“Me metió su lengua hasta la garganta”: una exmodelo acusa a Trump de agredirla sexualmente durante un US Open

Rt en español

Amy Dorris afirma que el ahora presidente la abordó cuando se encontraba en el baño de su palco privado, donde la habría besado forzosamente y tocado las partes íntimas de su cuerpo. Los hechos denunciados se remontarían a 1997.

Una exmodelo estadounidense ha acusado a Donald Trump de agredirla sexualmente hace más de dos décadas durante un partido del torneo de tenis US Open, informa el diario The Guardian.

Amy Dorris, de 48 años, relató al periódico británico que los hechos ocurrieron el 5 de septiembre de 1997. Aquel día, Dorris y su entonces novio, un amigo de Trump, estaban entre los invitados del actual presidente en su palco privado en la sede donde se juega el Abierto de Estados Unidos en Nueva York.

La exmodelo, que entonces tenía 24 años de edad, afirma que el ahora inquilino de la Casa Blanca la abordó cuando se encontraba en el baño, donde la sujetó, la besó forzosamente y le tocó las partes íntimas de su cuerpo. “Me metió su lengua hasta la garganta y lo empujé. Fue entonces cuando me agarró más fuerte y sus manos me palparon el trasero, los pechos, la espalda, todo”, comentó.

“Me sentí violada”

Entre las pruebas que ha aportado Dorris figuran su entrada al US Open y varias fotos junto a Trump. La mujer señaló que pensó en hablar públicamente sobre este incidente en 2016, cuando durante la pasada campaña electoral varias mujeres hicieron acusaciones similares contra el entonces candidato republicano a la presidencia, pero decidió callar para no perjudicar a su familia.

“Me sentí violada” y “no hice nada para animarlo a tocarme”, señaló Dorris, quien dice sentirse frustrada al saber que otras personas que acusaron a Trump de agresión sexual han sido tachadas de mentirosas. “Estoy harta de que se salga con la suya”, finalizó.

Reacción de Trump
A través de sus abogados, el mandatario ha negado estas acusaciones, alegando que la versión de la exmodelo no resiste ningún escrutinio y que si el ahora mandatario hubiera tenido un comportamiento inapropiado en el baño de su palco, otras personas más habrían sido testigos de esos hechos.

También cuestionaron por qué Dorris no ha presentado ninguna denuncia sobre la supuesta agresión sexual ante un tribunal. El equipo legal de Trump sugiere que la acusación puede esconder motivaciones políticas, ya que tiene lugar pocas semanas antes de las elecciones presidenciales.

Comentarios