Drogas sintéticas hicieron de Celaya la ciudad más peligrosa del mundo

Política Expansión
Lidia Arista @Lidstelle

La guerra por la venta de cristal entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Santa Rosa de Lima mantienen al municipio como el lugar más violento del país.

Ubicada en la entidad más violenta de país, Guanajuato, Celaya se confirmó como la ciudad más peligrosa del mundo. ¿La razón? En ese territorio de apenas 553 kilómetros se vive una encarnizada lucha entre el Cártel de Santa Rosa de Lima y el Cártel Jalisco Nueva Generación no por el huachicol, sino por la venta de metanfetaminas: el cristal blanco y el cristal azul.

De acuerdo con el Ranking 2020 de las 50 ciudades más violentas del mundo , por cuarta ocasión consecutiva, Celaya ocupa el primer lugar como la ciudad más insegura con una tasa de 109.38 homicidios por cada 100,000 habitantes.

David Saucedo, consultor y asesor privado en materia de Seguridad, explica que gran parte de la violencia en Celaya se debe a los enfrentamientos entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Santa Rosa de Lima.

Hasta hace algunos meses, la guerra entre esas organizaciones era por el huachicol, pero ahora es por la venta de cristal, sustancia que se volvió una importante fuente de ingresos para esas organizaciones delictivas.

“En las calles de Celaya se comercializa el cristal azul por el Cártel de Santa Rosa de Lima, es una sustancia muy barata y de alto poder adictivo; el CJNG comercializa el cristal blanco… hay varios narcomensajes donde se piden que dejen de comercializar uno u otro, es una guerra por el cristal”, comenta.

Un factor que ha incrementado los homicidios es que los narcomedudistas optan por vender cristal de la competencia, entonces las organizaciones que les suministran el producto los asesinan.

La violencia en ese municipio también se ha acentuado debido a que esas organizaciones delictivas han ampliado sus “giros” para obtener recursos a fin de financiar sus actividades.

“El Cártel de Santa Rosa de Lima dirigió sus actividades delincuenciales para tratar de reponer la merma en ingresos derivada del huachicol mediante el cobro de piso, la extorsión y el secuestro”, detalla.

Primero extorsionaban a grandes empresarios, sin embargo, pronto también lo hicieron con pequeños negocios, incluso tortillerías fueron blanco de ataques.

aucedo recuerda que hubo un caso en el que trabajadores de tortillerías presentaron una denuncia en la presidencia municipal alrededor del mediodía, y en cuestión de horas les quitaron la vida.

“El Cártel de Santa Rosa se había infiltrado en la presidencia municipal, obtuvo el nombre de los denunciantes y los mató ese mismo día”, comenta.

El crimen organizado, incluso, ha atentado contra los directores de policía del municipio, como sucedió con José Carlos Ramos quien en noviembre de 2019 fue víctima de un atentado de más de 300 balazos o el asesinato de Santos Juárez Rocha en julio de 2017.

“Un segmento de la policía trabaja con un cártel, el otro en el otro. El gobierno del estado intentó hacer una limpia, no pudieron”, sostiene.

Pero Celaya también es escenario de fosas clandestinas. De acuerdo con el Informe sobre la situación de fosas clandestinas en el estado de Guanajuato , entre 2009 y 2015, se reportaban menos de cinco fosas clandestinas al año, sin embargo, a partir de 2016, estos hallazgos han ido duplicando año con año.

Villagrán, Irapuato, Celaya y Pénjamo reportan el 46% de las fosas. El pasado 22 de marzo, se localizaron 22 cuerpos en un predio de alrededor de 15 hectáreas.

David Saucedo advierte que la violencia continuará en ese municipio. Por su ubicación, Celaya es un territorio clave tanto para el Cártel de Santa Rosa de Lima o para el de Nueva Generación, pues es la puerta a Guanajuato y la conexión a Querétaro.

“Celaya es un punto de interconexión para llevar los cargamentos de fentanilo, el CJNG lleva años intentando apoderarse de la ciudad de Celaya, porque en su plan de expansión hacia Querétaro, pasa por capturar Celaya”, sostiene.

Comentarios