El panorama se va despejando para Maru

Por: Manuel Narváez Narváez
Emai: narvaez.manuel.arturo@gmail.com
En un intento por frenar la desbandada en el PAN y como muestra de buena voluntad, el ala predominante que obtuvo la candidatura al gobierno del estado y muy probablemente la candidatura de la capital, cedió y consintió posiciones a los perdedores que amenazaban con irse del partido.
Después de la derrota, el precandidato Gustavo Madero trató de chantajear a su partido exigiendo posiciones que, según él, se habría pactado con la venía del CEN. El tiro le salió por la culata ya que el escrito que firmó no contemplaba lo que el senador con licencia declaró a la prensa.
Sin embargo, pese al recrudecimiento de las hostilidades del gobernador Javier Corral en contra la candidata panista y traicionar a Acción Nacional utilizando a Movimiento Ciudadano y a Morena para imponer candidatos ex panistas a la alcaldía de Chihuahua, Madero Muñoz recobró la cordura y consiguió sendos premios de consolación.
Dos alfiles de Gustavo Madero fueron palomeados por el grupo de Maru Campos para ir amarrados por una candidatura al congreso local y la sindicatura de Chihuahua. Se trata de Carlos Olson y Olivia Franco.
Olson San Vicente, suplente del senador Madero, y quien trató de “cazar” testigos para declarar en contra de la ahora candidata al gobierno del estado, muy seguramente será elegido diputado local, dada las amplias posibilidades que tiene el PAN para arrasar en la capital en la elección del primer domingo de junio.
Por su parte, Olivia Franco, es una importante operadora de Gustavo; además, ha sido fiel a la carrera del senador panista y una profesionista que cuenta con buenas cartas credenciales para hacer un excelente papel al frente de la sindicatura de Chihuahua.
El otro grupo que obtuvo su recompensa es el que encabeza Miguel La Torre Sáenz. Versiones provenientes del interior del albiazul aseguran que el todavía diputado local va seguro como candidato a la diputación federal por el sexto distrito, el más panista del país.
La regidora Laura Contreras, brazo derecho de La Torre, iría como única precandidata por el distrito federal 8, es decir, más difícil, pero con varias victorias desde el 2000.
Otro que probablemente va a ser integrado al equipo de Maco Bonilla, será Roberto Lara, quien le compite la candidatura a la alcaldía de Chihuahua, la que muy probablemente quede en manos del ex director de desarrollo humano.
Los que no pudieron digerir la derrota o simplemente ya no tenían apoyo suficiente dentro de las filas del PAN, entiéndase Miguel Riggs y Carlos Borruel, prefirieron continuar con el perverso juego de Javier Corral, e irse del partido para aventurarse por la presidencia municipal de Chihuahua, bajo los colores guinda y naranja.
El puente de plata que tendió al equipo perdedor la candidata Maru Campos, con la venia del CEN de Acción Nacional que encabeza Marko Cortés, aminora notablemente el impacto negativo las salidas de Riggs y Borruel, así como también, desinfla las alianzas traicioneras que tendió el gobernador con otros partidos.
Para rematar con categoría, la candidata panista al gobierno del estado declaró en una entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola, que ella no va a perseguir a Corral de ganar la gubernatura, como sí lo ha hecho Javier con la alcaldesa con licencia.
Solo le falta al panismo y a sus candidatos convencer a la dirigente estatal, Rocío Reza Gallegos, de que está en posibilidades de convertirse en la primera mujer en obtener victoria consecutiva para su partido en el gobierno del estado, al tiempo de que obtendría el primer lugar en la lista de los candidatos a diputados locales plurinominales. Necesita definirse por el PAN o por servir al gobernador.
Es cuanto.

Comentarios