Dientes prehistóricos dan pistas sobre el sexo con neandertales en la Edad de Piedra

Por Katie Hunt
CNN

– Los primeros humanos modernos y los neandertales vivieron en Europa y partes de Asia al mismo tiempo. De hecho, se superpusieron durante varios miles de años antes de que nuestros parientes arcaicos desaparecieran hace unos 40.000 años.

Durante este tiempo, el Homo sapiens y los neandertales se encontraron. Incluso, algunas veces, tuvieron relaciones sexuales y dieron a luz a niños. La evidencia está enterrada dentro de nuestros genes, según han demostrado análisis de ADN. La mayoría de los europeos tiene alrededor del 2% de ADN neandertal en sus genomas debido este antiguo mestizaje.

Sin embargo, se ha encontrado relativamente poca evidencia física directa de estos encuentros y huesos fosilizados. Los esqueletos que se han descubierto no ofrecen pruebas definitivas.

Ahora, un nuevo análisis de 11 dientes encontrados en una cueva de la isla Jersey, en el Canal de la Mancha, sugiere que algunos de ellos podrían haber pertenecido a individuos con ascendencia mixta del Homo neanderthalensis y el Homo sapiens.

Los dientes, identificados como neandertales, se hallaron cuando el sitio, conocido como La Cotte de St. Brelade, fue excavado por primera vez en 1910 y 1911. Un nuevo análisis de los dientes fue publicado en la revista Journal of Human Evolution este lunes. Y demuestra que los dientes en realidad procedían de dos individuos diferentes que vivieron allí hace 48.000 años. Siete de los dientes tenían rasgos tanto de humanos modernos como de neandertale.

«Encontramos las mismas combinaciones inusuales de rasgos neandertales y humanos modernos en los dientes de ambos individuos neandertales identificados», dijo el autor del estudio Chris Stringer, líder de investigación en orígenes humanos y profesor en el Museo de Historia Natural de Londres.

«Consideramos que esta es la evidencia directa más fuerte (de mestizaje) hallada en fósiles. Aunque todavía no tenemos evidencia de ADN que respalde esto», añadió.

El equipo intentaba recuperar ADN de los dientes para confirmar si pertenecían a personas con una doble herencia humana neandertal-moderna, dijo Stringer. La preservación del ADN era «una cuestión de azar», dada la edad de los dientes, explicó.

«Las raíces de los dientes se ven muy neandertales. Mientras que el cuello y las coronas de los dientes se parecen mucho más a las de los humanos modernos», indicó.

La única otra explicación, dijo, es que esta población haya estado extremadamente aislada geográficamente y desarrollara estos rasgos inusuales en sus dientes.

«Podría ser que esta (sea) una población muy inusual que desarrolló esta combinación de rasgos de forma aislada. Sin embargo, en este momento, por los niveles más bajos del mar de la última Edad de Hielo, Jersey definitivamente estaba conectado con la vecina Francia. Así que el aislamiento es improbable», explicó Stringer por correo electrónico.

Fue sorprendente encontrar esta evidencia de individuos «híbridos» con ascendencia neandertal y Homo sapiens en el noroeste de Europa, comentó. Lo anterior porque la evidencia más temprana de influencia humana moderna en Europa se ha descubierto mucho más al este. Las pruebas en la Bulgaria actual se remontan potencialmente a hace 47.000 años. Y en Iberia y el sur de Francia a hace 42.000 años.

De manera similar, la evidencia fósil existente de mestizaje también se ha hallado más al este.

El caso más definitivo es el de la cueva de Oase en Rumania, donde se desenterró una mandíbula de 40.000 años de antigüedad. Tiene características inusuales. El análisis genético encontró que había un 9% de ADN neandertal, proveniente del mestizaje que probablemente ocurrió en las cinco generaciones anteriores, señaló Stringer.

Un fragmento de hueso de hace 50.000 años, descubierto en 2018 dentro de una cueva rusa, representó los primeros restos conocidos de un niño con una madre neandertal y un padre que era denisovano. Este último es otro pariente extinto de los humanos modernos que se cree que vivió predominantemente en Asia.

Los dientes son especialmente importantes para los arqueólogos y paleoantropólogos porque son más fuertes que los huesos. El esmalte ya está en gran parte mineralizado y no es orgánico, por lo que sobrevive muy bien en el registro fósil.

El sitio de La Cotte en Jersey muestra que los neandertales usaron la cueva durante 200.000 años, indicó el Museo de Historia Natural. Las capas de tierra muestran la reocupación repetida por diferentes grupos de neandertales y al menos dos pilas de huesos de mamut.

Comentarios