K-pop, una fábrica de estrellas que deja exorbitantes ganancias

Por: CARLOS OLIVARES BARÓ
La Razón Online

BTS genera mil 600 mdd en Corea

Más de 60 bandas de chicos y chicas se producen cada año en Corea; Super Junior-K.R.Y y Super Junior-M se han convertido en agrupaciones muy cotizadas en China.

Más de 60 bandas de chicos y chicas se producen cada año en Corea, por lo que se puede titular al K-pop como una “fábrica de estrellas”. El K-pop es una industria de ritmo rápido y alta competencia, de acuerdo con el Korea Times.

La importancia del K-pop para Corea es tal que, de acuerdo con el Instituto de Investigación de Hyundai, tan sólo el popular grupo BTS genera poco más de mil 600 millones de dólares anuales a su país. Además, según el Centro de Investigación de la Industria Cultural del Instituto de Cultura y Turismo de Corea, el lanzamiento de “Dynamite”, su sencillo más reciente, ha generado, al menos, 1.4 billones de dólares.

La mercadotecnia juega un papel clave en la estructuración de un listado que sirve como propuesta de los principiantes (“Escaparate de debut”), el cual está respaldado por un marketing en línea de promociones de programas en radio y TV.

Cada agrupación representa un concepto con un eslogan comercial. Por ejemplo, Super Junior-K.R.Y y Super Junior-M se han convertido en agrupaciones muy cotizadas en China, gracias a este eficaz método de “comercialización de talentos”. El marketing en línea incluye vídeos musicales publicados en YouTube con la finalidad de llegar a un público mundial. Antes del video real, el grupo publica fotos y tráileres.

UN MODELO DE NEGOCIO MUY RENTABLE
El K-pop cuenta con apoyo gubernamental. El gobierno de Corea del Sur ha reconocido los beneficios para el comercio exterior contiguos a la Ola coreana (se estima que un aumento de 100 dólares en la exportación de productos culturales ha sido por consecuencia del extensión de 412 dólares en las exportaciones de otro bienes de consumo (alimentos, ropa, cosméticos, cerámica…) por lo que ha subvencionado proyectos relacionados con el K-pop.

Las iniciativas del gobierno para expandir la popularidad del K-pop se llevan a cabo principalmente por el Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo: responsable de la creación de los centros mundiales de la cultura coreana. Embajadas y consulados de Corea del Sur también organizan conciertos de K-pop; el Ministerio de Asuntos Exteriores invita regularmente a los aficionados de otras naciones para participar en el Festival Mundial de K-Pop que se realiza anualmente en Seúl.

El K-pop es más que música o cultura pop: se trata de un nuevo tipo de modelo de negocio. Hace que todo el trabajo del turismo en una escala global. Fans de todo el mundo están llegando a Corea del Sur para los viajes, lo que ha contribuido positivamente a las ventas totales y el valor de mercado de K-pop. Por lo tanto, de acuerdo con Mfrascog, K-pop es “un modelo utilizado para impulsar el interés geográfico y generar turismo”.

Desde los años iniciales del siglo XXI, una gran parte del mercado de música de Asia oriental ha estado dominada por el K-pop. En 2008, las exportaciones culturales de Corea del Sur (incluidos los dramas televisivos y los juegos de ordenador) ascendieron a 2 mil millones de dólares, manteniendo una tasa de crecimiento anual superior al 10 por ciento. Ese año, Japón representó casi el 68 por ciento de todos los ingresos de exportación del K-pop, por delante de China (11.2 por ciento) y los Estados Unidos (2.1 por ciento). La venta de entradas para conciertos resultó ser un negocio lucrativo; la gira Tohoshinki Live Tour de TVXQ en Japón vendió más de 850 mil boletos a un costo promedio de 109 dólares cada uno, generando un total de 92.6 millones de dólares en ingresos de taquilla.

En otras zonas del mundo, el género ha crecido rápidamente en el éxito, especialmente después de que “Gangnam Style”, de PSY, fuera el primer vídeo de YouTube en alcanzar mil millones de visitas y audiencia generalizada en los principales medios de comunicación. Como parte de la ola coreana, el K-pop ha sido adoptado por el gobierno surcoreano como una herramienta de poder de persuasión, particularmente a los jóvenes del extranjero. En 2014, The Economist bautizó al K-pop como “líder de tendencias de Asia”.

CONCIERTOS MILLONARIOS
Los principales espacios de gran acogida del K-pop siguen siendo Japón, Taiwán, China, India, Nepal, Singapur y Vietnam. Rusia lo ha recibido con éxito medio. Alemania, Suiza y Francia han sido escenarios de buena recepción. Nueva York, Las vegas y Los Ángeles: tres ciudades que han asimilado al K-pop. Los países latinoamericanos de más penetración del K-pop: Perú, Chile, Argentina, Bolivia y México.

“En realidad escuchar rap, hip hop y dance por artistas coreanos, prefiero escucharlos por interpretes genuinos de Estados Unidos. Los conciertos de K-pop valen la pena por las coreografía de los bailes, las luces y todo el dispositivo técnico del audio”, comenta Marilyn Fuentes, estudiante de Preparatoria de la Ciudad de México.

En marzo de 2012, JYJ actuó en Chile y Perú. Cuando el grupo llegó al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez en Perú para el concierto JYJ World Tour, fueron escoltados por la policía del aeropuerto a través de una salida privada debido a razones de seguridad por el gran número de aficionados En la Explanada Sur del Estadio Monumental de Lima, algunos aficionados acamparon durante días para ver a JYJ. En abril, Caracol TV y Arirang TV emitieron conjuntamente un programa de K-pop en Colombia. En septiembre, Junsu se convirtió en el primer ídolo del K-pop para tocar solo en Brasil y México, después de Wonder Girls en Monterrey en 2009. Los boletos del concierto se agotaron con bastante antelación.

En abril de 2014, SHINee actuó en Argentina, México y Chile. En solo dos días, el grupo coreano vendió más del 60 por ciento de las entradas para su primer concierto en Chile a realizarse el 6 de abril en el Movistar Arena. En el año 2014 y 2015 el K-pop es llevado a la pantalla de Canal 13 de Argentina y el género se incorpora a los ritmos del programa Bailando por un sueño, conducido por Marcelo Tinelli. Esta incorporación del ritmo hace que el K-pop empiece a reconocerse masivamente en el territorio Argentino.

“Las disqueras en México son filiales que dependen de los ordenamientos de las transnacionales a las cuales pertenecen. Hasta el momento no se han comercializado en México a los grupos coreanos de K-pop. Todo se distribuye por Spotify (más de 130 mil millones de minutos de reproducción en México). Los amantes de K-pop en México escuchan a los grupos coreanos por esa plataforma. En Mixup tenían un apartado para K-pop que ya casi nada oferta. El K-Pop es una música que tiene más de 30 años que surgió en Corea del Sur y que tiene poco más de 5 años que se ha venido expandiendo en el mundo por medio principalmente de varias Boy Bands: Super Junior (SJ), Big Bang, que se ha extendido a otros países como Singapur, donde su más exitoso representante es la Boy Band llamada BTS y en Japón tiene una Girl Band, llamada Blackpink. Ya en México se ha estado vendiendo este género desde hace 5 años, principalmente producto importado y esto se extiende a libros y moda”, precisa Jorge Ávila, ejecutivo de Sony Music México.

El mundo del K-pop está dominado por cuatro grandes empresas: SM, YG, JYP y Big Hit. Si bien esta última puede presumir de tener entre sus filas al grupo de idols de mayor éxito internacional hasta la fecha, Bangtan Boys o BTS, no es la que más ha facturado en 2019. Fue SM Entertainment, nombre detrás de grupos como EXO, Girl’s Generation y TVXQ, quien ocupó la primera posición. En concreto, las ventas generadas por sus artistas le reportaron más de 650 mil millones de wones (aproximadamente, unos 59 MDD) durante el año referido. Esta estadística presenta un ranking de los artistas de mayor popularidad dentro del pop surcoreano a nivel mundial en 2019. Según una encuesta online realizada entre el 30 de agosto y el 24 de septiembre del año referido, el grupo masculino Bangtan Boys (BTS) lideró la clasificación, con aproximadamente el 36% de las respuestas. EXO y Super Junior se situaron en segunda y tercera posición, respectivamente.

Ola coreana, K-pop, que influye en el gusto y selección de libros para jóvenes. En México, las tendencias de ‘libro K-pop’ recaen en la siguiente selección: Recuerda esta noche, Pero te amo hoy, Este amor contigo (de la serie Promesa K-pop); Tokio Blues, de Aruki Murakami; After Dark, de Aruki Murakami; El principito, de Antoine Saint-Exupéry; BTS (cuaderno para colorear); La Metamorfosis, de Franz Kafka;Demián, de Hermann Hesse; Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco.

ORÍGENES DEL FENÓMENO MUNDIAL
La historia de la música popular coreana se remonta a 1885, el misionero norteamericano, Henry Appenzeller comenzó a enseñar canciones populares estadounidenses y británicas en una escuela. Origen de las populares ‘changga’ basadas en melodías populares de Occidente, pero con textos en coreano. La clásica “Oh My Darling, Clementine”, por ejemplo, se conoce como “Simcheongga”. Los coreanos trataron de expresar sus sentimientos en contra de la opresión japonesa a través de la música. Una de las canciones más populares fue “Huimangga”.

El primer álbum pop coreano: Yi Pungjin Sewol (1925) contenía canciones populares traducidas del japonés. La primera canción pop escrita por un compositor coreano es “Nakhwayusu” y la popularizó Lee Jeong-suk en 1929. A mediados de los años 20, el compositor Masao Koga fusiona música coreana tradicional con el Gospel que evangelistas norteamericanos habían introducido al país en el siglo XVIII.

Corea fue dividida en Norte y Sur después de su liberación en 1945 de la ocupación japonesa. La cultura occidental se introdujo en Corea del Sur a pequeña escala con unos pocos bares y discotecas de estilo occidental. Después de la Guerra de Corea, las tropas estadounidenses permanecieron en Corea del Sur para la protección. Durante ese tiempo, la música anglosajona fue muy bien recibida por un público amplio de adultos jóvenes.

Varias figuras prominentes del entretenimiento estadounidense, como Marilyn Monroe o Louis Armstrong, actuaron para los soldados estacionados en Corea. Estas visitas provocaron la atención del público coreano y propició la popularidad de la música americana, que comenzó a influir en la sonoridad musical de Corea. En los años 70, los DJS también comenzaron a hacerse populares con gran impacto en los gustos y preferencias del sector adolescente: raíz de la aparición del K-pop.

K-pop (Korean Popular Music): tendencia musical que empalma varios estilos genéricos como rock, rap, hip-hop, dance y R&B, entre otras modalidades de la música pop occidental, que la industria musical de Corea del Sur ha retomado en un fuero mercadológico de expansión por muchos países. Los años finales del siglo XX trazaron la ruta del éxito de los artistas de K-pop, los cuales han llamado la atención: su ‘experimentación/apropiación’ de consonancias rítmicas foráneas se ha convertido en práctica común de los cultivadores de esta tendencia musical.

El K-pop ingresó al mercado japonés, por ejemplo, en la primera década del siglo xxi: inicio de la imposición en el gusto de adolescentes y adultos jóvenes de Asia Oriental y Sudoriental. Con la aparición de las redes sociales y su proyección planetaria , la actual difusión de K-pop (ola coreana) se hace notable en América Latina, India, África del Norte, el medio Este y otras regiones occidentales.

Fenómeno de la cultura popular que fusiona elementos musicales con coreografía de gran impacto visual: “fusión de música sintetizada, rutinas de baile y ropa colorida de moda”, comenta el musicólogo francés, Michel Liperatu, investigador del K-pop. BTS, Blackpink, EXO y Twice, entre otros ensambles coreanos han trascendido a nivel mundial.

Los promotores del espectáculo en Corea del Sur procuran establecer convenios con los artistas juveniles que muestran interés por el K-pop. Los candidatos se someten a un riguroso entrenamiento y pasan muchas horas al día aprendiendo música, baile, idiomas extranjeros y otras habilidades en preparación para su debut. Este método ‘robótico’ de formación ha sido cuestionado por los medios de comunicación occidentales. En 2012, The Wall Street Journal dio a conocer el costo del adiestramiento de un ídolo de K-pop coreano, el cual sobrepasa los tres millones de dólares.

El K-pop, ‘producto cultural’ (híbrido en función de intereses transnacionales) que se caracteriza por “valores, identidades y significados que van más allá del valor estrictamente comercial. La cultura de pop coreana contemporánea se basa en los flujos transnacionales que se producen a través, más allá y afuera de las fronteras nacionales e institucionales” (Simón Wergeld, sociólogo estadounidense). Empalme de prosodias occidentales desde la ‘mirada asiática’ del rendimiento individual. Llama la atención como este fenómeno atrae a personas de diferentes orígenes étnicos, nacionales y religiosos, quienes aprecian la producción de alta calidad y la presentación de fetiches, así como su ética de trabajo y comportamiento social cortés, hecho posible por el disciplinado ciclo de preparación.

Peso fundamental, el diseño coreográfico. Los principales temas de los artistas están complementados por una danza, que a menudo incluye un movimiento clave del montaje visual (“punto del baile”), que subraya las particularidades o la letra de la canción. Ejemplos: “Sorry Sorry”, de Super Junior, y “Abracadabra”, de Brown Eyed Girls. Coreógrafos de prestigio internacional (Parris Goebel, Anthony Joseph Testa…) han colaborado con CL, BIGBANG y SHINee, entre otros exponentes del K-pop. En Vietnam, los admiradores han bailado las coreografías de sus ídolos y las han colgado en línea.

El K-pop tiene una influencia significativa en la moda en Asia, donde las tendencias iniciadas por los cultivadores de la modalidad son calcadas por los jóvenes. Algunos artistas se han establecido como iconos de la moda (G-Dragon, CL…). La relación del K-pop con la cosmética coreana es innegable, numerosos idols son imagen de un gran número de marcas.

En Corea del Sur el uso de la cosmética no sólo se ciñe al mercado femenino, sino que también los varones la consumen; éstos se preocupan de su aspecto tanto como las mujeres. En los últimos años la cosmética coreana está traspasando fronteras llegando hasta otros muchos países en boticas especializadas. Korean Queens es la primera tienda española en línea especializada en la venta de cosmética coreana, disponible en México y otras naciones latinoamericanas.

LA MODA K-POP
A los fans de BTS, EXO, Twice, Blackpink o TXT deben seguir los principios de que los integrantes de las bandas de K-Pop no sólo brillan por su música, sino también por su imagen. Cuidan mucho su físico, su vestimenta y en general todos los aspectos relacionados con la imagen de la agrupación para conseguir un estilo diferenciado.

Pero su sentido de la moda no aplica sólo en los escenarios, sino también en su día a día. Ya sea para ir a comer a un restaurante, al aeropuerto, salir a pasear, etc. Por este motivo hay muchos estilos de ropa que pueden servir de inspiración para recrearlos.

A continuación, una lista con los puntos indispensables que debes tener en cuenta para vestir como tu ídolo y lucir la ropa K-Pop más auténtica. Siguiendo estas pautas crearás un look que te hará sentir como toda una estrella de la música pop coreana.

Escoger una temática o un concepto
Todas las ropas y complementos que llevan las estrellas no son escogidas al azar, sino que todas ellas en conjunto generan una identidad determinada, un concepto. Por ejemplo, una elección de concepto puede ser el vestir con una imagen sexy o el bien parecer un chico malo.
También se puede dar protagonismo a alguna prenda o complemento en concreto como una chaqueta, un sombrero o unas gafas.
El look de uniforme de colegio también tiene el éxito asegurado, combinando una falda plisada, con calcetines hasta la rodilla y una corbata.
Tampoco hay que descartar determinada ropa por asociarla a una temática o tendencia específica. Por ejemplo, colocarse un pañuelo en la cabeza no significa que ese look esté únicamente asociado a los años 80, sino que puede combinar perfectamente con otras prendas.

Comentarios