Esto es lo que le sucede a tu cuerpo con el calor extremo

CNN

Por Christina Maxouris

La ola de calor sin precedentes que está achicharrando partes de Norteamérica aún no para.

Más de 50 millones de personas están bajo alertas de calor el miércoles en todo el oeste y noreste de EE.UU., mientras que las altas temperaturas también continúan horneando partes del oeste de Canadá.

Lytton, Columbia Británica, alcanzó los 49,4 grados Celsius el martes, estableciendo el récord de calor canadiense por tercer día consecutivo. Spokane, estado de Washington, registró su día más caluroso el martes, a 42,7 grados. En el otro lado de la costa, Boston, Massachusetts empató y Hartford, Connecticut, rompió su récord diario, superando los 37 grados.

El calor sofocante es peligroso: entre 2004 y 2018, un promedio de más de 700 estadounidenses murieron por causas relacionadas con el calor cada año, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) aproximadamente el 90% de esas muertes ocurrieron entre los meses de mayo a septiembre, según el informe.

Y los expertos dicen que el cambio climático está haciendo que las olas de calor sean más comunes y más poderosas.

Esto es lo que le sucede a tu cuerpo en condiciones de calor extremo, lo que debes tener en cuenta y cómo mantenerte a salvo.

¿Qué le sucede a tu cuerpo?

Normalmente, tu cuerpo está acostumbrado a un cierto rango de temperaturas, generalmente entre 36 y 37,2 grados Celsius. Cuando tu cerebro detecta un cambio, ya sea más bajo o más alto, intenta ayudar a que tu cuerpo se enfríe o se caliente, según la Dra. Judith Linden, vicepresidenta ejecutiva del departamento de medicina de emergencia del Boston Medical Center.

«Hay varias formas diferentes en las que (el cerebro) intenta enfriar el cuerpo. Una forma, la forma más común en la que pensamos, es que sudas», dijo Linden. «Los poros se abren, el cuerpo suda y el sudor se evapora, eso enfría el cuerpo».

La segunda forma en que tu cuerpo se enfría es dilatando los vasos y aumentando tu frecuencia cardíaca, lo que ayuda a llevar calor y sangre a la superficie de tu cuerpo y ayuda a liberar ese exceso de calor.

Cuando estás expuesto a altas temperaturas, se vuelve más difícil para tu cuerpo tratar de mantenerse al día con el enfriamiento. Y si tu entorno es cálido y húmedo, el sudor no se evapora con tanta facilidad, lo que eleva aún más la temperatura de tu cuerpo, según la Clínica Mayo.

«Cuanto mayor es la humedad, menores temperaturas se necesitan para un calor extremo», dijo Linden.

Las temperaturas corporales elevadas pueden provocar daños en el cerebro y otros órganos vitales, según los CDC. También pueden provocar varias enfermedades relacionadas con el calor.

Tipos de enfermedades relacionadas con el calor

Las enfermedades relacionadas con el calor leve, incluidos los calambres por calor, son las más comunes, dijo Linden. Los calambres por calor pueden desarrollarse en personas que sudan mucho, incluso durante el ejercicio. La sudoración excesiva consume toda la sal y la humedad del cuerpo y puede provocar dolores musculares o espasmos, generalmente en el abdomen, los brazos o las piernas, según los CDC.

También se puede desarrollar un sarpullido por calor. Esa es una irritación de la piel causada por sudar demasiado en climas cálidos y húmedos, y es más común en los niños pequeños, según los CDC. Por lo general, es un grupo rojo de granos o ampollas, y tiende a estar en lugares como el cuello, la parte superior del pecho o los pliegues de los codos.

Cuando tu cuerpo comienza a exceder su capacidad para enfriarse, puede desarrollar lo que se conoce como agotamiento por calor.

«En este caso, verás sudoración excesiva porque tu cuerpo realmente va a tratar de mantenerse al día con ese calor adicional. Te sentirás aturdido, puedes sentirte mareado, a menudo la gente presenta náuseas, dolores de cabeza y tu piel a menudo se ve pálida y húmeda y tu pulso a menudo es rápido», dijo Linden.

«Este es el último intento del cuerpo por enfriarse antes de entrar realmente en un punto sin retorno».

Un golpe de calor es la enfermedad más grave relacionada con el calor y, si no se trata, puede provocar la muerte.

«Ahí es donde la temperatura de tu cuerpo sube por encima de los 40 a 40,5 grados Celsius aproximadamente, y aquí es donde tus mecanismos están comenzando a fallar», dijo Linden.

Las señales de advertencia pueden incluir temperaturas corporales extremadamente altas, piel enrojecida y seca, pulso rápido, dolor de cabeza, mareos, náuseas o pérdida del conocimiento, según los CDC.

El sello distintivo de un golpe de calor es la confusión y la agitación, dijo Linden.

«Entonces, cuando alguien está en el calor y se confunde y se agita, eso es un golpe de calor hasta que se demuestre lo contrario y debes llamar al 911 para eso u obtener ayuda de inmediato y sacar a la persona del calor».

¿Quién está en mayor riesgo?

Los ancianos, las personas con afecciones médicas crónicas y los niños tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades graves relacionadas con el calor.

Los ancianos y las personas con afecciones médicas crónicas pueden ser menos propensos a sentir y responder a los cambios de temperatura y pueden estar tomando medicamentos que empeoran los efectos del calor, dijeron los CDC.

«También (personas) muy jóvenes, porque es menos probable que reconozcan las enfermedades relacionadas con el calor y es menos probable que se salgan del calor si comienzan a sentirse sobrecalentados», dijo Linden.

Agregó que los estudiantes-atletas y las mascotas también corren un mayor riesgo.

«Con este clima, nunca, nunca, nunca debes dejar a un niño o una mascota en el automóvil ni siquiera por un minuto», agregó Linden.

Cómo mantenerte a salvo

Cuando tu comunidad se enfrenta a un calor extremo, hay varias cosas que puedes hacer para protegerte y proteger a los demás.

Primero, estate atento a los síntomas de agotamiento por calor u otras enfermedades.

«Si alguien comienza a sentirse aturdido, mareado, con náuseas o dolor de cabeza, es el momento de actuar de inmediato», dijo Linden. «Eso significa sacarlos del calor y llevarlos a un ambiente fresco».

Ponerle agua a alguien que pueda estar experimentando síntomas y darle líquidos puede ayudar a enfriarlo. Si alguien comienza a perder el conocimiento o tiene náuseas o vómitos, llama al 911.

«Si ves a alguien con algún tipo de confusión, eso es una señal de alerta inmediata», agregó Linden.

Cuando hace calor afuera, trata de evitar las actividades al aire libre, especialmente entre las 11 am y las 3 pm, según Linden. Si tienes que salir, usa ropa de colores claros, cúbrete la cabeza y bebe muchos líquidos.

No esperes hasta tener sed para beber agua, ya que puede ser un signo de deshidratación. Linden recomienda beber al menos un vaso de agua, o más, por hora.

«Si comienzas a sentirte aturdido, mareado, sudoroso, con pulso rápido, sal del calor inmediatamente», dijo Linden.

Trata de encontrar aire acondicionado o lugares en tu área donde puedas ir para mantenerte fresco, de acuerdo con Ready.gov. Incluso pasar unas horas en un centro comercial o una biblioteca pública puede ayudar.

Cuando estés en casa, los ventiladores pueden ayudar, pero no confíes en ellos como tu única forma de refrescarte; si bien puedes sentirte más cómodo, no ayudarán a prevenir las enfermedades relacionadas con el calor.

«Si estás en una habitación muy calurosa, si tienes un ventilador, ¿es útil? No. Creo que si tienes un ventilador y puedes rociarte… entonces los ventiladores pueden ser útiles», dijo Linden. «Los ventiladores no son infalibles».

Por último, asegúrate de monitorear a tus vecinos, padres y amigos, especialmente a las personas mayores que pueden estar viviendo solas o aisladas, dijo Linden.

Comentarios

Tags: , ,