Mujer Maravilla, 1984; el poder de creer

RODOLFO MONROY MARTÍNEZ
Excélsior

Gal Gadot se mete de nueva cuenta en la piel de la amazona.

Cuando deseas algo que quisieras ser, sólo piensa que puedes serlo y luego conviértete en ello. Ese es el poder de Mujer Maravilla 1984, o por lo menos así lo piensa su protagonista Gal Gadot, quien por segunda ocasión protagoniza a la amazona de la isla Temiscira.

En palabras de la israelí, el filme, que se estrena en México en cines el 17 de diciembre, no sólo influirá de manera positiva a las niñas, sino a todo tipo de personas que se dejen seducir por el mensaje de inclusión de la heroína.

Una de las escenas de la película presenta a la princesa Diana en una competencia junto a otras amazonas, algo inspirador para las niñas de hoy en día.

No tuve la suerte de ver tantos tipos de mujeres maravilla cuando era pequeña. Cuando vi la película por primera vez, y eso que soy la protagonista y he leído todos los borradores, pensé que estaba lista para ver cualquier cosa. Con esa secuencia, la reacción que tuve fue algo que no esperaba, me emocioné y por primera vez no me sentí como si fuera Gal la actriz, la mujer, me sentí como la Gal de ocho años mirando a otro niño haciendo algo fuera de lo mundano y siendo tan bueno en eso, que lo está haciendo a su manera y es suyo.

Luego me di cuenta del poder de esta película… creo mucho en que cuando lo ves, piensas que puedes serlo y luego te conviertes en eso. Así que no tuve la oportunidad de ver a todos estos personajes femeninos fuertes y ahora viéndolo y viendo la forma en que afecta a mis hijas, pero también a los niños, a los hombres, a todo tipo de gente, es tan poderoso, tan fuerte, que me siento muy agradecida de tener la oportunidad de ser parte de esto”, comparte Gal en charla virtual con los medios de comunicación internacionales, entre ellos Excélsior.

Pero lo importante, dice Gadot, es que uno haga las cosas como uno es.

Las chicas lo hacen como lo haría una chica. Lo hacen como si las mujeres lo hicieran. No es como cuando ves que las mujeres intentan pelear como los hombres, ‘¡no!’, somos mujeres, nuestros cuerpos son diferentes, la forma en que nos movemos es diferente y así es como lo hacemos y es maravilloso.”

La dirección corre a cargo de Patty Jenkins, quien también estuvo al frente de la entrega de 2017 que recaudó más de 800 millones de dólares en el mundo y obtuvo buenas críticas.

Mientras estábamos terminando la primera película, quizás un poco antes de eso”, explica Jenkins, “pensaría que estaba exhausta de un poco de esto, pero en realidad estaba un poco frustrada por lo que no pude hacer con Mujer Maravilla… comencé a reflexionar sobre lo que sentía, lo que estaba pasando en nuestro mundo y lo que Mujer Maravilla querría decirle al mundo, y así vino la historia.”

La de aquél entonces, añade, se trataba del nacimiento de Mujer Maravilla. Lo que representa una mujer en el mundo, qué es lo que realmente está tratando de enseñar a todos con los que se encuentra, a cómo ser mejores con ellos mismos y cómo ayudar a la humanidad a ser mejor.

Por eso pienso en entrar en toda la relación de Diana con la humanidad… fue la última que fue descubriendo su humanidad.

Ahora es cómo vive con ella, pues tampoco es perfecta, tiene sus propias luchas y su viaje para hacer lo correcto, que es (una idea) tan universal para todos nosotros como ser un héroe, que no es una cosa fácil, en realidad es algo muy difícil, por lo que estaba realmente interesada en saber, ¿cómo se siente?”, dice.

Gal Gadot detalla que se discutió mucho sobre la historia de Diana y cómo había sido su vida desde la última vez (en 1918, cuando se sitúa la primera película) hasta los años 80, tiempo en que se ubica esta entrega.

Diana perdió a todos los miembros de su equipo, “ha estado muy sola, y no quiere involucrarse con nadie ni hacer nuevos amigos porque ellos se darían cuenta de que no envejece, ellos van a morir y ella tiene que dejarlos ir, así que se aísla del mundo y su único objetivo es ayudar y mejorar a la humanidad, estar allí para ellos, guiarlos y tratar de hacer el bien”, subraya.

Charles Roven, productor, y quien también ha estado detrás de filmes como Batman vs. Superman, Escuadrón Suicida y La Liga de la Justicia, añade que luego del programa de TV, protagonizado por Lynda Carter, y antes de Mujer Maravilla (2017) no se había tenido la presencia de un personaje que fuera valiente y fuerte, pero también empático, veraz, amoroso y por ello pensaron “¿por qué no acoger eso?” en un “momento exacto en la cultura del mundo.

LA BATALLA
Crear el enfrentamiento entre Cheetah (Kristen Wiig) y Mujer Maravilla (Gadot) ha sido unas de las escenas que más expectativas ha generado. El set, comenta Patty Jenkins, tuvo que ser creado desde cero, lo suficientemente grande. Contaron con artistas del Cirque du Soleil que practicaban las escenas y les mostraban cómo serían. “Fue divertido y realmente inspriador. Era como pelear con un amigo, o al menos, como si tuvieran esa amistad en el pasado. No se trata de golpear en la cara, ambas están, literalmente, tratando de controlar a la otra. Fue fascinante, y luego ejecutarlo fue largo, laborioso y salvaje”, comentó Jenkins.

LOS VILLANOS
Kristen Wiig interpreta a Bárbara Minerva, quien después se convierte en Cheetah.

No queríamos que fuera el tipo de chica típico tímida que se convirtió en villana, queríamos saber qué tiene ella que la hace estar sola y ser invisible y luego, ¿qué es lo que realmente quiere?

Pasa por tres etapas realmente grandes; el armar el vestuario definitivamente ayudó, pero también, como todos han dicho, trabajando con Patty tratando de averiguar quién es ella en cada etapa. Fue algo escalofriante”, comparte Wiig.

El chileno Pedro Pascal es Max Lord, quien atribuye su personaje como “la experiencia Patty Jenkins, no pueden salirse con la suya con algo que es lo típico…

Todos los riesgos y los peligros que hay y, en última instancia, su humanidad, sin importar cómo sea la oscuridad del personaje, para hacer que esa experiencia sea posible… definitivamente no sabía si sería capaz de llegar allí (al personaje) pero se lo debo a mi director… y funcionó”.

Comentarios