Respuesta a queja de Rocío Reza

A LA OPINIÓN PÚBLICA:

Desde hace quince días, circulan en medios notas relativas a la queja interpuesta en contra del suscrito por la Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos, en su calidad de militante del Partido Acción Nacional, y como Presidenta del Comité Directivo Estatal de dicho instituto político en el Estado, por la comisión de diversos actos constitutivos de violencia política contra la mujer en razón de género.

Hasta el día de hoy he guardado silencio, pero resulta intolerable consentir con esa agresión dirigida en mi contra y la consiguiente persecución política.

En mi descargo, debo decir que las acusaciones en que se funda son falsas; sí existió un intercambio de mensajes vía Facebook entre ella y yo, pero en ningún momento la hice objeto de agravio alguno en razón de sexo o género; me limité, en su momento, a hacer una serie de señalamientos respecto de su omiso proceder, en torno a la confrontación y ataques infundados, múltiples y reiterados, que el Gobernador constitucional del Estado, Lic. Javier Corral Jurado, ha dirigido, de manera constante, en contra de la persona de la Lic. María Eugenia Campos Galván, Presidenta Municipal de Chihuahua, por una parte; y por otra, el descarado, y vil, apoyo que el primero ha demostrado en beneficio del Lic. Gustavo Enrique Madero Muñoz, actual Senador de la República, con el tácito consentimiento del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional en el Estado, a cargo de la propia Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos.

Por razones de equidad mediática creo justo informar a la opinión pública el contenido de mi respuesta a dicha queja, lo que hago agregando al presente correo copia de la misma, pues se trata de más de sesenta páginas y más de ochenta medios de prueba que demuestran, sin ningún lugar a dudas, que el intercambio de notas entre la quejosa y el suscrito se suscitó en medio de una serie de hechos que ESTÁN DIRECTA E ÍNTIMAMENTE LIGADOS AL CASO QUE NOS OCUPA, pues del 1.º de julio de 2020 al 16 del mismo mes, e incluso semanas después, el señalado Gobernador constitucional del Estado, Lic. Javier Corral Jurado, se vio envuelto en una dinámica que ha sido señalada en el párrafo anterior, cuyo contenido fácilmente se puede apreciar del siguiente esquema:

Ataques a la Lic. María Eugenia Campos Galván, puntera en los sondeos para elegir Gobernador en el Estado de Chihuahua, como queda dicho;

Apoyo descarado al Senador, Gustavo Enrique Madero Muñoz, también como ya se dijo;

Uso del aparato estatal para emprender una persecución en contra de la Lic. María Eugenia Campos Galván;

Caso omiso a las mujeres panistas que pidieron a la Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos investigar la violencia de género perpetrada por el Gobernador constitucional del Estado, Lic. Javier Corral Jurado, en contra de la Lic. María Eugenia Campos Galván, Presidenta Municipal de Chihuahua, y

“Desplantes” y groserías por parte del Gobernador constitucional del Estado, Lic. Javier Corral Jurado, en contra de la Lic. María Eugenia Campos Galván, Presidenta Municipal de Chihuahua.

Todos estos hechos se demuestran plenamente merced al caudal probatorio que, como queda dicho, agregué a mi respuesta; sin embargo, lo verdaderamente relevante no es si la Comisión de Atención a la Violencia Política en razón de Género contra las Mujeres Militantes del Partido Acción Nacional me sanciona o no, eso es lo de menos.

Lo importante, lo trascendente, lo destacable, es que en medio de ese desorden propiciado por el titular del Poder Ejecutivo Estatal, la respuesta institucional del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional en el Estado, a cargo de la Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos, sean el linchamiento y la persecución políticos para acallar a las miles de voces disidentes (por eso en estas líneas no me ocupo de demostrar mi inocencia, lo que detallo en la contestación a la infundada denuncia, misma que acompaño a este escrito, como queda dicho).

Tengo entendido, no me consta, que no soy la única persona en esa lista de perseguidos políticos; a todos ellos, por este medio, les convoco para que hagan contacto con el suscrito y emprendamos una lucha conjunta por la dignificación del Partido Acción Nacional en el Estado de Chihuahua para deponer a quien es incapaz de atender en forma adecuada los asuntos de la institución por estar alimentando apetitos personales o de facción.

En efecto, no es atacando a adversarios inexistentes, ciudadanos todos, compañeros de ideales y de lucha, como se alcanzarán los objetivos, mediatos o inmediatos, de la Institución. En todo caso, es de tener en cuenta que la dirigencia debería constituirse en árbitro imparcial, promotora del diálogo y procuradora eficiente en la solución de los diferendos propios de cualquier comunidad de personas.

Otra cosa, alzarse, como de hecho se alza, en diligente verdugo para acallar las voces disidentes solo sirve para debilitar a un organismos que, visto los tiempos que corren, debería estar más fuerte que nunca.

Esa actitud es no solo irresponsable, es también estúpida.

En mi descargo, sólo diré una cosa: en lo medular, la denunciante se escandaliza y se siente agraviada por un solo comentario, hecho por el suscrito una sola vez, dirigido a su persona llamándola “ignorante” (lo que, por lo demás, demostraré en los párrafos subsecuentes) y no toma en cuenta la lesión de que una mujer como la Lic. María Eugenia Campos Galván, Presidenta Municipal de Chihuahua, debió sufrir en su estado de ánimo, honra, fama pública y buen nombre, pues a pesar de ser una reconocida panista, bien posicionada, con buena imagen y con todas las posibilidades de ser la próxima Gobernadora en la Entidad, debe padecer el escarnio y los ataques indemostrados perpetrados en su contra por el Gobernador constitucional de la Entidad, Lic. Javier Corral Jurado, quien de manera pública y falaz, en medios locales y nacionales, la ha insultado de múltiples maneras, con una serie de epítetos y calificativos esos sí denigrantes y del todo injustificados.

Es decir, en el ánimo de la ahora denunciada, Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos pesa más que el suscrito, con justa razón y en medio de la crisis política que nos circunda, la haya llamado “ignorante”, que el hecho de que el supuesto panista con el más elevado cargo público en el Estado, el Gobernador constitucional de la Entidad, Lic. Javier Corral Jurado, agreda, ataque, vilipendie, calumnie y difame, de lo que multitud de medios dan cuenta, a una exitosa mujer panista. Eso demuestra de manera palmaria, y sin ningún lugar a dudas, el desinterés en los asuntos del partido, su parcialidad evidente a favor de un displicente irracional como es el Gobernador constitucional de la Entidad, Lic. Javier Corral Jurado, y la poca, o nula, diligencia que dicha dirigente partidista pone en los asuntos propios de su responsabilidad.

Sin que pueda soslayarse lo frívolo e ingenuo del proceder de dicha funcionaria, pues en medio de la grave y manifiesta crisis por la que atraviesa el Partido, a causa del actuar del referido funcionario público, y como ella misma lo confiesa, su acción se limita a enviar mensajitos de texto en vez de emprender una serie de acciones contundentes y manifiestas, que no dejaran lugar para la duda, como son: a) Exigir el estricto cumplimiento del estado de derecho y b) Exigir del Gobernador que cese en sus amagos, insultos y amenazas en contra de la Lic. María Eugenia Campos Galván, Presidenta Municipal de Chihuahua; lo anterior porque eso sí —y no llamados confusos y equívocos, vacíos de contenido— le abonaría a la unidad y a reivindicar la imagen del Partido.

Y es así, porque a mi comentario, que fue del tenor literal siguiente:

“Qué pena, Rocío, que pierdas la oportunidad de poner las cosas en orden. Como panista, líder de panistas y mujer, tendrías que exigir el estricto cumplimiento del estado de derecho y pedirle al energúmeno, loco, enfermo de poder y actual gobernador del estado de Chihuahua, que cese en sus amagos, insultos y amenazas. Eso sí le abonaría a la unidad y a reivindicar la imagen del Partido. Créeme, entiéndelo, Corral es un lastre que va a hundir al PAN y entregarle el gobierno a MORENA. Es un loco que debe ser ignorado y rebasado por la militancia; y tu única obligación ES LOGRAR QUE EL PAN GANE EN 2021. NO hacerle caso a un pobre demente que cree que gobierna. Ojalá y puedas entender esa verdad tan simple. Lo contrario sería traicionar tu deber”.

La Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos, respondió, textualmente: “Luis Villegas que pena estimado Magistrado que con su investidura se exprese de esa manera. En efecto como Presidenta del PAN debo actuar con prudencia y firmeza, situación que no tengo porque hacer público. Le pido como Presidenta del partido en el q ud sigue militando abone a la unidad”.

Ese fue el momento en que, con toda razón, la llamé ignorante. La llamé ignorante:

1. Primero, porque la denunciante parece ignorar la diferencia entre ciudadano, militante y magistrado.

Por ciudadano, el diccionario[1] entiende al natural o vecino de una ciudad o, ya más en lo específico, a la persona considerada como miembro activo de un Estado o el titular de derechos sometido a las leyes; por “militante”, el mismo diccionario entiende a “quién milita” [en favor de algo]; y por “magistrado”, al miembro de la carrera judicial “con categoría superior a la del juez”.

De esa guisa, cuando la denunciante responde con eso de que: “que pena estimado Magistrado que con su investidura se exprese de esa manera”, demuestra su ignorancia pues NO EXISTE ninguna relación lógico-jurídica o causal entre mis dichos o expresiones y la investidura que ostento.

Es decir, no existe ningún vínculo, de ningún tipo, entre las expresiones vertidas por el suscrito y una de tantas de las características que, como ser humano, me definen; pues, en efecto, además de Magistrado y militante de un Partido político como ciudadano que soy, soy también mexicano, comunicador, licenciado en derecho, especialista en cultura de la legalidad, Maestro en Políticas Públicas, Doctor en Derecho Judicial, padre de familia, abuelo, hijo, hermano y un etcétera enorme que me define en lo que soy y en quién soy; de tal suerte que mis dichos, dirigidos a la denunciante, junto a decenas de mujeres panistas, exigiéndole una conducta en concreto a raíz del grave problema político-partidista-mediático-preelectoral provocado por el Gobernador constitucional de la Entidad, Lic. Javier Corral Jurado, NO GUARDAN RELACIÓN de ningún tipo con mi investidura; lo que demuestra, insisto, una ignorancia grosera de las distintas condiciones que me definen.

2. Segundo, por destacada y destacable, la llamé ignorante porque saltaron a la vista una serie de lamentables yerros lingüísticos plasmados por la denunciante; en efecto, como se aprecia de la transcripción que ella misma hace de su texto, escribió lo que escribió ignorando en la especie que:

a) La palabra “qué”, es tónica y se escribe con tilde diacrítica cuando tiene sentido interrogativo o exclamativo, como es el caso;

b) Otro tanto puede decirse de la palabra “porque”, la cual, en la especie, hace las veces de un sustantivo masculino que equivale a causa, motivo o razón; por lo que se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal;

c) Sin que pueda obviarse que cuando escribe: “En efecto como Presidenta”, lo hace también en forma incorrecta pues falta una coma (,) entre la expresión “En efecto” y la de “como Presidenta”, pues la primera tiene como finalidad reiterar una afirmación previa, de tal suerte que se trata de dos ideas que, aunque conectadas, se deben escribir por separado;

d) Situación que se repite cuando escribe: “Le pido como Presidenta del partido en el q ud sigue militando abone a la unidad”, pues entre las palabras “partido” y “en” y “militando” y “abone”, debió escribir sendo par de comas, pues la expresión “en el q ud sigue militando”, es una idea secundaria del enunciado principal: “Le pido como Presidenta del partido abone a la unidad”;

e) Por no hablar de la falta del pronombre relativo “que”, el cual sirve para introducir una oración en la que se indican ciertas características del nombre al que dicha oración complementa, entre las palabras “militando” y “abone”, pues efectivamente como Presidenta del Partido me estaba pidiendo “que abonara a la unidad”;

f) La palabra “público” también está mal escrita pues en el caso concreto se emplea como adjetivo y complementa al sustantivo “situación”, que es femenino; y como se sabe, entre el sustantivo y el adjetivo debe existir concordancia, por lo que debió escribir “pública” y no como lo hizo;

g) Aunque las anteriores son minucias, al alcance solo de quienes sí tienen experiencia en la escritura, donde ya sí resulta lamentable, y visible, la ignorancia de la autora del texto, es cuando escribe la letra: “q”, misma que, en español, carece de significado; y

h) Seguido de esa letra aislada carente de significado, agrega otras dos letras sueltas “ud” que también en español no significan absolutamente nada, a menos, claro está, que las siga un punto, mismo que constituye la abreviatura de la palabra “usted”.

3. Ocuparme de los detalles lingüísticos referidos con antelación no constituye un afán gratuito de evidenciar la ignorancia de la denunciante, sino destacar el hecho de que una persona incapaz de redactar sin errores ortográficos un texto de dos o tres líneas, difícilmente podrá captar el entorno jurídico-político-partidista-preelectoral que reseño en mi contestación en forma detallada y la encomienda a su cargo en dicho trance, como queda demostrado por lo que ya apunté líneas atrás, es decir, que frente a una agresión actual, con claros tintes de misoginia, enderezada por un varón (el ahora denunciado, Gobernador constitucional de la Entidad, Lic. Javier Corral Jurado), en contra de una mujer, para descalificarla públicamente y destruir su carrera política de cara a la elección de Gobernador del año próximo, en claro beneficio de un varón (el Senador Gustavo Enrique Madero Muñoz), se limitó a emitir un comunicado confuso y equívoco, en el mejor de los casos, o grotesco y ofensivo en el peor.

Por las razones anteriores, es que no me limito a responder la infundada denuncia interpuesta en mi contra, sino que respondí presentando a mi vez, una queja en contra de la militante Ing. Rocío Esmeralda Reza Gallegos, en su carácter de Presidenta del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional de Chihuahua; y del Lic. Javier Corral Jurado, Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua, por hechos constitutivos de violencia política en contra de las mujeres en razón de género.

Antes de concluir, es de tener en cuenta el dicho de la propia quejosa en su escrito inicial, donde textualmente refirió: “Por tanto, es necesario que el Partido Acción Nacional no pase por alto este tipo de acciones violentas de un militante en contra de otra mujer militante, pues de lo contrario no se estaría cumpliendo con el objetivo que tenemos como institución pública y como sociedad para sancionar y erradicar la violencia política en contra de las mujeres en razón de género”; mismo que al tenor de los principios jurídicos de: “a confesión de parte, relevo de prueba” y de adquisición procesal, solicito que se tome en cuenta para determinar la gravedad y trascendencia de los hechos que se denuncian.

Así es, el que la denunciante estime que es necesario que el Partido Acción Nacional no pase por alto este tipo de acciones violentas de un militante en contra de otra mujer militante, pues de lo contrario no se estaría cumpliendo con el objetivo que se tiene como institución pública y como sociedad para sancionar y erradicar la violencia política en contra de las mujeres en razón de género, debe servir para orientar la actividad sancionatoria que se enderece en contra del Lic. Javier Corral Jurado, Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua, por hechos constitutivos de violencia política en contra de las mujeres en razón de género, primero; y segundo, en contra de la propia denunciante, por su omisión culpable para poner fin, y sancionar, a dicho funcionario, por los mismos motivos.

En síntesis, sobre esos ejes es que gira la respuesta del suscrito a los ataques y a la persecución política de que se me pretende hacer objeto; además de alegar que a quejosa no prueba sus dichos y que el suscrito está amparado por el derecho a la libre expresión.

Termino reiterando un llamado a todos aquellos que se sienten agraviados o perseguidos por una dirigencia que en vez de actuar de conformidad con la lógica y el sentido común, actúa con la víscera y el desconocimiento en claro beneficio de apetitos personales y de facción.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Chihuahua, Chih. a 26 de septiembre de 2020.

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Comentarios