COVID-19: “Mi experiencia con la vacuna Sputnik V”

El corresponsal de DW Sergei Satanovski participó en las pruebas de la vacuna rusa Sputnik V. Después de las dos dosis, visitó a su abuela en su casa. Allí entró en contacto con el coronavirus, no sin consecuencias.

En Rusia, la tercera fase de prueba de la vacuna “Sputnik V” y la campaña de vacunación transcurren de forma paralela. Uno de los voluntarios fue el corresponsal de DW Sergei Satanovski, quien ya informó en diciembre pasado que había sido vacunado con la primera y más tarde con la segunda dosis. Las pruebas de la vacuna rusa “Sputnik V” no se completarán oficialmente hasta mayo de este año. Satanovski decidió no esperar hasta primavera por los resultados de su participación en el estudio clínico y se hizo la prueba de anticuerpos en enero de 2021. Esta es su experiencia:

Incluso antes de haberme realizado la prueba de anticuerpos me encontraba bien, recibí las dos vacunas sin sufrir mayores efectos secundarios. Así que viajé a ver a mi abuela, de 74 años, cerca de San Petersburgo, en la víspera de Año Nuevo. Aunque no tenía síntomas, me hice una prueba PCR el día de mi partida. El resultado fue negativo.

Mi abuela se mudó de San Petersburgo al campo hace un año y, desde entonces, ha evitado la gran ciudad debido a la pandemia. Una vez a la semana, va de compras al pueblo más cercano, donde viven 17.000 personas. Pero incluso a 300 kilómetros de San Petersburgo, no se libró del coronavirus.

El día de Año Nuevo comenzó a toser y al día siguiente, seguía tosiendo. No pensamos de inmediato en el coronavirus, pero asumimos que se había resfriado por las bajas temperaturas. El 3 de enero fui a San Petersburgo. Por la noche mi temperatura corporal subió a 37,4 grados y me dolía la garganta. Mi abuela tenía síntomas similares.

En mi caso, sin embargo, los síntomas desaparecieron después de dos días. Mi abuela, en cambio, todavía tenía fiebre al tercer día y se sentía débil. Llamó a un médico que le hizo una prueba de PCR y fue positiva. La hospitalización no fue necesaria, pero la evolución de la enfermedad fue bastante difícil: tres semanas con fiebre, debilidad e hipertensión. También me hice una nueva prueba PCR que resultó ser negativa.

“Un número bastante alto de anticuerpos”
Vadim Lynjev, jefe del laboratorio del Hospital Schadkewitsch, donde me vacunaron, dijo que la respuesta de una persona vacunada al patógeno depende de la carga viral. Si nos contagiamos de alguien que está levemente enfermo, es posible que no tengamos ningún síntoma. Pero si la carga viral es alta, el trascurso de la enfermedad es más leve después de la vacunación.

En mi caso, fue exactamente así: estuve en contacto con una carga viral alta en casa de mi abuela, pero la evolución de la enfermedad fue leve gracias a los anticuerpos. Mi abuela lo pasó peor que yo. Entre tanto, ya tuvo un PCR negativo y se está recuperando.

Unos días después de regresar de San Petersburgo, me hicieron una prueba de anticuerpos. Al día siguiente obtuve mi resultado: 310 unidades relativas por mililitro de sangre. Un resultado muy bueno, pensé. Esto también me lo confirmó Dimitri Denisov, director médico del Laboratorio Helix, de Moscú: “Tiene un nivel bastante alto de anticuerpos en comparación con otras personas vacunadas o que se han recuperado del COVID-19”.

Un hecho es cierto: mis anticuerpos son el resultado de la vacunación. Después de una enfermedad, no habrían podido formarse con tanta rapidez en el momento de realizar la prueba, sobre todo, no tanta cantidad.

¿La vacuna evita contraer COVID?
Denisov dijo que la respuesta inmune a la misma vacuna podría diferir en las personas debido a las características de cada individuo: “La actividad de la respuesta inmune depende de muchos factores, como la comorbilidad, cifra de infecciones recientes, de los hábitos alimenticios y de la evolución individual”.

No se puede afirmar con certeza si los anticuerpos en una cantidad como la mía, ofrecen protección total contra el coronavirus. “Esto se debe principalmente al hecho de que la vacunación acaba de comenzar en todo el mundo y la fase de ensayos clínicos con las vacunas ha disminuido mucho”, dijo Denisov.

(rmr/ers)

Comentarios