Será legal vender, comprar y fumar mota

Por: Manuel Narváez Narváez
Email: narvaez.manuel.arturo@gmail.com
Por fin el senado de la república aprobó por notoria mayoría la legalización para el uso lúdico y medicinal de la marihuana.
Con 82 votos a favor, 18 en contra y siete abstenciones, los senadores avalaron el dictamen que regulará el cultivo, la producción, la distribución, la venta y el consumo de cannabis.
Después de muchos años de debate y resistencia para legalizar la popular hierba, y pese al respaldo del expresidente Fox y Peña Nieto, la actual legislatura controlada por MORENA dio un paso gigantesco para dejar atrás la hipocresía, y la estigmatización hacia los consumidores.
En lo personal, aclaro categóricamente, no soy consumidor, pero tampoco me escamo con aquellos que la consumen. Conozco muchas personas que soy aficionados a aventarse sus churros, y son como cualquier otra persona que es aficionada al alcohol, al puro, a la pipa y a los cigarrillos.
Profesionistas, trabajadores, amas de casa, jóvenes y adultos mayores de todas las clases sociales consumen toneladas de marihuana a lo largo del año. Algunos, los de closet que se cuidan del que dirán ahora tendrán la oportunidad de dejar de sentirse señalados por familiares y una sociedad que, en ocasiones, actúa con doble cara.
Respeto la opinión de los que están en contra, sin embargo, tampoco voy a ocultar mi opinión respecto de este tema.
Han sido muchísimos años que nuestro país ha gastado miles de millones de dólares para combatir el tráfico de la mota, incluso, aún lamentamos los cientos de miles de muertes, muchas de elementos de las fuerzas armadas y de personas inocentes que han pagado con su vida tras ser víctimas colaterales.
Mientras el Estado mexicano gasta toneladas de dinero para combatir el cultivo, trasiego y venta de cannabis, el principal consumidor del planeta, en la unión americana, varios estados ya legalizaron la producción, venta y consumo, y por si fuera poco, recaudan miles de millones de dólares por concepto de su gravamen.
Hoy en día cualquiera puede informarse en internet sobre las reacciones y las consecuencias que provoca en los consumidores, existe mucha literatura de expertos y médicos sobre el particular, es legítimo que cada quien comulgue con la que mejor le parezca, pero por favor háganlo informados. No hay mejor manera de abordar el tema del consumo por placer y el uso medicinal de la marihuana que hacerlo con fundamentos.
Para quienes tienen dudas sobre el particular y lo consideran tabú, es recomendable que lean. Les aseguro que encontrarán mucho material sobre el consumo de alucinógenos con diversos fines los cuales datan desde tiempos inmemoriales. También podrán comparar los índices de violencia y delitos provocados por personas bajo los influjos de la marihuana con respecto de los consumidores de alcohol y otras drogas duras como la cocaína, heroína, metanfetaminas, cristal, etc.
Estoy convencido de que, con la aprobación del uso lúdico y medicinal de la marihuana, así como las adecuaciones a las legislaciones en materia de salud y el código penal federal, nos quitamos una presión mayúscula porque se ahorrará mucha lana y se recaudará otro buen cacho, dinero, eso sí señores legisladores, que deberá ir directamente a salud y a la inversión pública en obras.
Que siga el debate en la sociedad, es sano y necesario, sin que esto signifique que nos etiquetemos como buenos y malos, porque la división que padecemos en la actualidad nos ha dañado como nunca.
A los senadores por Chihuahua que aprobaron con su voto la legalización del uso lúdico y medicinal de la marihuana, Cruz Pérez Cuéllar y Gustavo Madero Muñoz, huelga decir que, en esta ocasión, estoy de acuerdo con su proceder en la cámara alta.
Es cuanto.

Comentarios