Contra MORENA y Corral, ni un paso atrás

Por: Luis Villegas Montes

Tristemente, en Chihuahua, así llegamos al 6 de junio del 2021: divididos, enconados, sumidos en una montaña de calificativos y descalificaciones (a la que jubilosamente me he sumado, a qué negarlo) en la que será, sin duda, la elección más importante para los mexicanos.

Decir que en esta elección se juega de futuro de México es decir poco. Aunque haya optimistas que dicen que no, que es imposible que López Obrador pueda modificar la Constitución a su antojo o reelegirse, por ejemplo, lo cierto es que con un Ejército boyante, una Corte sumisa y un Congreso a modo —aunque sea con mayoría simple—, en este México de miserias sin cuento, de hambre y de brutal estupidez, cualquier cosa es posible. Cualquier despropósito puede ocurrir.

Por lo pronto, es necesario que Chihuahua dé el ejemplo.

Así como el “Verano Caliente” del 86 nos trae a la memoria la gesta ciudadana que culminó en el peor fraude electoral que se haya perpetrado jamás en nuestras tierras, cuando el Gobierno federal y el del Estado se empeñaron, con todo, a impedir la transición democrática; así también ese año histórico, abonó los triunfos por venir de la oposición, entre ellos, el de 1992.

Es necesario repetir la hazaña. Hoy, como entonces, Chihuahua es víctima de la traición y el contubernio entre un gobierno federal corrupto e inepto empeñado en torcer la voluntad ciudadana a su favor —a toda costa y a cualquier precio—; y un gobierno estatal envilecido y abyecto, obnubilado por la sed de venganza de un Gobernador incapaz y enloquecido de rabia e impotencia.

Recobremos el espíritu de lucha del 92. A 29 años de aquella proeza, los ciudadanos de Chihuahua podemos poner otra vez el ejemplo y constituirnos en referente nacional.

Salgamos a votar, que miles de votos hablen en nuestro nombre y le digan “no” al mesianismo de López Obrador; “no” al despotismo; “no” a la simulación, a la regresión y a la involución que ese gobierno caduco encarna. MORENA representa la peor forma de concebir la política, que nuestros miles de votos sofoquen, por fin, a esa fiera de espíritu setentero —es decir, violento, autoritario e ignorante— que se empeña en no morir.

Al mismo tiempo, mandemos un mensaje claro y contundente a un gobernador insensible que ha jineteado el dinero de los que menos tienen para gastarlo en babosadas. Al carajo con Corral y sus mentiras (el tarugo no sabe que ya confesó el delito de que se le acusa: los “convenios” que firmó no lo eximen de la responsabilidad de haber destinado esos recursos a un fin distinto al previsto por la Ley); al carajo Corral y su mezquindad; al carajo con el traidor, renegado e ingrato; al carajo su frivolidad e incompetencia; al carajo su envidia, su intolerancia, su pestilencia.

En esta hora, frente a ese reto inmenso de derrotar a ese par de canallas, nuestros votos son más necesarios que nunca. El 6 de junio de 2021 quedará en la historia del país como una fecha de “antes” y de “después”, usted no puede —ni debe— quedarse al margen. Lo que ocurra este domingo será la ruta que marque los próximos veinte o veinticinco años de nuestras vidas. El éxito o el fracaso propios, la bonanza o el hambre de nuestros hijos, la salud o la enfermedad, la vida o la muerte, el trabajo o el paro, la prosperidad o la miseria, están en juego ese día.

No se quede sin votar, salga a la calle y vote; lleve a su familia, a sus padres y hermanos, a su pareja y a sus hijos, a sus amigos y vecinos. Vaya usted y lleve a otros e impida que MORENA destruya, continúe arruinando, lo poco de bueno que queda. Salga y sea partícipe de la fiesta democrática que recién comienza.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/

 

Luis Villegas Montes. 

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com 

Comentarios