El Partido Comunista de China cumple 100 años pregonando “éxito”

DW actualidad

El PCC fue fundado en 1921 y, esta semana, altos mandos del partido promocionan sus logros con grandes campañas de publicidad. Pero mientras el partido trata de reforzar su imagen, ¿hay debilidad detrás de la fachada?.

El Partido Comunista Chino (PCC) se está preparando para festejar el 100 aniversario de su fundación en 1921 este jueves con celebraciones a nivel nacional.

En las semanas previas al 1 de julio se colocaron carteles y vallas publicitarias que pregonan el éxito del liderazgo, y el PCC realizó un extravagante espectáculo el lunes en el Estadio Nacional de Pekín.

El PCC es el segundo partido político más grande del mundo, después del Partido Bharatiya Janata de la India (BJP). Según datos de 2019, el partido tenía 91,9 millones de miembros y ha gobernado China desde que tomó el poder después de una guerra civil en 1949.

“La influencia, el atractivo y la atracción internacional del Partido Comunista Chino han aumentado continuamente, colocándolo a la vanguardia de la política mundial”, dijo a la prensa Guo Yezhou, subdirector del departamento de enlace externo del partido, en un evento de prensa esta semana.

La concentración de poder

El PCC ha guiado a China a través de un siglo de guerras, hambrunas y agitación social. En los últimos 20 años, millones de chinos pobres que vivían en el campo han salido de la pobreza extrema. Esta movilización social ha ayudado a crear la segunda economía más grande del mundo.

Sin embargo, la concentración de poder del partido y la política exterior expansiva bajo el presidente Xi Jinping han generado preocupaciones de que China se esté volcando aún más hacia el autoritarismo.

Las críticas al partido y sus políticas se apagan rápidamente. La expansión militar china en el Mar de China Meridional ha atraído la condena internacional, al igual que la represión de las libertades civiles en Hong Kong y el trato a la minoría musulmana uigur en la región occidental de Xinjiang.

Artistas vestidos como 'obreros' en la celebración del centenario en Pekín.Artistas vestidos como ‘obreros’ en la celebración del centenario en Pekín.

Xi en la cima del poder

Estos puntos de crítica, por supuesto, no se mencionarán durante las celebraciones. El partido “será una demostración y una prueba viviente del éxito y la resistencia de su sistema de gobierno”, dice a DW Valerie Tan, analista del Instituto Mercator de Estudios de China (MERICS), con sede en Berlín.

“El centenario no es solo históricamente significativo para el PCC. Tiene una gran importancia política para Xi Jinping”, agrega.

A lo largo de la semana, los funcionarios del partido elogiaron a Xi, considerado el líder más poderoso de China desde el fundador de la República Popular China, Mao Zedong.

“El partido quiere mostrar al mundo que su sistema no solo ha logrado superar crisis financieras, desastres naturales, escándalos políticos y una pandemia mundial, sino que se mantiene intacto, y que ha salido fortalecido y está preparado para llevar al país al estatus de superpotencia en 2049, como se ha marcado como objetivo Xi Jinping. Esa es la imagen que quiere proyectar en la celebración del centenario”, dijo Tan.

El PCC en la historia de China

En febrero, Xi publicó una versión revisada de “Una breve historia del Partido Comunista de China”, la historia oficial del partido, para coincidir con el centenario. La versión impresa contiene más de 500 páginas.

Volume 90%

Ver el video02:20

China cierra un diario prodemocrático de Hong Kong

La última edición de la historia oficial del PCC condensa la agitación de una década de la Revolución Cultural en tres páginas y minimiza las atrocidades de Mao, suavizando la condena del partido de 1981 a la revolución.

La sección sobre El Gran Salto Adelante también está abreviada y solo menciona “dificultades económicas”. En comparación, el libro de texto del 90º aniversario del PCC todavía usaba las palabras “hambruna” y “muertes por hambre”.

Otros temas obviados

La Gran Hambruna, durante la cual murieron decenas de millones de personas bajo las políticas económicas de Mao, se menciona solo una vez en el nuevo libro de texto como un “desastre natural”.

Felix Wemheuer, un sinólogo de la Universidad de Colonia, explica que la historiografía ha jugado tradicionalmente “un papel muy importante” para el partido y su legado como parte de los esfuerzos para impulsar su “legitimidad”. “Mao también usó la historiografía del partido para unificar el pensamiento”, recuerda Wemheuer.

La protesta de la Plaza de Tiananmen de 1989 se “trata muy brevemente” y se describe como un levantamiento contrarrevolucionario que busca abolir el sistema socialista y “tuvo que ser reprimido por el gobierno”, comenta Wemheuer a DW.

El propósito del texto es transmitir el mensaje de que “aunque ha habido crisis, el partido siempre ha sido capaz de reconstruirse y llevar a China por el camino de la prosperidad”, asegura Wemheuer.

Comentarios