Javier, el honesto y valiente

Por: Manuel Narváez Narváez

Email: narvaez.manuel.arturo@gmail.com

Tres meses y medio le quedan a Javier Corral Jurado como gobernador.

La que o el que reciba el voto mayoritario va a heredar una entidad mega endeudada y con poco margen para obra pública.

Entre los desafíos más grandes que tendrá Maru Campos o Juan Carlos Loera, será contener el avance del crimen organizado, porque recuperar las grandes extensiones de territorio estatal que ya controlan, va a ser prácticamente imposible.

Debido a la negativa del gobierno de la república para hacer su chamba de brindar protección a los ciudadanos y la colusión del gobierno del estado con algunos grupos criminales, dejan casi sin la posibilidad a la próxima gobernadora o gobernador de dar resultados satisfactorios.

Por otra parte, los pasivos que Corral Jurado sumó a los que recibió de César Duarte, comprometen la viabilidad financiera de la siguiente administración, es decir, habrá muy poco dinero público para pagarle a los proveedores, que corren el riesgo de quebrar, cerrar operaciones y dejar sin chamba a miles de trabajadores.

En salud pública, ofrecer un servicio eficiente y suficiente a la burocracia y a las familias en general, difícilmente se va a lograr, porque el peculio estatal es escaso, ya sea por las evidentes transas al inicio de este quinquenio a punto de fenecer y por la deuda que entidades públicas y autónomas como la UACH, que adeudan cientos de millones de pesos por concepto de las cuotas de sus trabajadores.

Si a lo anterior se le restan los recortes que el gobierno federal hizo en perjuicio de las finanzas estatales y la promesa incumplida del presidente de terminar de construir los hospitales inconclusos que recibió del Peñato, menos tiene para equiparlos; el panorama es muy sombrío en materia de salud.

Habida cuenta del catastrófico legado de Javier Corral Jurado a la próxima gobernadora o gobernador, el todavía mandatario estatal, con la humildad que lo ha caracterizado toda su perrona vida política, entró en fase melancólica y con desfachatez dijo que vamos a extrañar a un ´gobernador honesto´.

Sin demérito de que él mismo y su gestión sean investigados a fondo, queremos corroborar esa valentía de la que alardea y lo ha acompañado estos casi cinco años en el poder, una vez que se convierta en un ciudadano más.

Como la inmensa mayoría de chihuahuenses, tampoco estoy de acuerdo que los exgobernadores y ningún otro funcionario saliente les sea pagado con el dinero de los contribuyentes cualquier tipo de protección personal y los gastos adicionales que genere.

Javier ha recibido del erario al menos 80 millones de pesos a lo largo de su trayectoria política, dinero suficiente para costearse esos lujos.

Y si es cierto como lo presume, el manto de honestidad lo protegerá de todo, por lo que no debe temer por su integridad personal.

Anda, ve con confianza, sin miedo, con la frente en alto, orgulloso del hombre que dices ser.

Cuando estés fuera del poder ve y saluda en Chihuahua, Parral, Cuauhtémoc, Madera, Nuevo Casas Grandes, Gómez Farías, Chinipas, Delicas, Ojinaga, Guachochi, o el maderal, y recoge la gratitud de del pueblo que gobernaste.

Ya te estamos viendo.

Es cuanto.

Comentarios