Piden congresistas investigación por posible contaminación en la Presa Chihuahua

En Sesión Ordinaria del Congreso de Chihuahua, diputadas y diputados aprobaron de manera urgente el exhorto presentado por el diputado de MORENA, Francisco Humberto Chávez Herrera, en el cual solicita al Ejecutivo Federal, a través a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales; a la Comisión Nacional del Agua; al Ejecutivo del Estado, por medio de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología; así como a la Presidencia Municipal de Chihuahua, a través de la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología, para que realicen las acciones necesarias, a fin de investigar qué es lo que está ocurriendo en la Presa Chihuahua, respecto a denuncias ciudadanas por posible contaminación.
El iniciador relató que la Presa Chuvíscar es un ícono para la población de Chihuahua; la obra hidráulica data desde hace más de 100 años, y en su mejor época sirvió para suministrar el vital líquido para la población, así como para las actividades económicas industriales, comerciales y agrícolas; sin embargo, quedó en desuso, por lo que se destinó este espacio al esparcimiento de las familias chihuahuenses, en lo que se conocería después como “Parque El Encino”.
La zona actualmente es considerada como Área Natural de Valor Ambiental, y desde hace años, los gobiernos municipales y estatales emprendieron un proyecto para declarar dicha Presa, junto con las otras dos (Rejón y Chihuahua) como un área natural protegida en su modalidad de parque urbano.
Sin embargo, según reportan familias que habitan en zonas aledañas, desde hace aproximadamente un año, empezaron a emerger olores insoportables, ocasionando que no se pueda respirar en paz aún dentro de las casas. Resulta que de un tubo de varias pulgadas se deposita una gran cantidad de líquido de consistencia viscosa con olor a excremento, cebo y detergente, en el arroyo que lleva directamente a la Presa Chuviscar; a ello, se le suma el derribo de una gran cantidad de árboles, así como la basura que la gente tira en la zona.
Aunado a lo anterior, la Av. Teófilo Borunda, conocido por la población urbana como “El Canal”, también desprende asquerosos olores, hasta que topa con la junta de los ríos, donde la situación empeora en términos de contaminación, pues se suma a lo recolectado por el Río Sacramento, sin embargo, a partir de este punto ya no hay canalización ni delimitación, pues existe todo tipo de explotación económica, aunque no todas las actividades sean legales: desde ganadería, agricultura, urbanización, tiradero de desperdicios, extracción de materiales y más; continuó el Legislador.
Agregó que, esta situación de contaminación grave en el Río y en la Presa Chuviscar, ya fue denunciada ante los niveles de gobierno, como se expresa en el oficio SFP-OIC-SDUE-56-2021 y se le da seguimiento por el órgano interno de control de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, así como en una denuncia ante la PROFEPA.
“Las familias vecinas de la Colonia Esperanza están de acuerdo en organizarse y alzar la voz para defender sus derechos y poder respirar en paz. Afirman personas originarias de la zona que en ese arroyo incluso se podía pescar, que solía ser una zona hermosa para pasar el día y en la que actualmente es imposible estar. La lucha en defensa del agua en el desierto chihuahuense no es algo nuevo, sin embargo, cada vez más sectores se ven afectados de formas cada vez más graves e irreversibles”, agregó.
Para culminar, Chávez Herrera recalcó que ante esta situación, corresponde una actitud de diálogo social y búsqueda de respuestas científicas, es decir, de unión entre la gente para poder superar los desafíos que plantean el riesgo de perder nuestra agua limpia.

Comentarios

Tags: