Entre el Clasismo y La Aspiración de Controlar el Poder

Por: Rocío Alejandra Castillo Cervantes
Mucho se ha hablado al respecto de la controversial manera de gobernar de AMLO, por llamarla de algún modo. Lo que no conocíamos, la mayoría de la población, es el resentimiento tal hacia el sector productivo del país: La Clase Media, sí así es, la clase media es en México el motor que genera empleos, además de ser los que tuvimos la oportunidad de tener más allá de la educación básica, es por quien se genera obra, y somos el sector, de mano de obra calificada o profesionistas. Considerando la clase media quienes obtienen ganancias arriba de $7,500 al mes, 4 de cada 10 somos clase media, lo cual corresponde a que en el país de cada 10 personas; 5 personas pertenecen a la pobreza, 4 a la clase media y una persona vive en riqueza; el problema en realidad radica en lo siguiente:

Durante muchos años, ha dominado la marginación en el país y los partidos (antes el PRI, ahora MORENA) han tomado ventaja de la desigualdad social para obtener votantes a bajo costo, y poder permanecer en el Poder, mediante dádivas llamadas “programas de asistencia social”. Por mucho tiempo ,primero nuestros abuelos (para los nacidos en la década de los 80’s) hicieron su mejor esfuerzo para poder otorgar educación a nuestros padres ya que la mayoría de los baby boomers no asistieron a la universidad o preparatoria y trabajaron muy duro para que nuestros padres sí lo hicieran; después nuestros padres, nos enseñaron a los milenialls la importancia de asistir a la escuela y logramos hacerlo. Tan es así que en las universidades hay diversidad de personas en todo aspecto, clase social, ideología y es normal; años atrás no lo era, ésta retórica es para ilustrar que la clase media a base de trabajo y esfuerzo, logró dejar atrás la pobreza y ha hecho cambios tanto en ideología para posteriores generaciones, como logró en el pasado el progreso del país, ya que se completaba el círculo de inversión, que permitió la apertura de universidades, pavimentación, hospitales, infraestructura al fin. Lo preocupante es la manera de pensar y expresar en público de nuestro presidente: él piensa que la clase media es “aspiracionista y clasista”, cosa que positivamente es cierto al cincuenta porciento “aspiracionista” sí, puesto que muchas personas en base a esfuerzo y trabajo han logrado tener un estrato mejor, hay mucha gente que gracias a estudiar y trabajar duro ha dejado de pertenecer a la pobreza, y puede vivir en colonias mejores y dar a los hijos mejores oportunidades…lo cual no significa ser clasista, simplemente que en este país la mayoría de pertenecientes a la clase media, conocemos y ayudamos a gente que se encuentra en situación de pobreza y nos rehusamos a caer ya sea de nuevo o simplemente estar en esta condición. Falta inteligencia para comunicar lo que se piensa, ya que las fuentes de empleo con las que las personas pobres pueden llevar una vida digna son gracias a la clase media, tan solo un ejemplo, la clase media puede contratar una persona que limpie su casa y con esto esa persona puede llevar una vida digna; después alguien de clase media alta que tiene su empresa, puede emplearnos a los de clase media baja o clase media media y esto genera beneficio económico en el consumo y nivel de vida del país. Por tanto en lugar de atacar a los sectores que pueden generar que el país se levante de la crisis post-pandemia, lo que se debe hacer es incentivar la apertura de empresas, prorratear el pago de impuestos, y sí, sin duda ayudar a la gente en situación de pobreza, por medio de empleos dignos, creación de más escuelas, cambio de mentalidad…No se trata de dividir para crear falsas cortinas de humo, y no ver la problemática real de crímenes que existen; Porque así como en 2018 la clase media confió en MORENA, en 2024 la historia pinta para ser muy distinta, no se trata de volver a la polaridad de 1910, donde la gente vivía en extrema pobreza o en la riqueza, se trata de dejar resentimientos de antaño, y traumas personales, y dedicarse a gobernar para todos, porque ni los 3,100 pesos mensuales alcanzarán para comprar voluntades para que gobierne un solo hombre. La clase media es pensante, razonamos nuestro voto…Dese cuenta Sr Presidente, México no es una monarquía ni deseamos que lo convierta en una Dictadura Comunista.

El poder está en la clase media.
Actuemos.

Comentarios