TRUMP y AMLO, maestros del show.

Por: Manuel Narváez Narváez
Email: narvaez.manuel.arturo@gmail.com
En el marco de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, donde Donald Trump se juega la reelección ante el demócrata Joe Biden, que supuestamente lo adelanta por 11 puntos porcentuales, fue capturado el ex secretario de la defensa nacional con EPN, el general Salvador Cienfuegos.
La DEA, el departamento antidrogas al norte del Bravo, cuyo equivalente en México es la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), detuvo al militar el jueves 15 de octubre, en el aeropuerto de los Ángeles California.
El ex secretario ya fue presentado ante un juez en la metrópoli californiana. En la audiencia que apenas duró 5 minutos, se leyeron sus derechos y los 4 cargos por los que le imputa, todos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero.
No sorprende el actuar de la DEA, siempre lo hace sigilosamente y sin litigar en los medios de comunicación. Estas indagaciones contrastan con las que realiza la FGR, la que, primero exhibe públicamente a los enemigos del sistema y los expone al escarnio mediático, para después bajarle el tono porque se lo ordenan desde palacio nacional.
A diferencia del deleznable hecho ocurrido hace un año conocido como el “culiacanazo”, cuando el hijo del “´chapo´ Guzmán, Ovidio, puso de rodillas al Estado mexicano y obligó a que el presidente de la república ordenara su liberación, después de haberse cumplimentado una orden de aprehensión dictada por un juez, “para evitar una masacre”, justificó el primer magistrado de la nación; los gringos no se andan con tibiezas.
La captura per se, resulta impactante por tratarse del militar de más alto rango en México y que ocupó la Secretaría de la Defensa Nacional con Enrique Peña Nieto.
El hecho cobra mayor relevancia porque, según la escasa información que ha surgido, el ex secretario era investigado tiempo atrás, lo cual fue notificado a la embajadora de México en Washington, apenas 12 días atrás, y tratándose del más alto nivel diplomático, obligó al presidente guardar la debida compostura y la secrecía que se les niega a sus enemigos políticos en territorio nacional.
El impacto en la clase política aún tiene somnolientos a muchos, aunque el gobernador de EDOMEX (PRI) y el polémico y poderoso abogado panista, Diego Fernández de Cevallos, defendieron la honorabilidad del ahora imputado. A esto todavía le falta mucha cuerda que desenrollar.
Mientras tanto, el gobierno norteamericano irá soltando en los próximos días carnita para la prensa, y al mismo tiempo le da chance al titular del poder ejecutivo federal de administrar la renta del caso, porque se trata de una de las instituciones más temidas y poderosas del país, en la que él soporta su gestión.
A su vez, el presidente de los Estados Unidos y candidato republicano por la reelección, tiene motivos para enaltecer su discurso de cerrar la frontera a los “narcos mexicanos” y continuar haciendo campaña con la construcción del muro.
La detención seguirá ocupando titulares de los noticiarios y prensa en general, al menos la próxima semana y a una y media de la elección presidencial allá con los primos, en tanto el mandatario mexicano seguirá lustrando la bandeja de plata de su discurso contra la corrupción y la justificación para seguir quemando a fuego lento a los expresidentes.
Conclusiones:
*Es inédita la detención de un mexicano que ocupó un cargo de primerísimo nivel; arriba de él, solo el presidente.
*Donald Trump mueve sus piezas y refuerza su discurso contra el narco en la frontera sur de su país.
*AMLO recoge los frutos de su visita a Washington y el espaldarazo al candidato republicano.
*Enrique Peña Nieto ya no tiene escapatoria. Ni modo que no supiera. Ahora sí que, como dice la muletilla, defender lo indefendible es suicidio.
*Por último, la narrativa anticorrupción se fortalece con la captura del general Cienfuegos. De eso no hay duda, aunque fue la DEA, el tabasqueño es mago para aparentar que el mérito es de él.
Es cuanto
P.D. La diferencia subyace en que de este lado del Bravo se reparte atole con el dedo y de aquel lado simulan trabajar sin ideologías o por consignas.

Comentarios