De “Quico” a “Kiko”: la historia y pelea por este personaje de “El Chavo”

Carlos Villagrán continuó con sus espectáculos como “Kiko” en el circo.

En la pantalla, “Quico” y “El Chavo del 8” solían pelear y a pesar de sus riñas terminaban unidos por el buen convivir, sin embargo, ¿sabías que en la vida real los intérpretes de estos niños de “la vecindad”, Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” y Carlos Villagrán si tuvieron una pelea legal y diferencias irreconciliables?.

“Quico”, el consentido niño cachetón fue interpretado en “El Chavo del 8” por Carlos Villagrán, actor que inició su carrera como reportero gráfico y después de algunas participaciones en la televisión mexicana, se catapultó a la fama con el personaje del querido programa de “Chespirito”.

Fue en 1971 cuando empezaron las apariciones de Villagrán como “Quico”, un niño malcriado que según lo dice su mismo intérprete, ganó más popularidad que el mismísimo “Chavo del 8”. Recientemente Carlos expresó que “la figura que más se vende es la de ‘Kiko’”.

¿Cómo fue que surgió “Quico”?
Se dice que Carlos Villagrán fue invitado a una fiesta de Roberto Gómez Bolaños y ahí se conocieron. Iba acompañado de su amigo, Rubén Aguirre (“El Profesor Jirafales”, “Lucas Tañeda”, “El Sargento Refugio” y “El Matoncísimo Kid”, en los programas de “Chespirito”) cuando ambos improvisaron un sketch que terminó por conquistar al creador intelectual de “El Chavo del 8”, “El Chapulín Colorado” y otras producciones.

Villagrán recordó en una ocasión cuando presentó a “Quico” a “Chespirito”:

“Saqué mi propio pelo por el agujero de la gorrita y le hice como unos cuernitos. Me encontré a ‘Chespirito’ y le dije: ¿Quieres que te hable así como niño o que te hable así (con la característica voz de ‘Quico’)? Y me respondió: ‘así, con los cachetes. Y de esta manera nació ‘Quico’”

Carlos Villagrán

“Quico” fue un niño imitado por miles de pequeños en Latinoamérica. Foto: Cuartoscuro
“¡No me simpatizas!”, “¡Me doy!”, “¡Ay, ya, cállate, cállate que me desespeeee…ras!” y “¡Chusma, chusma… prr!” son parte de las frases del niño con los cachetes inflados que pronto comenzaron a imitar miles de niños en Latinoamérica, una vez que el personaje apareció en la televisión.

“Quico” no tenía nada peculiar en sus cachetes, simplemente los inflaba para componer el rostro que lo caracterizó.
La aparición de Villagrán en la TV, con el personaje que lo catapultó a la fama inició en 1971, con el programa de “Chespirito”, en 1973 se convirtió en “El Chavo del 8” y en 1978 comenzaron las peleas entre Bolaños y Villagrán que terminaron con la salida del personaje de “Quico” de “la vecindad”, situación que llevó al actor a continuar su carrera en otros espacios de entretenimiento, pero con un éxito menor y desde entonces como “Kiko”.

De “Quico” a “Kiko”, así fue la pelea
Villagrán y Gómez Boñalos se enfrentaron en una disputa legal porque mientras “Chespirito” aseguraba ser el autor de “Quico”, Carlos sostenía que el personaje había sido logrado gracias a su ingenio y las frases que él mismo había creado.

Según los relatos de Villagrán, el programa de “El Chavo del 8” había ganado gran popularidad. Hacían giras y visitaban varios países, pero la mayoría de los micrófonos se centraban en “Quico” porque estaba de moda.

“Entonces se empezó a despertar un poquito la ira, el egoísmo, el celo profesional y artístico. Poco a poco fue trepando más ‘Quico’ en popularidad que ‘El Chavo’, y me sacaron del programa”

Dejar el programa representó un cambio radical para la vida del actor, sin embargo, él continuó en los escenarios interpretando al niño cachetón pero ahora con el nombre de “Kiko” cambiando la “C” inicial por la “K”.

En 2019, a sus 75 años de edad, Carlos Villagrán habló del final de sus apariciones como “Kiko” y en una entrevista señaló:

“No es porque no lo pueda hacer, pero, como dice Juan Gabriel en una canción, ‘Dios perdona pero el tiempo no’, entonces, pues, mi peor enemigo es un niño que sale en la televisión, que soy yo mismo con 48 años menos”.

Comentarios