Nueva vida de “Pinocho” en la visión de Matteo Garrone y Roberto Begnini

Por Rivai Chávez
La Crónica de hoy

Cobertura. El cineasta y el actor compartieron detalles de su versión del cuento clásico de Carlo Collodi que ha tenido múltiples adaptaciones cinematográficas incluyendo la versión animada de Disney de 1940.

Este 11 de marzo tuvo su estreno la nueva cinta de Matteo Garrone, Pinocho (2019), la cual es protagonizada por Roberto Benigni quien interpreta el papel de Geppetto. El cuento clásico de Carlo Collodi ha tenido múltiples adaptaciones cinematográficas incluyendo la versión animada de Disney de 1940. En conferencia de prensa, Garrone y Benigni compartieron su experiencia en dicha producción, así como su alegría por haber participado en el proyecto.

La mundialmente conocida historia de del muñeco de madera cuyo deseo es el de convertirse en un niño de carne y hueso llega a través de la mirada de Matteo Garrone con el regreso a la pantalla grande del protagonista de La vida es bella (1997), Roberto Benigni, quién ya había participado en una previa adaptación de este clásico en 2002.

Matteo Garrone ha dirigido cintas como Gomorra (2008) o Dogman (2018), acercándose, en esta ocasión, a una historia que ha sido revisitada por el séptimo arte en distintas ocasiones y con la cual intentará imprimir su propia visión:

“Esta historia es una obra maestra de la literatura, pero no solo en Italia, sino en todo el mundo. Para mí es un privilegio narrarla a través de una película, ya que desde los seis años diseñaba storyboards de Pinocho. Como director, era irresistible la tentación de hacer una cinta, y después de 45 años, lo logré” compartió el cineasta italiano.

Para el intérprete de Geppetto es esta coproducción Italia-Francia-Reino Unido, la importancia que ha cobrado Pinocho en su vida es enorme, y con suma alegría comparte su cariño por la cinta con el mundo:

“Pinocho es mi vida. Es increíble, incluso milagroso, el hecho de que años atrás haya interpretado a este personaje y ahora tenga la oportunidad de encarnar a su padre; debo ser el único actor en el mundo que tiene esta oportunidad, es un regalo del cielo. Estoy completamente enamorado de esta historia, así como en Italia, que todo mundo ama a Pinocho. No puedo más que agradecer a Matteo por esta oportunidad”, mencionó el actor.

El director conversó también de su primer acercamiento a la historia y como se fue involucrando con ella hasta llegar a crear una nueva producción alrededor del muñeco de madera que aspiraba a ser un niño de verdad:

“Quizás la primera vez que escuché la historia fue a través de mi madre, cuando yo tenía seis o siete años, después, en televisión, observe la hermosa adaptación de Comencini, pero probablemente, la primera vez que leí el libro fue a los 45 años, y leyéndolo descubrí muchas cosas y personajes que no recordaba”, contó el director.

“Fue una sorpresa la riqueza que posee el libro, pasando por mi cabeza que quizás si trataba de hacer una adaptación fiel del libro original, así como de sus ilustraciones, probablemente sorprenderíamos al público del mismo modo que me pasó a mi leyendo el libro”, agregó Matteo acerca del proceso de realización del filme.

La presencia constante de Pinocho en la vida de Benigni es innegable, convirtiéndose en una referencia obligada en gran parte de su carrera y vida:

“Mi percepción de Pinocho con el paso del tiempo es la misma. Recuerdo que cuando interpreté a este personaje fue un éxito total en Italia, y ahora estoy agradecido con Matteo por prepararme esta oportunidad única; quizás lo único que me falta ahora es interpretar al Hada Azul”, dijo entre risas el actor italiano.

Matteo, también guionista de la cinta, nos narró su experiencia al compartir proyecto con alguien de la talla mundial de Roberto:

“Que Roberto aceptara trabajar en este proyecto fue uno de los mejores regalos para mi, porque no solo es uno de los mejores actores en el mundo, sino que funciona perfectamente para crear transiciones de la comedia al drama, convirtiéndolo en un trabajo sumamente humano y sensible”, agradeció el realizador.

“No debemos olvidar que Pinocho es una historia de amor entre un padre y su hijo, una historia de redención y como el protagonista descubre lo importante que es para su padre, y con Roberto puedo lograr eso. Cuando aceptó participar en la cinta, yo me sentí seguro, ya que era una oportunidad increíble para aprender mucho de él”, complementó Garrone sobre Benigni.

Uno de los puntos principales que tendrá esta película será el maquillaje, dada la influencia que Matteo posee de Enrico Manzzanti, ilustrador original de la obra literaria clásica, llevando a Mark Coulier, diseñador de maquillaje y prostéticos, a un trabajo arduo y planeación en conjunto con el cineasta:

“Matteo siempre tenía en mente regresar a las descripciones del libro original para adaptarlo en una versión realista; soy un gran fanático de los cuentos clásicos como Pinocho o Rumpelstiltskin, así como del trabajo de Matteo con Gomorra (2008). Pero aún con estos hermosos personajes de fantasía, fue un desafío total intentar trasladar las ideas de Matteo”, comentó el diseñador de maquillaje.

“Lo más aterrador para mí, intentar hacerle justicia a los personajes originales y a las ilustraciones de las cuales tomamos inspiración”, continúo con su participación Coulier.

En cuanto al uso de prostéticos y efectos análogos, Matteo compartió las ideas iniciales que tuvo y como las desarrolló durante la producción:

“En este proyecto estábamos frente a una importante decisión y problema ¿Cómo crear en este personaje, principalmente con características animales, una alegoría de nuestra sociedad? ¿Cómo hacer que hablará como un ser humano? Así que decidimos con Mark llevarlo en una dirección antropomórfica, con una combinación entre lo humano y lo animal. Fueron largas jornadas de trabajo para lograr crear el concepto que se necesitaba”, mencionó el cineasta italiano.

Pinocho ya se encuentra disponible en las salas de la Ciudad de México, con públicos reducidos y con la expectativa de ver el nuevo trabajo de Benigni en la pantalla grande.

Comentarios