Refrenda Sánchez Cordero compromiso para erradicar violencia infantil

Excélsior

 

Al participar en la comisión para poner fin a la violencia contra niñas, niños y adolescentes, Sánchez Cordero señaló que todos los espacios físicos y virtualesdonde interactúan los menores de edad requieren de la responsabilidad entre autoridades del sector privado, social, religioso y académico, para atender y resolver de manera multisectorial la problemática.

 

Como gobierno asumimos las observaciones, llamados y compromisos que han hecho autoridades de diversos organismos internacionales y regionales para eliminar la violencia contra las niñas, niños y adolescentes; los asumimos con plena convicción de que su seguridad y bienestar están en riesgo debido a la presencia de muy diversas formas de violencias, y a los efectos diversos que ha dejado la pandemia y el confinamiento de sus vidas”, subrayó.

La titular de la Segob resaltó el compromiso del Congreso de la Unión, autoridades federales y organizaciones de la sociedad civil, quienes impulsaron la reforma para la prohibición del castigo físico y trato humillante contra niñas, niños y adolescentes, “cuyo avance es fundamental para desnormalizar y deconstruir las violencias, gritos, golpes e insultos que enfrentan en sus casas como métodos educativos”.

Por su parte , el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), Ricardo Bucio Mújica, dijo que es urgente atender a este sector de la población, debido a que está siendo cooptado por el crimen organizado.

Agregó que la Estrategia para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes ante la Violencia Armada, coordinada por la Secretaría de Gobernación, busca impulsar la denuncia a través del 911, a fin de reportar casos de violencias, esto como parte del esfuerzo del Gobierno de México para implementar una cultura de paz.

Sobre la reforma que prohíbe el castigo corporal y humillante, destacó que será el trabajo legislativo de las entidades federativas, las campañas, debates, así como la participación de los medios de comunicación, que sensibilicen a la población sobre efectos adversos del trato humillante contra la población de 0 a 17 años.

Comentarios