Jorge Ramos cuestiona a AMLO por las víctimas de la COVID y de la violencia

Por Redacción/SinEmbargo

Nunca antes un Presidente mexicano había abierto los micrófonos de una conferencia de prensa a un periodista para cuestionamientos directos. Jorge Ramos ya había protagonizado un enfrentamiento similar con Andrés Manuel López Obrador, en enero de 2020.

Ciudad de México, 5 de julio (SinEmbargo).– Andrés Manuel López Obrador y Jorge Ramos se enfrascaron esta mañana en una discusión sobre las cifras de los muertos de la violencia y de la COVID-19. El Presidente dijo al presentador de Univisión y articulista de Reforma que él tiene otros datos, y consideró que su planteamiento era para cuestionar a su Gobierno. El comunicador le dijo que ese es justamente el papel de un periodista.

Se trató de un intercambio ríspido e inédito. Nunca antes un Presidente mexicano había abierto los micrófonos de una conferencia de prensa a un periodista para cuestionamientos directos. Ramos ya había protagonizado un enfrentamiento similar con López Obrador y, a pesar de ello, esta mañana se le ofreció el micrófono. Ramos cuestiona los resultados de la estrategia de seguridad para contener la pandemia.

–Yo estuve aquí, en la mañanera de 2020, para preguntarle sobre la terrible ola de violencia en este país, y usted me dijo lo siguiente: “Este año va a haber resultados”. Después de un año hay resultados, pero muy negativos. Su Gobierno está camino a convertirse en el más violentos en la historia de México: más de 86 mil muertos desde que usted tomó posesión. Si sigue así, va a haber más muertos que con Peña Nieto y Calderón. Los feminicidios, usted lo sabe, siguen en aumento. Y fuera de la burbuja de Palacio Nacional, no hay paz ni tranquilidad, señor Presidente. Le están matando caso 100 mexicanos por día, en Aguililla, en Zacatecas, en Reynosa. Usted no cumplió su promesa de no militarizar a la Guardia Nacional, y ya lleva casi la mitad de su Gobierno y sigue culpando a otros presidentes por lo que usted no ha podido hacer. Así que mi pregunta es si usted cree que su estrategia de “abrazos y no balazos” ha sido un fracaso, y si va a pedir ayuda.

–Pues fíjate que yo no coincido contigo, y fíjate que eso es lo bueno de la democracia, que no todos pensemos igual, con respeto y con diálogo. Mira, hemos avanzado, ahora sí que yo tengo otros datos, y no es una burbuja, porque no me gusta el autoengaño, eso corresponde a los demagogos y a los hipócritas –respondió el Presidente–. Nosotros tenemos dificultad para reducir, como quisiéramos, el delito de homicidio, pero, y esto es importante, hemos logrado contener el crecimiento que se traía en homicidios, incluso hay una disminución, desde que llegamos, si quieres marginal, del 3 por ciento.

–Pero es que lo ha mantenido hasta arriba. Es una de las peores cifras que ha habido –interrumpió Ramos.

–Ahora lo vemos. Esto es homicidio –mostró el Presidente mexicano un gráfico.

1940… Un año para recordar

–Pero si se fija, lo ha estabilizado hasta arriba…

–Este punto es el más alto, esto es Peña. Ahí lo agarramos. La tendencia era esta, mira –insistió López Obrador.

–Lo que no puede decir es que tiene 100 muertos diarios y eso es un éxito.

–Claro que no es un asunto fácil, ya lo expliqué, que es un fruto prohibido que heredamos. No es que le esté echando la culpa sin razón a los anteriores presidentes, pero tú sabes bien, además es de domino público, de que el manejo de la seguridad estaba prácticamente a cargo de la delincuencia, y eso viene de tiempo atrás.

–Lo que pasa es que lo que usted presenta como un éxito, no lo es. Le doy un dato más fácil: en diciembre de 2018, su primer mes, tuvo 2 mil 892 homicidios dolosos, y en mayo de 2021, el mes que acaba de pasar, tuvo 2 mil 963, no hay cambio.

–No coincidimos con eso, Jorge.

–Es que hay matanzas, 3 mil al mes…

–Sí, pero no igual. Ya no hay masacres en el país.

–Es que están los números. Y lo de Zacatecas, y lo de Aguililla, y lo de Reynosa…

–Eso es un enfrentamiento entre bandas, pero no es el Estado, que antes era el principal volador de Derechos Humanos –dijo el Presidente.

Jorge Ramos siguió:

–Mi argumento es que a usted lo eligen para resolver uno de los problemas del país, uno de los principales de la violencia y esa es ya su responsabilidad y no hay resultados.

–Cómo no. Sí hay. Respeto tu punto de vista pero no lo comparto.

–Son cifras de su propio Gobierno.

–Yo creo que te dieron mal las cifras. Yo tengo otros datos.

–Es que no me puede hablar de otros datos, porque salieron del Secretariado Ejecutivo.

–Acabo de informar el día primero, en el Informe que damos, que ha habido una disminución mínima, en el caso de homicidios, de 3 por ciento –dijo López Obrador–. Pero en el caso de robo de vehículo, que es un delito que se denuncia, tenemos una disminución del 40 por ciento. En secuestro, 40 por ciento menos, en robo en general, 26 por ciento menos.

–Me dices feminicidio, ¿sabes cuándo empezó a tipificarse como feminicidio el homicidio de las mujeres? Cuando iniciamos el Gobierno.

–Hubo cifras antes –dijo Ramos.

–Antes, sí, muy pocas, no se registraban.ahora hay más denuncia. Y, además, estamos reconociendo que ha habido incremento, pero debe tomarse en cuenta de que no ese consideraban feminicidios los asesinatos de mujeres en gobiernos anteriores. Vamos a seguir trabajando para garantizar la paz, la tranquilidad. No tenemos duda, Jorge…

–Por eso le hablo de la burbuja –insistió Ramos–. Porque sale de Palacio Nacional y no hay paz y tranquilidad.

–Acabo de dar un dato. Te voy a dar no uno, dos. De 160 mil casillas, sólo no se pudieron instalar 30, en este país hay gobernabilidad.

– ¿Y cuántos candidatos le mataron?

–Sí, lamentablemente, peor en todos los casos,e n la mayoría de los casos, se ha castigado a los responsables.

–La impunidad en este país es de más del 90 por ciento.

–No. En lo que corresponde a nosotros es cero impunidad. Ya no hay privilegios.

–Me refiero a los asesinatos –puntualizó Ramos.

–Me gustaría que conocieras las cifras, por ejemplo, de los que perdieron la vida en la campaña, en la mayoría de los casos se detuvo a los responsables, no quedaron impunes esos crímenes, ya que estamos en esa, te digo, fue muy lamentable, triste, lo que pasó en Bavispe, que asesinaron a tres mujeres y niños, tú al final de tu pregunta hablaste de que no acepto apoyo, colaboración. Me habló entonces el Presidente Trump, para decirme que nos garantizaban apoyo y se lo reconocí y creo que lo hizo de buena fe, es decir, no era un afán intervencionista, sino decir, a ver, ayudamos. Le dije: no, nosotros vamos a resolver el problema y a aclararlo. Tenemos 20 detenidos, 20, y hace 10 días, se detuvo al jefe de todos ellos. Entonces, hay una gran diferencia de ahora a antes, antes se cometían delitos y no había castigo, había impunidad, ahora es distinto, no es un asunto sencillo, pero vamos avanzando.

–Es ahí donde yo dudo, y déjeme pasar a otro tema, porque es otro de sus retos también. Hoy quería hablarle de sus muertos, no sólo de la violencia sino también de la pandemia. Quería preguntarle si usted asume la responsabilidad por el mal manejo de la pandemia. México es el cuarto país del mundo con más muertos por la pandemia, a pesar de ser el décimo de la población. Ustedes están hablando de 229 mil muertos, cuando las muertes asociadas son más de 350 mil, según la misma página, no entiendo por qué las dos más cifras.

–Lamento mucho que un periodista como tú esté desinformado. Te voy a dar ahora la información. Desgraciadamente, en estos temas no es recomendable al comparación por cuestiones humanitarias. Primer lugar es Perú, estos son los casos confirmados, Hungría, de América Latina, me duele, porque son hermanos nuestros, pero tu pregunta amerita una respuesta así: México ocupa el sexto lugar, es Perú el primero, Brasil, el segundo, tercero, colonia, cuarto, Argentina, quinto, Paraguay, sexto, México. Hace apenas 15 días, Estados Unidos dejó de estar arriba, con más fallecimiento con millón que México.

–Hay países que tienen mayor población y menos muertes por COVID. ¿Usted me quiere decir que se manejó bien la pandemia? Usted no quiso usar una máscara, un cubrebocas hasta el 7 de junio.

–Yo tengo una convicción y gente que me ayuda, yo no quisiera miles de muertos, no quisiera que muera un ser humano.

–Usted esta diciendo que vamos bien, pero hay un elevado número de muertos.

–No lo comparto y siento que hay un sesgo para cuestionar nuestro Gobierno.

Comentarios