilos, Bloomberg Economics ha construido escenarios para el resultado de la carrera económica entre Estados Unidos y China.

Si todo va bien para China -desde las reformas internas hasta las relaciones internacionales-, podría empezar la próxima década codo con codo con EE.UU., y luego acelerar en la distancia.

A Xi le interesa que el mundo vea ese camino como inevitable. Si los líderes políticos, los empresarios y los gestores de inversiones están convencidos de que China está preparada para la preeminencia, tienen un fuerte incentivo para subirse al carro, convirtiendo la profecía de éxito de Beijing en un autocumplimiento.

Xi tiene la lógica del desarrollo de su lado. Los 1.400 millones de habitantes de China son cuatro veces mayores que los de Estados Unidos. El PIB per cápita es actualmente inferior al 20% del nivel de Estados Unidos. El éxito del desarrollo de China en el pasado, así como el de sus vecinos asiáticos, Japón y Corea del Sur, sugieren que no debería ser una tarea demasiado difícil.

Pero, como demuestra la accidentada historia de los últimos cien años de China, el desarrollo no está predestinadoEn el centenario, la atención se centra – comprensiblemente – en los éxitos de los últimos cuarenta años. En las primeras décadas, el historial del Partido en materia de crecimiento fue, como mínimo, mucho menos impresionante. Ahora que Xi se desprende de la limitación de mandatos y se prepara para un tercer mandato como presidente, algunos temen que vuelvan a producirse las disfunciones en el liderazgo que arruinaron el anterior periodo de gobierno comunista.

Si las dudas empiezan a aparecer, otro camino es posible. El estancamiento de las reformas, el deshilachamiento de los vínculos mundiales, la reducción de la mano de obra y la crisis financiera podrían mantener a China indefinidamente en el segundo puesto.

(C) Bloomberg.-

Comentarios