Ruta de vuelo de una cándida Paloma

Compilación de Gloria Iveth Porras Loya
(Con información de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, el canal de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Suprema Corte de Justicia de la Nación)

El sábado 2 de marzo de 2002 en la Ciudad de Chihuahua, Paloma Angélica Escobar Ledezma, de 16 años de edad, salió a las 3:15 pm de su casa rumbo a sus clases de computación y ya no regresó, horas más tarde el calvario de su familia comenzó.
“Empezamos a buscarla inmediatamente en la escuela, con amistades y familiares, pero nadie sabía nada. Luego, la buscamos toda la noche en hospitales, en la Cruz Roja y con la policía. En la mañana siguiente, el 3 de marzo, fuimos a poner el reporte de denuncia en la Procuraduría General. A pesar de que aceptaron nuestra denuncia, nos dijeron que esperarían hasta que hubiesen transcurrido 72 horas desde su desaparición para buscarla. Nosotros seguimos buscando a Paloma y el miércoles acudimos nuevamente a la policía para que iniciaran su búsqueda.
Pasaron muchos días durante los cuales seguimos buscándola. Dejamos de trabajar durante ese tiempo, fuimos a los medios de comunicación. El 18 de marzo de 2002, habíamos hablado hasta con el mismo Gobernador quien se comprometió a buscarla y localizarla. El 29 de marzo de 2002, encontraron su cuerpo sin vida” cuenta su madre.
Paloma fue encontrada 27 días después de su desaparición en el km 4.5 de la carretera Chihuahua-Aldama; el dictamen pericial concluyó una muerte violenta con características de homicidio doloso. La necropsia determinó que la causa de la muerte fue una luxación en la columna vertebral.
El procedimiento observó graves irregularidades, inconsistencias y violaciones, empezando por el tiempo excedido en las investigaciones, el Estado no respondió con celeridad, seriedad y responsabilidad, se evidenció un trato discriminatorio en virtud del género y se dio importancia a diligencias orientadas hacia la “conducta moral”.
El 30 de diciembre de 2003, con el apoyo de la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDHEM), los hechos fueron denunciados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por violaciones a diferentes artículos consagrados en la Convención Americana de Derechos Humanos, sin embargo, el caso fue admitido por dicho organismo internacional hasta el 14 de marzo de 2006.
Tras cinco años, y pese a que la CIDH elaboró un informe sobre el caso desde 2010, fue hasta el 3 y 4 de agosto de 2011, cuando la madre de Paloma firmó un acuerdo con representantes de los gobiernos federal y estatal y la Comisión Interamericana, para cumplir medidas de reparación por las violaciones de derechos en el desahogo del caso.
El 23 de febrero de 2012 el Estado Mexicano, a través del Secretario de Gobernación Alejandro Poiré y el Gobernador del Estado César Duarte, admitió su responsabilidad y ofreció una disculpa pública a la familia Escobar Ledezma y a la comunidad.
El 07 de Julio del 2013, la CIDH aprobó la petición, una vez evaluados todos los elementos disponibles en el expediente del caso; ratificó sus conclusiones de acuerdo a las cuales, en perjuicio de Paloma Angélica Escobar, el Estado de México fue responsable por la violación de los derechos a la vida (artículo 4), a la integridad (artículo 5), a la libertad y seguridad personales (artículo 7) y a la protección de la honra y la dignidad (artículo 11) reconocidos por la Convención Americana de Derechos Humanos, toda vez que falló con su deber de garantía (artículo 1.1) al no adoptar medidas adecuadas para prevenir la violencia contra las mujeres (artículo 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer). Asimismo, advirtió al Estado como responsable directo de la violación de otros derechos humanos por tratamiento negligente a familiares en su proceso de búsqueda de justicia.
La CIDH formuló nueve recomendaciones al Estado mexicano con respecto a medidas de reparación individual para las víctimas y medidas de no repetición para combatir la violencia contra las mujeres y niñas. A saber:
1. Completar la investigación de manera oportuna, inmediata, seria e imparcial con el objeto de esclarecer el asesinato de Paloma Angélica Escobar e identificar, juzgar y, en su caso sancionar a los responsables.
2. Reparar plenamente a los familiares de Paloma Angélica Escobar por las violaciones de los derechos humanos.
3. Implementar como medida de no-repetición, una política estatal integral y coordinada, respaldada con recursos públicos adecuados, para garantizar que los casos específicos de violencia contra las mujeres, sean adecuadamente prevenidos, investigados, sancionados y reparados en la Ciudad de Chihuahua.
4. Adoptar reformas en los programas educativos del Estado, desde la etapa formativa y temprana, para promover el respeto de las mujeres como iguales, así como el respeto de sus derechos a la no violencia y a la no discriminación.
5. Investigar las irregularidades en la investigación del caso que se hayan cometido por agentes del Estado y sancionar a los responsables.
6. Fortalecer la capacidad institucional para combatir la impunidad frente a casos de violencia contra las mujeres en el estado de Chihuahua a través de investigaciones criminales efectivas con perspectiva de género, que tengan un seguimiento judicial consistente, garantizando así una adecuada sanción y reparación.
7. Implementar medidas y campañas de difusión destinadas al público en general sobre el deber de respetar y garantizar los derechos humanos de las niñas y los niños.
8. Desarrollar programas de formación para los funcionarios estatales que tengan en cuenta las normas internacionales establecidas en el Protocolo de Estambul, con el fin de que dichos funcionarios cuenten con los elementos técnicos y científicos necesarios para investigar los asesinatos de mujeres.
9. Continuar adoptando políticas públicas y programas institucionales destinados a reestructurar los estereotipos sobre el rol de las mujeres en el estado de Chihuahua y promover la erradicación de patrones socioculturales discriminatorios que impiden su acceso pleno a la justicia, que incluyan programas de capacitación para funcionarios públicos en todos los sectores del Estado, incluyendo el sector educación, las ramas de la administración de la justicia y la policía, y políticas integrales de prevención.
Derivado de las mismas y en respuesta a las demandas de justicia, en 2011 se creó el Centro de Justicia para las Mujeres “Paloma Angélica Escobar Ledezma” y a partir de entonces se han intrumentado diversas políticas públicas que combaten la violencia contra la mujer
“…Como lo que fuiste siempre, una paloma, iniciaste un viaje y emprendiste el vuelo y fue en un instante mi niña querida sin ver hacia atrás que llegaste hasta el cielo” (Mensaje de sus padres y hermanos)

Comentarios