Acusan al príncipe de Liechtenstein de matar al oso más grande de Rumania

UNOTV

Autoridades de Rumania informaron que están investigando la matanza de un oso pardo que, de acuerdo con activistas, fue cazado ilegalmente por el príncipe Emanuel de Liechtenstein en los Cárpatos, situada en Transilvania.

Grupos de defensa de los animales acusan al príncipe Emanuel von und zu Liechtenstein de haber matado a un oso pardo macho de 17 años, el “más grande” avistado en Rumania.

“Arthur tenía 17 años y era el oso más grande observado en Rumania y sin duda en la Unión Europea“, indicó en un comunicado Gabriel Paun, de la oenegé rumana Agent Green, que evoca el testimonio de un guarda forestal de la región de Covasna.

Rumania prohíbe la caza de osos, pero, según la oenegé y el grupo de defensa de los animales VGT, el príncipe, que vive en Viena y aparece identificado como Manuel, se benefició de un permiso para matar a una hembra sospechosa de atacar varias granjas el año pasado.

El ministro rumano del Medio Ambiente, Tanczos Barna, confirmó en los medios locales la concesión del permiso, pero sin revelar la identidad del beneficiario.

El príncipe mató en marzo a “un macho que vivía en el corazón del bosque y nunca se acercó a las casas de los alrededores”, aseguró Paun, citando un documento de la asociación local de cazadores a nombre de “Emanuel Prinz von und zu Liechtenstein”.

“Es evidente que el príncipe no vino a resolver un problema que afecta a los aldeanos, sino a matar un oso y llevarse el trofeo más grande para colgarlo en la pared“, lamentó el activista.

Las autoridades no confirmaron la identidad del cazador.

“Nosotros sabíamos que debía matarse a una osa, pero nos hemos encontrado con un macho”, explicó a la AFP el responsable de la policía de protección de la naturaleza, Octavian Bercean, al justificar la investigación.

La casa real de Liechtenstein, un microestado centroeuropeo, rechazó comentar “un asunto privado y personal, cuyo contexto desconoce”, aunque expresó su apego al “respeto de la naturaleza”, en una declaración a la AFP.

Rumania alberga unos 6 mil osos pardos, la población más importante de Europa. En los últimos años, aumentaron los conflictos por su presencia, que se considera invasiva.

Una parte de la población y de los políticos quieren que se levante la prohibición de cazarlos, pero los defensores del medio ambiente piden mejorar su coexistencia con las personas en las zonas rurales.

Comentarios