El Financiero: En la “mañanera” no se dijo, pero la vacuna “Patria” no nació en México, se creó en NY

Por Redacción / Sin Embargo
SinEmbargo

María Elena Álvarez-Buylla, titular del Conacyt, explicó ayer que en este proyecto participan al menos tres científicos del extranjero junto con tres científicos mexicanos, de los cuales dos son mujeres, y destacó que pronto revelarían el nombre del resto del equipo que, insistió, está conformado por personas mexicanas y del extranjero. Pero lo que fue presentado como un esfuerzo mexicano en realidad ni siquiera nació dentro del país.

Ciudad de México, 14 de abril (SinEmbargo).– El Gobierno de México presentó la mañana de ayer la vacuna nacional contra la COVID-19, nombrada “Patria”, destacando que es un esfuerzo de científicos mexicanos, principalmente. Sin embargo, lo que no se mencionó es que la vacuna en realidad surgió en Nueva York, Estados Unidos, como una investigación que podría otorgar un inmunizador para “economías emergentes”.

De acuerdo con el diario El Financiero, a pesar de que la titular del Consejo Nacional de Ciencias y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvares-Buylla, señaló que la creación de una vacuna mexicana hará que se “recupere la soberanía en producción de vacunales”, la realidad muestra que el biológico no nació en México, sino en la escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai.

El texto firmado por el periodista Amilcar Salazar Méndez detalló que en noviembre de 2020 la revista médica The Lancet publicó los primeros resultados de la codificación de la proteína S del virus SARS-CoV-2, lo que expusieron como “el primer paso para la creación de una vacuna para economías emergentes”.

El primer paso de dicho proyecto fue liderado por Weina Sun, Florian Krammer, Adolfo García-Sastre y Peter Palese. Cabe resaltar que en la presentación que hizo el Conacyt sobre “Patria”, se mencionaron los nombres de los tres científicos hombres, pero hasta ahora no se incluyó a Weina Sun.

“De acuerdo con The Lancet, estaría siendo planificada como una vacuna de bajo costo y fue con la firma especializada en veterinaria, el Laboratorio Avi-Mex S.A. de C.V. , con quien se habría signado un acuerdo para las pruebas”, ahonda el diario de circulación nacional.

Sin embargo, esto no fue revelado por ninguna de las autoridades mexicanas: ni por el Conacyt, ni por la Secretaría de Salud (SSa), ni por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Financiero destacó que se habrían invertido 15 millones de pesos de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), así como 135 millones de pesos del Conacyt, con “un ahorro de hasta 855 por ciento”.

MÉXICO PRESENTA LA VACUNA “PATRIA”

El martes 13 de abril, el Gobierno de México anunció el inicio de los estudios clínicos de la vacuna mexicana contra la COVID-19, llamada “Patria”, que espera concluir y aprobar entre noviembre y diciembre de 2021.

“Si todo sale como esperamos, tendríamos a final de este año una vacuna mexicana que sería puesta a disposición de la Cofepris (órgano regulador) para su aprobación para uso de emergencia”, explicó María Elena Álvarez-Buylla, directora general del Conacyt.

Durante la conferencia de prensa matutina del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, la directora del Conacyt anunció “el inicio de reclutamiento de voluntarios”, entre 90 y 100 en la Ciudad de México, para los estudios clínicos de “Patria”, vacuna desarrollada por el laboratorio Avimex y el Gobierno mexicano.

El fármaco, que ya ha sido probado en roedores y cerdos, utiliza un vector viral de la enfermedad de Newcastle, que “no es dañina en humanos”, dijo Álvarez-Buylla.

En el desarrollo de “Patria” participan reconocidos científicos como los doctores Constantino López Macías, Peter Palese, Adolfo García-Sastre, Florian Krammer, Felipa Castro y Martha Torres Rojas, dijo la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla.

Según el plan de las autoridades, la Fase I de los ensayos clínicos tendría lugar entre abril y mayo, la Fase II entre junio y julio, y la Fase III entre agosto y octubre, mientras que su aprobación para uso de emergencia sería entre noviembre y diciembre.

“Todavía queda el desarrollo de las tres fases de estudios clínicos donde también hay incertidumbre pero tenemos confianza muy sólida para que llegue a ser un desarrollo vacunal mexicano que nos permita defendernos de la COVID-19”, dijo al directora del Conacyt.

Álvarez-Buylla dijo que “es muy difícil” llegar hasta el punto que ha llegado la vacuna “Patria”, puesto que sólo entre el 10 y el 20 por ciento de las vacunas inician sus ensayos clínicos, por lo que lo consideró “una gran noticia”.

Aunque hay varias universidades mexicanas intentando desarrollar un fármaco contra la COVID-19, el Gobierno mexicano ha apostado por la vacuna “Patria”, bautizada así por el propio López Obrador en alusión a la vacuna Soberana desarrollada en Cuba.

Con 209 mil decesos y más de 2.2 millones de contagios confirmados, México es el tercer país del mundo con más muertos de COVID-19, tras Estados Unidos y Brasil.

México fue el 24 de diciembre de 2020 uno de los primeros países en comenzar a vacunar, y desde entonces ha aplicado 11.8 millones de dosis, mientras que 2.3 millones de personas han recibido las dos dosis necesarias para la inmunización, mayormente adulots mayores y personal sanitario.

El país, de 126 millones de habitantes, ha recibidos vacunas de la estadounidense Pfizer, la británica AstraZeneca, la china Sinovac, la rusa Sputnik V y la china CanSino.

-Con información de EFE

Comentarios