Nutrimami: Afectación del Estrés en el Organismo

Por: Rocío Alejandra Castillo Cervantes

Como todos sabemos, el estrés nos hace sentir irritables, produce agotamiento o nerviosismo. Un episodio de estrés, es común cuando se enfrenta un problema o nos sentimos desbordados por un desafío, de forma habitual a largo plazo puede resultar perjudicial.

Cuando se percibe una amenaza o situación de peligro; ya sea real o no, nuestro cuerpo prepara soluciones rápidas tales como, la lucha o la huída, implicando al sistema nervioso, ya sea el sistema nervioso parasimpático que regula las actividades de nuestro cuerpo en reposo y el sistema nervioso simpático que nos dispone para la acción, éste produce una respuesta hormonal, generando mayor cantidad de adrenalina y cortisol; la adrenalina aumenta la frecuencia cardiaca, produce dilatación en pupilas y bronquios,
además de generar sudoración; por su parte el cortisol, incrementa el nivel de azúcar en la sangre y suprime al sistema inmunológico de manera temporal, ya que el sistema nervioso parasimpático pone “todo en orden” de vuelta.

Síntomas a los que vale la pena prestar atención para determinar si las tensiones diarias nos están afectando.

  • Dolores de Cabeza frecuentes
  • Diarrea o estreñimiento
  • Cansancio Excesivo
  • Decaimiento
  • Mandíbula Rígida/ Músculos tensos
  • Insomnio o Somnolencia
  • Variaciones de Peso

El cerebro por su parte, también manda señales de alarma como:

    1. Desmotivación
    2. Falta de Deseo Sexual
    3. Irritabilidad
    4. Ansiedad
    5. Olvidos/Retrasos en la memoria

      1. Entre las consecuencias del estrés crónico está la baja de defensas, que nos hace propensos a enfermedades, hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia cardiaca, acné, eczemas, depresión, contracturas musculares o bruxismo.

Puede hacer también que generemos desórdenes alimenticios, fumar o beber.
Algunos estudios afirman que el estrés laboral, aumenta el riesgo en 68% de desarrollar enfermedades coronarias, y un 23 porciento de sufrir un infarto.

Por lo cual es necesario, contar con actividad física, buena alimentación (5 grupos de alimentos) en proporciones correctas, actividad física y de ser necesario, terapia psicológica.
Podemos partir además de practicar meditación o técnicas de respiración correctas (mindfulness), hacer una actividad placentera al final del día como pasear, leer o escuchar música.
“Una Vida con Menos Estrés, es Una Vida más Saludable”

Comentarios