La honestidad valiente es más cara que el neoliberalismo

Por: Manuel Narváez Narváez
Email: narvaez.manuel.arturo@tgmail.com
A menos de cuatro semanas de la gran elección, el presente mediato y futuro de los chihuahuenses se reduce a elegir entre un cambio de régimen radical o a mantener libertades.
Suena crudo y fastidioso, pero el estilo de gobernar de MORENA y el de los neoliberales o conservadores, como lo enfatiza el presidente López Obrador, son diametralmente opuestos.
Ha quedado de manifiesto que la honestidad valiente solo quedó como una narrativa de campaña, pues la honestidad es en realidad un pretexto de abuso de poder para censurar a las opiniones distintas y amagar con desaparecer instituciones autónomas que funcionan como contrapesos.
En dos años y medio huelga decir que la 4T no cumplió con el ataque a la corrupción (el que tenga otros datos que los muestre), por el contrario, la fiscalía general de la república, la unidad de inteligencia financiera y la secretaría de la función pública, son brazos ejecutores de las bravatas de Andrés Manuel.
Salvo Rosario Robles y Lavalle (PAN), los presuntos corruptotes del PRI, que en todo caso serían los responsables mayores del desfalco a la nación, continúan libres o gozando de lo supuestamente robado. Peña, Videgaray, Lozoya, entre muchos otros.
Junto con ellos, gozan de cabal impunidad mucha parentela del presidente y miembros del gabinete, los que, pese a existir evidencias en su contra, son protegidos por su consanguíneo o amigo poderoso, tales son los casos de: Pio, Felipa, Eréndira, Bartlet Jr., entre muchísimos otros.
De economía, salud y seguridad, solamente el ciego que no quiere ver, el sordo que no quiere escuchar o el imbécil que se esconde, desconocen la terrible realidad.
Dinero hay para comprar la miserable conciencia (nada distinto al PRIANRD), pero no para obras, al menos en todo el norte de México.
En salud, los medicamentos escasean y los implementos médicos llegan a cuenta gotas al personal de salud. La vacuna avanza lentamente, sin embargo, este es un eficaz instrumento de propaganda usado para obtener en las urnas la gracia de los desmemoriados o vividores de los programas sociales.
Por los índices de seguridad que alcanzan los peores niveles de su historia, se entiende que los abrazos y no balazos como política gubernamental ha sido el mejor regalo que el crimen organizado ha recibido de un cómplice inesperado, es decir, del mismo presidente de México.
De las desgracias y tragedias, centenares de lápidas llevan como epitafio la ineficiencia e indolencia del poder ejecutivo federal, la 4T, para los olvidadizos.
Los que fallecieron tras la explosión en Tlahuelilpan y los de la Línea 12 del metro en la CDMX, rinden testimonio fúnebre como víctimas de un gobierno que elimina recursos para mantenimiento, como desaparece las estancias infantiles y deja en la orfandad laboral a miles de personas.
En contraparte, los gobiernos emanados del PRI y el PAN a nivel federal, y del PRD en varias entidades federativas, por décadas se cobraron a lo chino o de plano se robaron miles de millones de dólares de las arcas públicas. Pocos o casi nadie pagaron; del dinero recuperado nada se sabe.
No se olvida la matanza de Tlatelolco, las explosiones de San Juanico, y de Guadalajara, como tampoco la tragedia de los menores fallecidos en la guardería ABC de Sonora, ni la del Aeroshow, en Chihuahua capital.
Pese a la riqueza de México en recursos naturales, los presuntos gobiernos corruptos del PRIANRD heredaron una espantosa deuda cercana al 45% del PIB. En el gobierno del AMLO ya alcanza el 53%.
En el caso particular de Chihuahua, Reyes Baeza la dejó en 26 mil millones de pesos, Duarte la elevó a 49 mmdp, Corral la va a heredar de 61 mil millones de pesos.
Al final de día, los que están informados saben que MORENA, la 4t y Andrés Manuel López Obrador, son tan corruptos o más como los peores gobernantes del PRIANRD.
Lo peligroso de este gobierno es que las libertades están amenazadas y las instituciones de contrapesos del poder público van a desaparecer si MORENA obtiene la victoria.
Así las cosas, a menos de un mes de la gran elección, hay solo dos caminos, el de entregarle todo el poder al falso movimiento moral que encabeza Andrés Manuel o ponderar equilibrios con los supuestos corruptotes de siempre.
ES cuanto.
P.D. Para aquellos desmemoriados y mezquinos neoizquierdosos, sobre todo aquellos que formaron parte de los gobiernos del PRI, PAN o PRD, les recuerdo que su patrimonio y estudios lo obtuvieron durante los gobiernos inmorales de los conservadores y neoliberales. La infraestructura hospitalaria, educativa, carretera y los servicios públicos, muy gachos por cierto, que usan cotidianamente, fueron construidos en los tiempos del neoliberalismo.

Comentarios