Vuelta a las aulas divide a papás

EXCELSIOR

La decisión de llevar o no a sus hijos a la escuela una vez que se dé la reapertura tiene divididos a los padres de familia, luego de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció a principios de abril que el regreso a las aulas sería voluntario.

Entre los motivos más frecuentes por los que mamás y papás prefieren esperar están el miedo al contagio y la falta de información. Dicen que prefieren aguantar hasta que estén vacunados para evitar riesgos y, en tanto, ver cómo se comporta la pandemia.

Los que dicen que sí a la vuelta inmediata argumentan la pérdida de aprendizajes que han tenido sus hijos y la necesidad de que vuelvan a socializar cuanto antes. Además, confían en que las escuelas establecerán las medidas necesarias para minimizar los riesgos de contagio por covid-19.

El pasado 22 de abril, en medio del arranque de la vacunación al personal docente en cinco entidades del país con semáforo epidemiológico verde, la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) dio a conocer que 54% de los padres a nivel nacional no deseaban un regreso a clases presenciales, mientras que 46% sí.

Al explorar la negativa de un poco más de la mitad de los padres, la UNPF encontró que era por miedo a que los propios niños y adolescentes se vieran expuestos al contagio del virus SARS-CoV-2.

Tras el anuncio de la reapertura de centros educativos en la Ciudad de México, este próximo 7 de junio, ya con todos los trabajadores del sector educativo vacunados, la UNPF presentó una actualización de la encuesta, en la que encontró que siete de cada diez integrantes de la comunidad educativa no están de acuerdo con el regreso a clases presenciales antes de que termine el ciclo escolar.

Prácticamente ocho de cada diez personas en desacuerdo, 76.9%, son padres de familia, mientras que 22.5% de los encuestados sí está de acuerdo; 8.3% dijo que tal vez.

Comentarios