Las exenciones y la tasa cero del Impuesto al Valor Agregado (IVA), dos de los gastos fiscales que registra año con año el erario público, benefician más a los contribuyentes que se ubican en los últimos deciles, es decir, aquellos con mayores ingresos, de acuerdo con lo mostrado en el documento de “Renuncias Recaudatorias 2021”.

“En México, por cada 100 pesos destinados a mantener la tasa cero en ciertos bienes y servicios, 10% más pobre de la población recibe menos de cinco pesos, mientras que 10% con mayores ingresos recibe más de 20 pesos”, explicó un reporte del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP)

Si bien en el documento que elabora la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sobre las renuncias recaudatorias se indica que éstas tienen un beneficio para los contribuyentes de todos los deciles a través de transferencias, también muestra que son los últimos deciles los que concentran la mayor parte de dichas transferencias.

La aplicación de la tasa cero y las exenciones en el IVA representan una transferencia tributaria para todos los hogares, con independencia de su nivel de ingresos, ya que se otorga en forma generalizada”, se lee en el documento.

Por ejemplo, en el caso de las exenciones, Hacienda detalla que la transferencia tributaria que se refiere a los servicios de enseñanza se concentra en el decil X, con 30.7%, mientras que el decil I apenas representa 1.7 por ciento.

Caso similar es con las exenciones a la vivienda y a los servicios médicos. En el primer caso, el último decil representa 38.3% de las transferencias, mientras que el decil I apenas en 1.4%, mientras que en los servicios médicos los contribuyentes más ricos tienen 36.6% contra 1.4% de aquellos con menores recursos.

Respecto a la tasa cero del IVA a alimentos, uno de los temas que genera mucha discusión sobre si debe o no seguir aplicándose, Hacienda detalló que los causantes que se encuentran en el último decil concentran 14.1% de las transferencias, mientras que en el decil I es 3.8 por ciento.

“Los hogares del primer decil de ingresos son los que reciben una menor proporción de la transferencia que la renuncia recaudatoria implica, mientras que los del decil más alto concentran la mayor parte de la transferencia. Ello obedece a que los hogares más ricos concentran la mayor parte del gasto en alimentos”, señaló la SHCP.

En tanto, en la tasa cero del IVA en medicinas, el decil X tiene una transferencia que representa 27.7%, mientras que en el primer decil es de 3.1 por ciento.

Brecha ha disminuido

Si bien la brecha de ingresos entre los hogares de ingresos más altos y menores ingresos es menor pero persiste. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2018, que se realiza cada dos años por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, los hogares más ricos ganan 18.2 veces más que los más pobres.

Los datos muestran que, de manera trimestral, el ingreso corriente de un hogar del decil I en México es de 9,113 pesos, es decir, ganan alrededor de 3,037 pesos al mes, mientras que los hogares del último decil tienen un ingreso promedio trimestral de 166,750 pesos, lo que representan 55,583 pesos al mes.

La brecha entre estos deciles es menor a la que se registró en la ENIGH 2016, cuando el primer decil tuvo ingresos por 9,084 pesos y el décimo de 187,829 pesos, es decir 21 veces más.

La misma encuesta señaló que, del lado del gasto, las familias mexicanas destinan 35% de éste a los alimentos y bebidas.

Controversia

Los gastos fiscales y, en general, el sistema fiscal, muestra cada vez más la desigualdad que existe en el país, por lo cual varios expertos han pedido una reforma fiscal integral que haga una revisión a los gastos fiscales, como pueden ser las exenciones y tasa cero del IVA; no obstante, esto también ha generado controversia.

“Vamos a tener que ir a una revisión mayor al sistema fiscal y ésta va a tener que pasar para ver cómo incrementar los ingresos, no hay de otra. Puede ser que llegue el momento en que nos veamos obligados a gravar alimentos, pero esto debe ser uno de los últimos recursos”, indicó Héctor Villarreal, director general del CIEP.

Lo anterior, explicó, se debe a que está comprobado que eliminar la tasa cero, aunque beneficia más a los de mayores ingresos, afectaría más a los deciles más bajos, pues destinan una mayor cantidad de su ingreso a alimentos.

“Todo el mundo te dice que se puede encontrar un sistema de compensación, pero no es tan fácil porque ni es tanto lo que se recauda por IVA y, si además te gastas eso en un esquema de compensación, lo que te puede quedar al final es muy poquito”, señaló.

¿Qué exenciones y tasas reducidas tiene el IVA?

Las exenciones que se aplican en el IVA son a servicios de enseñanza, vivienda, servicios profesionales de medicina, espectáculos públicos, así como servicio de transporte público terrestre de personas que se preste exclusivamente en áreas urbanas, suburbanas o en zonas metropolitanas, mientras que la tasa cero se aplica en alimentos, medicinas, servicios o suministro de agua potable para uso doméstico, otros productos, así como libros, periódicos y revistas.

ana.martinez@eleconomista.mx