Capirotada del Chef Narváez

Capirotada del Chef Narváez
Por: Manuel Narváez Narváez
Email: narvaez.manuel.arturo@gmail.com
Han quedado definidas las candidaturas de Morena en las tres principales ciudades del estado, Ciudad Juárez, Chihuahua y Cuauhtémoc.
Ciertamente la moda del partido y la sobreexposición mediática del presidente de México jugarían a favor de las candidaturas de Cruz Pérez Cuéllar, Marco Quezada y Lupita Pérez.
Sin embargo, en el caso del candidato a gobernador de MORENA, Juan Carlos Loera, por cierto, el único fundador de ese partido, no parece ser el imán que atraiga votos extras, ni la sombrilla que cobije las candidaturas de los 67 municipios del estado.
Ahora bien, a nivel municipal las cosas lucen así. Comencemos por la frontera norte, la más chingona del mundo.
La histórica ciudad Juárez ha sido gobernada por priístas, panistas e “independientes”. De todos ellos se han hartado los juarenses; ya sea juntos, revueltos o separados, todos han sido un lastre para sus ciudadanos.
La población juarense es diferente, gracias a esa mezcla entre ciudadanos de otras entidades, mayoritariamente jarocha y la raza que es de nacimiento. A ellos no se les engaña tan pelada, además, conocen al dedillo a la mafia partidista.
En el caso de Cruz Pérez Cuéllar, al que le arrebataron la candidatura de MORENA al gobierno de Chihuahua, lo compensaron con la de Juárez. El bato nace, crece y se reproduce en el PAN, políticamente hablando.
El senador conoce perfectamente su ciudad natal, es muy conocido, y si bien tiene detractores de gran calado, también es cierto que trae mucho parque y con que para ganar la plaza. Sería el primer alcalde morenista.
En un escenario donde el PAN ha disputado el tercer o cuarto lugar en las preferencias electorales recientes, con la designación de Javier González Mocken, que hace su carrera política en el PRI, transita por MORENA y es fichado por Acción Nacional, la competencia puede tornarse competitiva.
Cruz es más gallo a la alcaldía, que Loera para la gubernatura. En cuanto a González Mocken, éste no trae partido fuerte, pero trae mucha candidata al gobierno del estado.
En lo que respecta a la capital del estado, es de todos sabido que es el bastión del PAN.
En la ciudad de Chihuahua MORENA tiene presencia, la que nutre de expriístas. Destaca también que la aprobación del presidente de México, a diferencia de Juárez, es más baja que el rechazo.
La candidatura de Marzo Quezada, conlleva más morbo que posibilidades reales de ganar. Las apuestas es que Acción Nacional obtenga una victoria por más de dos a uno sobre el partido de AMLO.
MQ fue alcalde bajo las siglas del Revolucionario Institucional gracias al apoyo de su compadre el exgobernador reyes Baeza.
El trienio de Quezada Martínez quedó marcado para siempre.
No solo es la tragedia que enlutó a 9 familias y a los chihuahuenses, sino también las desastrosas obras durante su gestión representan una pesada loza de la que difícilmente podrá desprenderse, como sí lo hizo de las denuncias por la responsabilidad de aquella fatídica tarde del 5 de octubre de 2013, que no se olvida.
La apuesta de Marco, aseguran conocidos del ex alcalde, es aprovechar la confusión con el otro Marco, Bonilla, el candidato panista a la alcaldía, a la hora de votar. Igualmente, esperan obtener alguna ventaja de su relación con palacio de gobierno, del estado, claro está, en esa extraña alianza con su querido compadre, Pepe Reyes Baeza.
En la capital, MORENA tiene candidato conocido, aunque han transcurridos 8 años desde que salió de la presidencia municipal. El candidato a gobernador y el partido no ayudan mucho, y es más factible que Marco Adán obtenga más votos que él.
Por su parte, Marco Bonilla es el gallo de la mejor plaza de Acción Nacional y la candidata al gobierno estatal es muy fuerte en la región. MB ciertamente no tiene el palmarés político de MQ, sin embargo, no cuenta con opiniones tan negativas como la de su principal rival.
Por último, Cuauhtémoc. Esta importantísima ciudad es gobernada actualmente bajo las siglas de MORENA. Lo ha sido por el PAN en varias ocasiones y por largo tiempo por el PRI.
Lupita Pérez fue designada por MORENA como su abanderada. La abogada cuenta con una trayectoria política importante en el PRI, partido del que se retiró no hace mucho.
La exdirigente estatal del tricolor es reconocida ampliamente en la región manzanera del estado. El hecho de que su nuevo partido sea el que gobierne en su municipio, no necesariamente es un respaldo automático, ni representa tanto como para ganar a la primera de cambio.
A diferencia de Juárez y la capital, el presidente de México sí tiene mejor aceptación en esa región. El partido está mejor evaluado que en el centro-sur de la entidad.
El problema que va a enfrentar Pérez Domínguez se llama Beto Pérez Mendoza.
El candidato de Acción Nacional ha sido alcalde de Cuauhtémoc en dos ocasiones y diputado por el distrito local. Su hijo, del mismo nombre (EPD), también fue edil.
Beto Pérez es una de las personas más respetadas y apreciadas en el municipio. Ciertamente el candidato le aporta más al partido que viceversa, por eso la contienda luce muy cerrada.
Habida cuenta de este breviario histórico-político, el balance es que MORENA puede amarrar Juárez, Chihuahua para el PAN, y Cuauhtémoc en veremos.
A simple vista, previo a la elección, ésta luce competitiva, con cierta ventaja para Maru Campos, por la gubernatura.
Es cuanto.

Comentarios