Los delegados que AMLO prometió eliminar no se fueron y le cuestan al erario 500 mdp

Por Zedryk Raziel @amormundi_
Animal Político

La figura de “superdelegados” fue creada para recortar la costosa burocracia de las delegaciones y generar ahorros, sin embargo cuestan 41 mdp al mes al erario, sin considerar el costo de sus oficinas de representación.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador creó la figura de los “superdelegados” con la finalidad de recortar la abultada y costosa burocracia de las delegaciones estatales y generar ahorros. Sin embargo, a más de dos años del inicio de la actual administración, 13 instituciones federales mantienen a decenas de representantes en los estados que, tan sólo en sueldos, le cuestan al erario 41.9 millones de pesos al mes, o 502.9 millones de pesos al año.

Este monto no considera el costo adicional de mantener las oficinas de representación -por servicios como renta, luz, agua, telefonía, internet y gas- y la nómina de cientos de trabajadores auxiliares de los delegados, como secretarios, asistentes, técnicos o supervisores.

También habría que añadir los 45.9 millones de pesos anuales que se paga a los propios superdelegados -que fueron creados, precisamente, para sustituir a las delegaciones-, con lo que el costo en sueldos de los representantes federales asciende a 551.5 millones de pesos al año.

En 2019, López Obrador anunció que la burocracia federal en los estados se reduciría a un coordinador (el superdelegado) y cuatro subcoordinadores, así como un jefe por cada una de las 266 regiones definidas por el gobierno. El mandatario dijo que el ahorro con este cambio sería de 15 mil millones de pesos, aunque no precisó si anualmente o a lo largo de su administración.

“Ya no hay delegaciones en los estados, había delegaciones por secretarías, en algunos estados hasta 30 o 40 delegados de las distintas secretarías del gobierno federal. Ya se elimina. Queda un coordinador y cuatro subcoordinadores, uno por gabinete”, explicó en conferencia el 20 de marzo de 2019.

Mediante varias solicitudes de información, Animal Político comprobó que dependencias como la SEP, Comunicaciones y Transportes, Semarnat, SRE, Trabajo y Agricultura designaron delegados y subdelegados en los estados; en algunos casos les cambiaron el título para denominarlos encargados o jefes de “Oficinas de Representación”.

Otras dependencias como la Secretaría del Bienestar, la Coordinación Nacional de Becas y la Secretaría de Economía formaron nutridas estructuras burocráticas, semejantes a las de una institución (con directores, jefes de departamento y jefes de unidad), para operar los programas sociales en distintos niveles territoriales.

Los cinco estados con más representantes federales son el Edomex, con 107; la Ciudad de México y Veracruz, con 81 cada uno; Oaxaca, con 63, y Jalisco, con 53.

Este medio consultó al vocero de la Oficina de la Presidencia, Jesús Ramírez, sobre la existencia de representantes en los estados además de los superdelegados, contrario al plan de López Obrador de eliminar la burocracia federal; sin embargo, tras varios días, no respondió. También fue consultada la Secretaría de Bienestar a través de su dirección de Comunicación, pero el resultado fue el mismo.

Armonizar la burocracia
Superdelegados consultados por Animal Político confirmaron que, lejos de reemplazarlos, deben coordinarse con los representantes estatales de las dependencias que administran cada uno de los programas sociales.

“Sigue habiendo una especie de delegados, pero más light: se llaman ‘representantes’, o sea, son Oficinas de Representación; ya no tienen el mismo poder de antes la mayoría de estas delegaciones (…) Lo que pasa es que antes los gobernantes tenían que entenderse con ellos para cada tema, pero las oficinas, en sí, siguen existiendo”, confirmó un superdelegado que pidió hablar anónimamente.

“Te pongo un ejemplo”, prosiguió. “Hay un titular de la Oficina de Representación de la Coordinación Nacional de Becas, es el responsable directo de los tres niveles de becas (educación básica, media superior y superior). Pero obviamente se coordina con nosotros, vamos a supervisar las entregas, nos pasa informes. El Programa de Producción para el Bienestar es de Sader (Secretaría de Agricultura), pero nos piden a nosotros, en coordinación con los jefes de distrito, que busquemos a la gente, que entreguemos apoyos, o que nuestro personal de campo acuda a avisarles que hay un programa, que se armen asambleas”.

En esta estructura persistente de delegados se han colocado figuras de todos los partidos. Un ejemplo es el de Eulogio Monreal Ávila, que fue nombrado titular de la Oficina de Enlace de la SEP en Aguascalientes; es hermano del senador Ricardo Monreal y del candidato de Morena al gobierno de Zacatecas, David Monreal.

Otro caso es el de Liliana Quiroz Zavala, que brincó de la Ayudantía presidencial a una delegación de la SRE en la Ciudad de México. Gilberto Cano Mollinedo, pariente de Nicolás Mollinedo Bastar, “Nico”, quien fue chofer de Andrés Manuel López Obrador, es representante de la SCT en Tabasco.

La estructura de representantes federales más numerosa y costosa es la de la Secretaría del Bienestar, que consta de al menos 518 funcionarios en todo el país, la mayoría contratados por honorarios y cuyos sueldos ascienden, en conjunto, a 20.7 millones de pesos al mes.

Su finalidad es coordinar en los estados los programas de Pensión para Adultos Mayores, Personas con Discapacidad, Hijos de Madres Trabajadoras (estancias infantiles) y Seguro de Vida para Jefas de Familia.

Esta estructura se forma así en cada entidad federativa: a la cabeza están varios delegados o coordinadores regionales, con un sueldo de 73 mil pesos brutos al mes. Les siguen coordinadores “administrativos”, “operativos”, “de planeación” y de “interoperabilidad” por cada programa, quienes tienen un sueldo de 29 mil 732 pesos. Estos últimos tienen a su cargo a coordinadores de zona (21 mil 299 pesos), a los que les siguen, finalmente, jefes de región (11 mil 527 pesos), que son los encargados de los programas por municipios.

La Coordinación Nacional de Becas para el Desarrollo “Benito Juárez” tiene desplegados a 246 funcionarios en las 32 entidades federativas, con una nómina que asciende a 4 millones 063 mil pesos al mes.

Esta institución designó coordinadores de Oficinas de Representación Estatal, con un sueldo de entre 38 mil y 72 mil pesos mensuales. Dos de estos titulares ganan 81 mil pesos: Jesús Ernesto Gómez Pananá, de Chiapas, y María de Jesús Melgar Vásquez, de Oaxaca.

Como parte de la estructura -encargada de las becas para estudiantes pobres de educación básica, media y superior-, existen enlaces institucionales (con un sueldo de 29 mil 546 pesos), jefes de departamento de zona de atención (24 mil pesos), responsables de zona de atención (14 mil a 18 mil pesos) y jefes de unidad de atención regional (12 mil 420 pesos).

La Secretaría de Economía tiene a su disposición una estructura de 98 funcionarios -la mayoría eventuales- que supervisan y operan en los estados el programa de Microcréditos para el Bienestar, conocido como “Tandas para el Bienestar”. Dicha nómina cuesta 2 millones 121 mil 486 pesos mensuales.

El sueldo más elevado, de 127 mil 502 pesos -semejante al de un Secretario de Estado-, corresponde al puesto de la Dirección General de Operación Territorial de Microcréditos, a cargo de Elia Eugenia López Mandujano.

Le siguen directores de áreas como vinculación, análisis, atención ciudadana y operatividad, con sueldos entre 56 mil y 76 mil pesos. Luego, subdirectores que ganan 32 mil 600 pesos; jefes de departamento con sueldos de 21 mil 300 pesos, y enlaces que cobran 10 mil 600 pesos.

***

Con excepción de la CDMX, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) tiene representaciones en todos los estados denominadas “Centros SCT”. Dichas oficinas son encabezadas por 30 ingenieros varones y una mujer que perciben 126 mil 617 pesos al mes, sueldo semejante al de los Secretarios federales y al de los propios superdelegados.

La nómina mensual de los representantes de la SCT es de 3 millones 925 mil 127 pesos.

La Secretaría de Gobernación (Segob) designó a delegados en 24 entidades federativas con un salario de 82 mil pesos (se les paga 1 millón 968 mil 816 pesos mensuales); en el resto de estados las plazas están vacantes.

Los 44 delegados de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ganan entre 63 mil y 73 mil pesos (el pago global al mes es de 2 millones 217 mil 619 pesos).

Los 31 representantes -llamados subdelegados- de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) cobran entre 45 mil y 55 mil pesos (monto de la nómina: 1 millón 506 mil 890 pesos mensuales).

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) tiene “encargados” en sus representaciones estatales y subdelegados (60 funcionarios en total) con sueldos de 45 mil a 62 mil pesos (monto de la nómina: 2 millones 690 mil 633 pesos al mes). El costo sería mayor si se considera que, además, la Sader cuenta con representantes en 192 “Distritos de Desarrollo Rural” de todo el país.

La STPS mantiene a 11 “subdelegados federales del Trabajo” con sueldos de 46 mil pesos; asimismo, los 31 subdelegados de la SEP perciben 32 mil 667 pesos, y los 25 “coordinadores estatales de Apoyo a Programas” de la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca), 28 mil pesos.

La Secretaría de Cultura cuenta con 14 jefes regionales con sueldos de 22 mil pesos, y la Secretaría de Turismo tiene 32 “encargados de Jefaturas de Servicios” con salarios de 10 mil pesos.

Comentarios