Música en venta, negocio en el que todos ganan

AZUL DEL OLMO
Excélsior
https://www.excelsior.com.mx/funcion/musica-en-venta-negocio-en-el-que-todos-ganan/1430057

La compra de catálogos musicales de artistas consolidados se ha convertido en un negocio exitoso en medio de la pandemia.

En los últimos meses, figuras como Bob Dylan, Shakira, Neil Young y Lindsey Buckingham (Fleetwood Mac) vendieron sus catálogos musicales a empresas cediéndoles los derechos.

Si bien esto ha sucedido desde tiempo atrás, la pandemia ocasionada por covid-19 empujó a algunos de ellos, luego de casi un año que se cancelaron las giras y los conciertos y, por ende, la baja en sus ingresos. El auge del streaming y el posible aumento de impuestos en Estados Unidos han sido factores para este tipo de negocios.

Al hacer click en enviar quedaras regitrad@ a nuestro boletín el cual podrás cancelar en cualquier momento;no olvides revisar tu carpeta de spam.

En los últimos meses, figuras como Bob Dylan, Shakira, Neil Young y Lindsey Buckingham (Fleetwood Mac) vendieron sus catálogos musicales a empresas cediéndoles los derechos.

Si bien esto ha sucedido desde tiempo atrás, la pandemia ocasionada por covid-19 empujó a algunos de ellos, luego de casi un año que se cancelaron las giras y los conciertos y, por ende, la baja en sus ingresos. El auge del streaming y el posible aumento de impuestos en Estados Unidos han sido factores para este tipo de negocios.

Hipgnosis Songs Fund, la empresa dedicada al manejo e inversión en música y que es propietaria del catálogo musical de 55 artistas, maneja más de 60 mil canciones y fue la que recientemente adquirió el 100% de la obra de Shakira.

Bienvenida a la familia Hipgnosis @Shakira. Lo que nadie nunca debe de dar por sentado es que Shakira es una de las compositoras más serias y exitosas de los últimos 25 años, habiendo escrito o coescrito prácticamente todas las canciones que ha grabado”, dicta el comunicado que la compañía publicó hace unas semanas.

Merck Mercuriadis, fundador de Hipgnosis, es un fiel creyente de que la música puede superar los tiempos de crisis y que uno de sus grandes atractivos es que la música se escucha sin importar lo que suceda.

Si Donald Trump hace algo loco como lo hizo anteayer (6 de enero), el precio del oro y el petróleo se verá afectado, mientras que las canciones no. Porque si estás viviendo tu mejor momento, lo estás haciendo con una banda sonora de grandes canciones, y si estás experimentando desafíos, entonces te estás consolando con grandes canciones. Siempre se están consumiendo”, explicó Mercuriadis en una entrevista el 8 de enero para el periódico The Telegraph.

El ejecutivo nacido en Quebec, Canadá, está convencido de que las canciones son un activo que se puede poseer y es tan valioso como lo puede llegar a ser el oro, ya que cada vez que se reproduce una canción de las 60 mil que su compañía posee, el control parcial o total se gana dinero, y más en la era del streaming.

Los ingresos de estas canciones probadas son muy predecibles y fiables. Y, por tanto, se puede invertir. Cuando miras esos rasgos de previsibilidad y confiabilidad, ésas son las mismas razones por las que invertimos en cosas como el oro y el petróleo”, explicó el ejecutivo al diario británico.

La pandemia no sólo ha sido un factor para que reconocidos artistas hayan decidido vender sus catálogos, también el auge que han alcanzado las plataformas digitales como Spotify o iTunes, que ofrecen datos concretos de transmisiones y descargas de las canciones, con lo cual se puede establecer el valor de un catálogo.

El streaming se ha convertido en el gran aliado de esta nueva figura de negocios… y la pandemia de covid-19 lo catapultó. Si bien a muchos les ha costado adaptarse a la nueva normalidad, en cuestión de negocios Mercuriadis vio una nueva oportunidad de negocio.

La pandemia ha hecho que la gente vea el streaming como una utilidad esencial como el gas o la electricidad, la gente prefiere morderse el brazo derecho antes que no pagar sus 10 libras (282 pesos mexicanos, aunque en México cuesta 179 pesos la familiar) al mes por su suscripción a Spotify”, señaló el ejecutivo.

A pesar de que muchos artistas contemplan la posibilidad de vender sus catálogos ya sea por necesidad o por tener acceso al dinero de manera rápida, no todos están de acuerdo. El productor y músico Camilo Lara, quien fue director de la disquera EMI Music México, es uno de los que no recomiendan este tipo de negocios.

Cuando una compañía compra el catálogo se refiere al lado editorial, regularmente las compañías muy grandes tienen su propio publishing, la parte que comercializa las canciones, y ésa es la que adquiere el catálogo. Yo nunca le recomendaría a un artista vender su catálogo, te deshaces de tu patrimonio de vida y eso sí siempre va a generar dinero, te puedes morir y tus hijos pueden seguir viviendo de los catálogos si tienes una carrera exitosa como compositor.

Pero en estos casos como Shakira y Dylan, supongo que especulan y pagan a muchos años a un precio alto lo que el catálogo generaría, entonces, finalmente creo que la decisión que hace es de un artista de ciertos años y esto va a estar generando ganancias vivo y capitaliza ese dinero y ya después se lo reparte a sus hijos, así tal vez puede ser, en el caso de Dylan, estoy casi seguro que fue así”, explicó Lara.

Comprar catálogos musicales, como lo ha hecho Hipgnosis, de artistas como Shakira, Neil Young, Barry Manilow, Blondie, Enrique Iglesias, Mark Ronson, Kaiser Chiefs, Timbaland y Journey, entre otros; o como cuando Universal Music compró todos los derechos del catálogo de Bob Dylan (600 canciones) o cuando Michael Jackson adquirió el catálogo de The Beatles, es una inversión segura en donde la compañía sólo pagará un porcentaje al compositor de los temas.

Las ventas de los catálogos se hacen y ya, es decir se vende el catálogo y ya, y para recuperarlo tendrías que esperar que la compañía o la persona que la compró lo quiera volver a vender.

Las disqueras le paga un porcentaje fijo al publishing, si es externo, lo que sí es un hecho es que si compones una cosa nadie te puede quitar el derecho de composición, es un derecho humano, la composición es tuya para siempre… hasta que se alcanza la prescripción que me parece es de 100 años después de que muere el autor su obra se vuelve del dominio público”, agregó Lara.

Otro que no recomienda la venta del catálogo musical es el músico y productor independiente Aleks Syntek, quien considera que es una salida de negocios en un momento determinado para los artistas que deciden hacerlo.

La cuestión de los catálogos va más por el lado del compositor como ha pasado con McCartney. La verdad es que yo no vendería mi catálogo de derechos de autor porque me gusta tener el control creativo de mis canciones. Lo que le pasó a The Beatles cuando Michael Jackson compró todo el catálogo y puso las rolas en comerciales de hamburguesas y de pizzas y McCartney se quería infartar, pero ése es el riesgo que corres”, señaló Syntek.

Otro punto interesante a considerar para la venta de catálogos musicales es la cuestión de los impuestos. Se informó que el presidente de Estados Unidos Joe Biden planea aumentar impuestos a todos aquellos que ganen más de un millón de dólares al año, de un 20% a un 39%.

El ejercicio de comprar catálogos musicales responde a la teoría de que a quienes se les están haciendo estas ofertas son artistas que cuentan con composiciones comprobadas como éxitos, lo cual, de acuerdo con especialistas, le da un margen de seguridad a la inversión ya que son temas que de una o de otra forma generan dinero.

Comentarios