Busca diputada eliminar la violencia obstétrica

Durante la sesión de congreso, la diputada Blanca Gámez Gutiérrez presentó una iniciativa para reformar la Ley Estatal de Salud para que se otorgue de manera obligatoria el derecho a todas las mujeres a ser acompañadas por una persona de su confianza durante el trabajo de parto, parto y postparto, o cuando se trate de una cesárea.

La legisladora informó que con esta propuesta, las autoridades deberán informar a las mujeres embarazadas sobre el derecho de estar acompañadas por una persona de su confianza y elección en todo momento, con la finalidad de que el sistema de salud del Estado de Chihuahua mejore la atención y procedimientos de atención materno infantil.

Cuando no se cuenta con datos oficiales sobre este tipo de violencia, de acuerdo con académicas de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la UNAM, una de cada cuatro mujeres embarazadas, en parto o puerperio sufre maltrato u omisiones por parte del personal médico.

No obstante, en los informes sobre el trato irrespetuoso y ofensivo durante el parto en centros de salud, se hace mención a un evidente maltrato físico y verbal, así como a una profunda humillación, procedimientos médicos sin consentimiento o coercitivos -como la esterilización-, falta de confidencialidad, incumplimiento con la obtención del consentimiento médico informado, negativa a administrar analgésicos, negligencia y retención de mujeres y de sus recién nacidos.

Siendo las mujeres adolescentes, solteras, de nivel socioeconómico bajo, las que pertenecen a una etnia, las inmigrantes y las que padecen alguna enfermedad como VIH, las más vulnerables a sufrir maltrato.

 

Comentarios